SUPPRESSIVE FIRE – Bedlam
Thrash Metal, 2016
thumb image

Los “thrashers” oriundos de North Carolina SUPPRESSIVE FIRE lanzaron este último verano su disco debut; el cual viene hacienda ruido gracias a un efectiva composición, un buen trabajo en la producción y mezcla (a cargo de Joel Grind de, claro, TOXIC HOLOCAUST y un excelente trabajo en el arte producto del laburo de Par Olofsson (Exodus, Abysmal Dawn).

SUPPRESSIVE FIRE centra sus cualidades compositivas en el Thrash Metal de la vieja escuela de líderes como EXODUS, DESTRUCTION, KREATOR y SODOM, con el agregado de alguna que otra pincelada a lo DEATH que podemos encontrar por ahí.

Ultimamente la banda se ha encontrado muy activa abriendo shows para actos disimiles como Corrosion of Conformity, Between the Buried and Me, Toxic Holocaust, Wretched, Genocide Pact, The Hookers, y un largo etc. Es decir, lo importante es tocar y estos pibes tocan con quienes los inviten y donde sea.

Hasta la fecha solo habían editado “Hellwraith” (EP, 2014) y “Covered in Conflict” (Split, 2015) obteniendo cierta atención de parte de público y critica; por lo tanto este “Bedlam” era, en la previa, una linda apuesta de parte del grupo para con los esperanzados/noveles fans del trio.

“Ceasefire” abre las compuertas del álbum en plan épico gracias a coros tribuneros y una marcha más que corrosiva gracias al aporte de una batería y bajo intratables. “The Hellwraith”  (primer corte a su vez) se le pega con riffs muy en la vena de bandas como DESTRUCTION y SODOM, evidenciando un gusto especial por la velocidad y las guitarras filosas en detrimento de los pasajes melódicos o gancheros.

Es que SUPPRESSIVE FIRE no anda con vueltas ni mariconadas. Desparraman furia en performance sin fisuras: “Thy Flesh Consumed” arranca algo más sosegada y luego explota, “Bayonet Penetration” propone más machaque acentuado y cierta oscuridad (se acercan a SARCOFAGO) y con “Nazi Face Melter” cierran la primer parte del disco a pura mala intención y un escupitajo en la cara de todo el que mire con asombro.

En total son once canciones las que incluyeron y debo decirles sin faltar a la verdad que el resultado global los deja más que bien parados, más aun teniendo en cuenta que estamos ante el primer disco de un grupo.

Sobre el final, el mejor tema del disco: “Holy Masochism”, claro, con una letra para la discusión y en todo caso, para no tomarse tan en serio.

En resúmen, un muy buen debut como para que no les perdamos pisada…




























publica_aqui