thumb image
STRATOVARIUS en vivo en Argentina
Fecha: 13.02.2016 | Ciudad: Buenos Aires | Lugar: Teatro Vorterix | Bandas soportes: Corazón Profeta, Conxuro & Abeydon

Hay bandas que no solo no se agotan de venir a la Argentina, sino que también cada una de las diez veces que vinieron, agotaron todas las localidades disponibles. Bueno, ese es el caso de STRATOVARIUS, la banda finesa que llegó una vez más a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a presentar su 15° disco de estudio denominado “Eternal”. Los recibiría un Teatro Vorterix complemente lleno de gente y de calor; y a decir verdad, hacía tiempo que no lo veía tan lleno, por sobre todo desde tan temprano. Las bandas soportes no me van a dejar mentir, ya que ellos mismos fueron testigos desde horas de la tarde habiendo realizado su repertorio ante mucha, pero mucha gente. Destaco esto ya que como varios de ustedes saben, las bandas locales son generalmente visualizadas por decenas o centenas, así que bienvenido sea por ellos y por los que se acercaron desde temprano a acompañar la calurosa noche de sábado porteño.

Y justamente son las bandas soportes de las cuales también somos adeptos a decir o comentar algo en METAL-DAZE, como nuestra debilidad en las fechas internacionales, o al menos la mía. Para el caso es menester mencionar que llegamos cuando estaba sonando CONXURO -ya había pasado CORAZÓN PROFETA- la muy banda oriunda de la localidad de Mar del Plata, quienes a fuerza de buenos sonidos ensamblados a través del arsenal de músicos que poseen sobre el escenario dieron una digna presentación. La banda en si es súper armoniosa, se suenan todo, pero durante todo el set visualizado, entendí que no pueden zafar de la sombra de bandas como MÄGO DE OZ. Tampoco digo que esté mal, pero al tener tanto emparentamiento celta con los citados, dejan entrever en su propuesta muestras de pérdida de personalidad como banda. Así todo al no ser nada novedoso, tienen material humano de sobra estos muchachos/as para componer, quedó demostrado sin lugar a dudas. Se suenan todo, son armoniosos, tienen melodía y toda la bola. Seguramente un fanático de MDO estará feliz, pero creo que les da para más, por sobre todo el de despegar de las alas de los españoles. Ojo, tampoco es que se los ve incómodos y a disgusto con lo que hacen y tampoco son mal recibidos, la gente los re bancó y aplaudió. Merecido gente, pero yo con el correr del tiempo afinaría la línea compositiva. Si quieren saber un poco más de ellos los invitamos a escuchar “La Línea de la Fortuna” (2012) su único trabajo de estudio hasta el momento.

Acto seguido y previo a la salida de los muchachos de las tierras gélidas, llegaría el turno de ABEYDON, banda de heavy/power de la provincia de Buenos Aires, que siendo congruentes a sus predecesores, tampoco asombraron mostrando una propuesta única e irrepetible, al contrario, muy emparentada con grandes próceres del género, como IRON MAIDEN entre otros, de los cuales hicieron un cover de la época de Brave New World. Así todo, los noté muy afilados, bien trabajados y ensayados. Estuvo muy bien su acto soporte y también fueron muy bien recibidos, aunque que debo reconocer que por el famoso aplausómetro fueron los primeros quienes les sacaron un poco de ventaja en ese sentido sin intención de que mi comentario implique competencia, claro está. Como si fuera poco con su propuesta, los muchachos invitaron a subir al escenario a ejecutar uno de los últimos temas al virtuoso guitarrista argentino Adrián Subotovsky, quién como era de esperar la descosió. Gran trabajo en conjunto. Me llevé una linda impresión de la banda, pero nada nuevo para mis oídos o mejor dicho renovador. Más allá de todo lo opinado estuvieron a la re altura de la circunstancias, dejaron todo y en definitiva es lo que más destaco. Los vio mucha gente y eso suma un montón. Veremos con que nos sorprenden de acá en adelante.

La llegada de STRATOVARIUS llegaría un poco después de las 21.20 hs. después de un importante agite por parte de los presentes, los cuales se manifestaban bastante ansiosos e incontenibles con cánticos y gritos de por medio pidiendo la presencia de la banda en el escenario, ¡ya! Si, ¡ya! Finalmente después de algunos sonidos que daban rienda de que la banda saldría a escena, la luz intermitente de la linterna desde el escenario confirmaría el inicio del recital. Una intro bien a lo Strato, marcaría el camino a seguir, el cual inicialmente se daría a través de una del último disco justamente, “My Eternal Dream”. Y así arrancamos y no paramos. Fue un show muy bueno a decir verdad y bien pensado desde la lista de temas. De hecho ni lerdos ni perezosos, sabiendo que llegaban a la Argentina y dando a conocer públicamente de que somos el mejor público a nivel mundial, la lista de temas fue la más larga de la mini gira Sudamericana. La cargaron con clásicos del ayer y la entretejieron con cuatro temas nuevos, lo que para mi fue poco, ya que “Eternal” es un discazo. Deberían haberlo mostrado más muchachos, me parece era la idea.

En el resto de los países no venían superando las once canciones y acá entre pito y flauta llegaron a las catorce, lo que no es poco. A eso sumale los solos de bajo, batería, guitarra, teclado y bajo que endulzaron más aún el paladar del concierto. Tampoco nada del otro mundo instrumentalmente hablando en cada solo, salvo la actuación de Lauri Porra; que de hecho era del que menos esperaba tanto se esmere. Literalmente me tapó la boca, bien por el. La cuestión es que el show en todo sentido estuvo muy bien. Si voy a decir que la guitarra de Matias Kupiainen nuca sonó, nunca se escuchó bien, salvando las distancias en los solos de guitarra cuando el volumen lógicamente se incrementaba por el uso de los pedales y demás efectos. Eso sinceramente fue un punto negativo del show, ya que al no tener otra guitarra en vivo entendí los dejó medio rengos. Tampoco es que no se disfrutó, pero hubiese sido mucho mejor que el sonido sea el óptimo. Hablaba con algunos amigos al final de show y varios coincidimos en lo mismo, o sea que tan errado no debo estar (¿?). La cuestión es que en definitiva la banda siempre fue al frente y nunca se achicó. Si me sigue pesando esto de la cierta frialdad de los músicos del norte de Europa, a pesar de esto si te soy sincero y te digo que estos son de los más cálidos que vi. Por momentos pareciera ser que no se les mueve un pelo, pero al fin y al cabo de cuentas a su manera la efusividad del público como el sentir de lo que tocan les llega. Hay un gran trabajo permanentemente de Timmo Kotipelto, quién se pone la banda al hombro, no solo con garra sino con talento y profesionalidad, de esas pocas veces vista. Lo acompañan y secundan también el histórico Jens Johansson y el joven Rolf Pilve, que después de verlo tocar en vivo entendí “los porque” de Jörg Michael en dejar la banda porque su físico ya no le daba para mucho más con las velocidad que se manejan. No es increíblemente virtuoso pero es preciso y contundente.

Y como les decía sonaron canciones clásicas como “SOS”, “Paradise”, “Unbreakable”, “Phoenix”, “Black Diamond”, “Against The Wind”, “Eagleheart”, entre otras, aunque los momentos más altos con los clásicos se vivieron al final durante la ejecución de “Forever”, la cual fue entonada casi a cappela por don Timmo. A más de alguna mujer se le piantó un lagrimón, lo pude ver con mis propios ojos. Interesante momento de la noche. Como si fuera poco la rompieron en la estocada final con la nueva “Shine In The Dark”, “Speed Of Light” y “Hunting High And Low”. Y si de momentos épicos hablamos me posiciono en la ejecución de “The Lost Saga”, de la última placa, la que para mi es la mejor canción de reciente disco, no solo la más larga. Es la canción que todo lo tiene, fuerza, destreza, emotividad y nunca pierde el sello de la banda durante los varios minutos que dura. Bien ejecutada a pesar de su dificultad para hacerla en vivo, con mucha precisión; hasta se dieron el lujo de poner la intro y todo. Risas en ellos, risas en la gente. Mucho más no puedo decir, y si de fallas hablé, siento que fueron las menores y su performance nunca se vio alterada, al contrario, ni cuenta quizás se dieron de que la guitarra nunca salió bien, la gente capaz tampoco, o si. Sigue siendo música, sigue siendo heavy metal, melódico, neo clásico, pero de primer nivel. Los que agitaron no me van a dejar mentir. Fija que vienen de nuevo.

Texto: Hernán Mazón

Fotografía: Maru Debiassi

Agradecemos a Gaby Sisti, responsable de prensa de Stargate, por la acreditación al evento. | © METAL-DAZE.com | Todos los Derechos Reservados | Facebook | Twitter |

 Galería:






























publica_aqui