UNDERGANG “Døden læger alle sår”

thumb image

En la opinión de un humilde servidor, UNDERGANG son nada más y nada menos, ¡la mejor puta banda de Death Metal puro y duro de la última década! Y no me pongo ni medio colorado con semejante afirmación. En los apenas siete años que llevan como banda, estos daneses nos han dejado, entre otros lanzamientos “menores” (demos, splits, EPs…), dos obras maestras en formato de larga duración, “Indhentet af døden” (2009) y “Til døden os skiller” (2012), ambos auténticas  fuentes inagotables de riffs y podredumbre, que hacen las delicias de cualquier buen seguidor del estilo. Bueno, pues tres añitos después de su último full-length, nos presentan su siguiente entrega “Døden læger alle sår”, confirmando que de lo único que tienen ganas es de hacer crujir nuestro cráneo hasta reventarlo con su brutal y opresiva propuesta.

Aunque en este trabajo encontramos un poco más de definición o nitidez que en los anteriores, no han perdido ni un ápice de esa crudeza y putrefacción que les caracteriza, porque si hay un calificativo que identifica el Death Metal por el que se inclinan UNDERGANG, es sin lugar a dudas podrido. Sucio y podrido Death Metal. Escuchar “Døden læger alle sår” es como intentar huir de tu peor pesadilla, hundido hasta la cintura en la más densa y apestosa ciénaga… una maravilla vamos. La guitarra suena gruesa, a través de unos riffs completamente aplastantes, que son los principales protagonistas de la obra. La base rítmica de bajo y batería es sobresalientemente sólida y contundente, sonando atroz, justo como me imagino que sonaría una pila de cadáveres siendo demolida a martillazos. Y la voz es una auténtica delicia, grave, ininteligible, como si la más profunda gruta hiciese gárgaras con el magma y el hierro fundido del núcleo de la Tierra.

Como ya nos tienen acostumbrados, los medios tiempos son los principales componentes en la construcción de las canciones, sin olvidar también partes rápidas a ritmo de blastbeats o “tupa-tupas”, así como compases lentorros y arrastrados, rozando el Doom. Los cortes y cambios de tempo entre los diferentes riffs son adictivos, simples, pero precisos.  En cuanto a las estructuras de las canciones, con “Døden læger alle sår” siguen la tendencia de su predecesor “Til døden os skiller”, con temas relativamente largos, entre cuatro y ocho minutos, sin monotonía, pero de disposición perfectamente compacta. Sí que hay un tema que me haya podido llamar la atención por encima de los demás es el último, titulado “Det gør kun ondt til du dør”, que presenta los compases más lentos y la atmósfera más oscura, e incluso un solo de guitarra, que si no me equivoco, es una característica inédita hasta ahora en la discografía de UNDERGANG, pero que da un toque muy concordantemente amargo al cierre del trabajo.

Harto de buenorras malotas de pelo de colorines y vikingos de palo que suavizan su música disco a disco; harto de despojos mainstream fabricados en serie, que no son más que mierda “extrema” para gente que no le gusta realmente la música extrema. Esto es Death Metal, de verdad. Un disco redondo, que insisto aunque suene muy “true”, representa lo que el Death Metal es.

Puntuación: 9/10

 

Información/contacto:

facebook

bandcamp

Sello:

Dark Descent Records

 




























publica_aqui