THE EVIL DEAD “Earth Inferno”

Año: 2017 | País: Argentina | Género: Speed Metal/Heavy Metal | Formato: Digital | Sello: Witches Brew
thumb image

THE EVIL DEAD, banda oriunda de la ciudad de Buenos Aires se presenta con su nuevo trabajo de estudio y segundo disco de su carrera. “Earth Inferno” es ni más ni menos que un producto que responde a un proceso evolutivo, donde justamente han dado saltos de calidad integrales. El primero, el sonido: es un disco que goza de muy buena salud; el segundo: haber decidido editarlo con un sello extranjero, que si bien te guste o no y estás interesado en dar un salto para que tú banda llegue a puntos del mundo impensados, es una más que acertada opción. Y tercero, tener la capacidad como banda de practicar un tipo de música que denota la representación de los variados gustos personales de sus progenitores, pero que en definitiva los lleva a mostrar un estilo bien propio y determinado.

La banda tiene muchos pasajes, va de los más oscuros y blackers a los más hard rockeros, si!, citando tranquilamente a sonidos traídos por bandas como BATHORY, THIN LIZZY, la disarmonía de MOTÖRHEAD, para cerrar todo el combo con la impronta del NWOBHM más clásico con el solo fin de despistarte. Y no queda nada mal, para nada. De hecho las primeras dos canciones que suenan en la placa tienen de base un eje rockero, pero que con voces ásperas, crudas y secas te tiran sobre la cara el eje más extremo. La homónima y “Electric Evil Revisited” relatan todo esto en el tramo inicial y mucho más. Termino entendiendo que bandas como ésta son las que más cuesta encasillar genéricamente, ojo, tampoco es la idea, y seguramente menos la de ellos (por no decir que les chupa un huevo, digo, pienso…imagino). Así todo si quisiéramos afinar la puntería podríamos decir que algo así como una especie de “Speed Metal Rockero” la rotularía con mayor aproximación. “Electric Evil Metal”, bueno, ponele, también está bien.

“Earth…” es un disco de pocas canciones -suma un total de nueve- y la gran mayoría supera los cinco minutos con tranquilidad, lo que tampoco es poca cosa. “Forlorn” es un ejemplo, no solo de longitud, sino de estructura. Probablemente el hecho de tener dos violas también los muestra de un modo distinto, y son sin duda las melodías generadas por sus guitarristas Ian y Michel Regueiro las que definen a la banda en el eje más ganchero. La batería de Santiago Botalla la han perfilado hacia un sonido viejo y ochentoso, que no queda nada mal si la combinamos con la voz del otro de los Regueiro, Alejandro, quién ha respirado un importante énfasis kvertelakniano/darkthroniano (me entendieron no¿?) en sus cuerdas vocales. Solos de guitarra a lo Maiden (viejo) indican que hay mucho del pasado, otro que con grandes cambios de ritmo y una onda bastante particular de rasgueos de guitarra ponen la cosa más interesante mientras el disco corre. Por otro lado creo que quedó un tanto relegado en sus sonidos el bajo conducido por Santiago Giusti, que si bien hace un trabajo muy prolijo, salvo algunos pasajes, su bajo no suena tan al frente como canciones como “They Live”, cuestión que personalmente me hubiera gustado escuchar.

El disco también tiene su cuota de headbanging sin lugar a dudas, y cuando menos lo esperás te sorprenden con alguna que otra parte, que sin dejar su cuota más oscura, van migrando y cambiando los ritmos constantemente, como es el caso de “They Live” o bien el de “Madness Chimes”. Para que todo lo relatado tenga otra forma y presentación, la banda se despachó con un muy buen arte de tapa, y si bien no pude tener al disco en formato físico, su edición digital está muy bien lograda. Por otro lado y si bien cada canción tiene su trabajo en materia de acordes de guitarra a un modo evidente, el inicio de “Maronan” los pone por primera vez en el disco bajo otro eje, el más rockero. Y es acá donde quedan claras influencias en los Irlandeses ya mencionados con un dejo a KVELERTAK. No queda para nada mal, sino también es un buen corte para lo que uno venía oyendo, eso si, con otra cuota de oscuridad. A mi entender, una de las mejores del disco.

“Song Of The Hunt” vuelve a retomar en cierta medida lo manifestado en la apertura del disco, aparece algún que otro trabajo más marcado desde el doble pedal y un mayor énfasis en las bajadas de toms, aunque los detalles con los pequeños solos de viola y el trabajo desde el ride casi al unísono los transforman también en una banda poco aburrida y que sale álgidamente de momentos donde podrían caer en la recurrencia. Las canciones largas del disco, si bien no son tanto de mi agrado en casi ningún disco, para el caso en cuestión debo decir que las han trabajado bien, lo que no quiere decir que en algún momento me distraiga y saque mi cabeza fuera del disco.

Pero ves, es como te digo…te tiran canciones como “The Sulfur Heart” y te rompen los esquemas de acuerdo a lo que venías oyendo y queda bien, posta. Sino también escuchá canciones como “Chariots Of The Gods” y después contame. Me gustó el disco y es realmente entretenido escuchar a TED. Te pasean genéricamente por varios ámbitos de nuestro palo metalero y terminan teniendo identidad, que es lo que más escasea hoy en día generalmente. Me parece un gran acierto el disco, eso si, por lo escuchado y digerido es del tipo de bandas que por lo que hacen, me hubiese gustado particularmente escuchar sonar en la placa un tema instrumental. Así todo si bien cada canción tiene mucho de eso, me hubiese gustado oír algo sin voces y disfrutar de la banda donde sus instrumentos se manifiesten en soledad. Vayan por más muchachos, creo que tienen todo, toquen seguido, muestren sus canciones y si la edición extranjera lo puede, desplieguen las armas fuera de los límites de nuestra querida nación; mal no nos van a dejar.

Texto: Hernán Mazón

Agradecemos a Witches Brew por la facilitación del material. | © METAL-DAZE.com | Todos los Derechos Reservados |