thumb image
TANO ROMANO EN VIVO EN BUENOS AIRES: “TODOS PARA UNO Y UNO PARA TODOS”
Fecha: Sábado 27 de Mayo de 2017 | Hora: 19 hs. | Ciudad: C.A.B.A. | Lugar: Teatro Flores | Bandas soportes: V.I.D.A. & SENTHENCIA

TODOS PARA UNO Y UNO PARA TODOS

Probablemente el 27 de mayo de 2017 quede como un hito dentro de la histórica línea de tiempo musical del TANO ROMANO, uno de los guitarristas más relevantes de la escena del heavy metal Argentino. Es probable también que el guitarrista ya tenga entre sus haberes momentos memorables, pero el que pasó seguramente quedará guardado entre sus más preciados recuerdos. Primero, porque presentaba “Uno”, el primer disco de la banda que lleva su nombre; segundo, porque compartió escenario con la banda de su hijo, SENTHENCIA; y tercero, si bien no llenó el teatro más famoso del barrio de Flores, durante más de dos horas repasó el disco e invitó al escenario a músicos con los que compartió y comparte su vida como músico. Familiares, amigos íntimos, colegas, fans, todos ahí… acompañando a su banda, que poco y nada de solista tiene.

La cuestión es que desde temprano arrancarían los amigos de V.I.D.A. (Víctimas Inocentes de Argentina), quienes si bien todavía no tienen un primer disco oficial editado se encuentran abocados trabajando en eso. Durante un poco más de media hora recorrieron temas propios y se fueron muy aplaudidos. El haber tenido la chance de verlos un poco desde arriba del escenario me dio la chance de ver la destreza de su baterista Javier Cuello, quién con compañeros acompañando la historia con mucho groove y huevo fueron una más que digna apertura. Mostraron una linda historia. Sonaron sin descanso bajo el complemente de Jorge Cybula en bajo/voz y Javier Cybula en guitarra/coros los siguientes temas: “Sombras de la ignorancia”, “El encanto de la muerte”, “Almas”, “Fermentos de infección”, “Tu peor miseria” e “Instinto”.

Acto seguido llegaría SENTHENCIA, banda que de a poco se presta para empezar a mostrar su prometido primer hijo, “Lucha por ser” (2017). De hecho podrían tomar a ésta parada como casi una presentación oficial, o al menos que mejor momento que este ¿no? La cuestión es que poco peso sobre sus espaldas sintieron, o al menos eso dejaron reflejado y dieron una gran performance. De hecho, el disco ya lo venía digiriendo días previos al show, con lo cual lo tocado para mi fue familiar y realmente estuvo copado. El sonido logrado por la banda es piola, muy pulido y contundente. Pero por otro lado pensaba mientras los veía que no es un dato menor que SENTHENCIA sea en la que está el hijo del guitarrista estelar; parece ser que a Randy poco eso le pesa. Lo mejor de todo es que habiendo mamado de chico tanto metal y después de haber andado con su viejo por todos lados, tuvo la chance de armar una banda, despuntar el vicio y que lo que suene arriba del escenario tenga nada de parecido al legado de su padre, independientemente de que por otro lado y por momentos le haya oído cierto parecido al “Rata” Molinari (cantante) con el mismísimo Willy Caballero, a quién veríamos unos minutos más tarde sobre el escenario. Buen show. Escuchamos de corrido: “Ciegamente”, “Puños al frente”, “Triste despedida”, “Heridas que no cierran”, “Sangre fría”, “Sobrevive” y una de las más pegadizas y contundentes del disco “Lo que vos buscás”.

Ya a la hora pactada y después de casi nada de espera llegaría el turno de Orlando, Eddie, Pablo y el mismísimo Tano. Romperían el hielo con canciones de su primer disco para de toque empezar a repasar canciones de “la H”. A ver, fue un show bien pensado y congruente con lo que el Tano hizo desde que arrancó la historia en soledad o mejor dicho a acompañar su soledad musical con músicos sobre los cuales el tiene plena confianza. Con lo cual, nada mal estuvo que “meche” la historia con canciones emblemáticas. Así que después del arranque con una de las nuevas, “Te quiero contar”, llegarían gemas como “Víctimas del vaciamiento”, “Otro día para ser” y “La revancha de América” (¿machete incluido Orlando?) intercaladas con las nuevas como “Ocultando la verdad”, “Adictos al poder” y “3772″. En este sentido el sonido se fue acomodando gradualmente y a decir verdad el show fue equilibrado. Es normal que la historia arranqué de menos a más y se vaya ordenando, así que bien, la banda sonó bien durante todo el show, así que mérito para el sonidista.

Y todo parecía indicar de que íbamos a estar ante un show largo… y así fue amigos. Sonaron un total de veintiséis canciones en más de dos horas de show, no sé si fueron exactamente dos y media, pero ponele, por ahí. La historia no bajaría nunca la pata del acelerador y MALÓN diría presente con “Ciegos del mundo” para que luego todo baje un poco con la piola y rockera “Recuerdos”, un tanto desprendida de las raíces más crudas del metal tradicional. Sorpresivamente se retirarían los tres músicos del Tano y el guitarrista invitaría a Willy Caballero y a Karlos Cuadrado para interpretar dos clásicos de antaño: “Ciudad zombie” y “Eskape” (donde Willy también tocó la batería). Un lujo, de lo mejor del show, un quiebre perfecto y nada que envidiarles a muchas bandas hoy vigentes. Si bien después del show pude charlar con los músicos, me contaban que nunca ensayaron estas dos canciones previo al evento, así que cuando hablemos de lo que es llevar la música bien adentro, tomaremos como referencia a este momento. La polenta de la voz de Willy… mamita, ni les digo, me quedaría corto. Un capo. Linda performance. Che, ya que estamos, y… ¿si vuelven?

Despedida, saludos y llegaría “Rock N’ Roll”; también llegaría el momento en el que se “chotearon” hablando mal y pronto. Y si, son cosas que suceden en vivo, pero arrancaron mal. Por suerte lo pudieron acomodar mientras el tema corría, pero no fue fácil. La noche seguiría y no faltó momento para que el siempre humilde Tano dedique su show a la lamentable e inesperada pérdida para el metal Argentino, me estoy refiriendo a Guillermo Sánchez -RATA BLANCA, MALA MEDICINA, ex 6L6- quién nos dejaba el mismo día del recital y a Carlos Tórtola, reconocido productor de la escena, quién de acuerdo a dichos del guitarrista fue muy importante como apoyo en el renacimiento del músico en cuestión. Transcurridos los momentos de emoción, la música continuaría inesperadamente con canciones como “Yo no lo haré”, “Emoción violenta”, “Del camionero”, “Sin piedad”, “Síntoma de la infección” y “Comunicación”, otra de las nuevas. Como dato de color estuvieron muy buenas las imágenes que la banda siempre proyectó de fondo mientras las canciones pasaban. Estuvo piola ya que si bien “Uno” es un disco que representa varias cuestiones políticas y sociales, tiene mucho de personal y como bien decimos muchas veces, las imágenes hablan por si solas.

Llegaría el turno también cerca de los bises un descomunal solo de batería de Pablito Hentsch. Mortal es poco, ya que para quiénes formamos parte de medios de prensa y tenemos la chance de ver muchos bateristas y solos, estoy en condiciones de decirles que fue uno de los mejores del último tiempo que vi, metiendo en la misma bolsa a bateros de acá y allá, sin lugar a dudas. Un crack, le faltó pegarle a los parches con la mano y cartón lleno. Una fiera. Y como les mencioné la cosa no terminaba más y tampoco aburría ya que llegarían temas como “Para que no caigas”, “Miedo”, “Predicción” y la melódica alucinante “Heridas”. Para el final se guardaron a “Gatillo fácil”, y el medley con “Masa anestesiada/Gil trabajador” y un cierre a puro huevo con “Evitando el ablande”. Dado que estaba Claudio O’connor en el recinto acompañando a su amigo pensé que subiría a cantar un par de canciones, pero no… me quedé con las ganas.

Hace más de treinta años atrás que se hubiese imaginado este muchacho que con su guitarrita llegaría adónde está no… pero bueno, las cosas llegan por merecimiento, laburo y convicción. Hoy comparte los días en la banda que lleva su nombre con gente de la talla de Eddie y que sin querer queriendo van forjando a gente como Orlando y Pablo. Han sacado un gran primer disco, despojado de parte de esa historia insoslayable que siempre tiene el guitarrista sobre sus espaldas, pero han salido holgados de la parada con entidad e identidad, cuestión que no es sencilla lograr. Presentado está, a seguir rodando ya que toda parte que tiene una primera buscará la segunda. Allá vamos.

Texto: Hernán Mazón

Agradecemos a Luciano Martín vía Tano Romano por la acreditación al evento.

| © METAL-DAZE.com Todos los Derechos Reservados |

GALERÍA: