thumb image
RIPPER OWENS en vivo en Argentina: “Vos poné la carne y el vino, que en el asado canto yo”
Fecha: 20.10.2015 | Ciudad: Ciudad autónoma de Buenos Aires | Lugar: The Roxy Live! | Bandas soportes: Témpano y Cruces Negras

Vos poné la carne y el vino, que en el asado canto yo

Jornada laboral para muchos de los interesados en la fecha en cuestión, sean estos fans, prensa, músicos o lo que fuere. A veces las cosas se complican y uno no llega al horario que hubiera deseado, pero bueno, son cosas que suceden mis amigos, con lo cual de las bandas soportes no vamos a hablar ya que llegamos tarde, o al menos quién redacta, con lo cual nos disculpamos. El que no llegó tarde y estaba desde temprano en The Roxy Live! es Don TIM. Dicho sea de paso, ya perdí la cuenta de las veces que vino este gran cantante a la Argentina, apodado cálidamente “RIPPER” OWENS. De hecho no se si es relevante a esta altura del campeonato la cantidad, aunque si su calidad, amabilidad, generosidad y humildad. ¿Y porque destaco esos valores? Bueno, como muchos saben el ex cantante de JUDAS PRIEST, ICED EARTH, YNGWIE MALMSTEEN, BEYOND FEAR (por nombrar algunas bandas en las que estuvo); si mi memoria no falla, desde el año 2009 empezó a bajar a nuestro país y a Sudamérica a mostrar parte de su repertorio, pero en soledad. En ese sentido viaja el junto a su mi micrófono y recluta de los países que visita músicos nativos reconocidos y no reconocidos del ambiente, y se dedica a hacer giras recorriendo distintas localidades del país en cuestión.

Argentina desde ese entonces no ha sido la excepción, y si algo hay que revalidarle a TIM es que ha ido aunque no lo creas a lugares donde muchas bandas locales por “x” motivos no lo han hecho. Punto a favor para el cantante. Para la ocasión fueron alrededor de siete u ocho fechas dentro del territorio, las cuales se distribuyeron entre en centro, sur y un poco al norte de nuestro extenso país con el fin de que el cantante muestre parte de sus creaciones a modo solista y algo del material con el cual se hizo famoso y se dio a conocer en bandas como las citadas anteriormente.

Para la ocasión el cierre del mini tour fue el elegante en todo sentido The Roxy Live! y lo acompañaron en esta ocasión músicos del ambiente local de primer nivel como Adrián Espósito (DRENAJE), Matías Munighini (MASTIFAL), Marcelo Bracalente (JERIKO) y Emmanuel López (WATCHMEN). Bajo todo este contexto, debo decirles que esta fue la cuarta vez que lo vi. La primera en Sierra Grande (Río Negro) en el 2009, la segunda acá en el 2012, la tercera hace unos fines de semana atrás en MDQ y la última, esta. Y debo decir que de todas las veces que lo vi, fue la mejor. ¿Y la mejor porque? Bueno, lo primero que debo decir es que es el grupo de músicos que más me gustó en conjunto fue este. Y lo segundo, es que fue la fecha con mejor sonido. Justamente haciendo un paralelismo y tomando como referencia otras fechas en las localidades citadas, hay que reconocer que las mismas se arman con mucho esfuerzo y no siempre está al alcance de la mano poder sonar como suena un Roxy, con lo cual revalido en trabajo de esos organizadores, pero soy consciente de que es difícil igualarlo. Así todo, la gente disfruta mucho de los shows, y de verdad.

De esta manera el trabajo del cantante y el de los músicos que lo acompañan es muy bueno, con onda, humildad y profesionalismo. Seguramente para ellos tocar con alguien como RIPPER debe ser copado y único. No cualquiera tiene la chance de compartir escenario con un ex JUDAS, ¿no? Y eso garpa, como también garpa ir a ver un show donde te vas a encontrar con clásicos y con otros tantos temas no tan conocidos u exitosos. Así que sin ir más lejos, esto pasó: La noche arrancó movida y la banda nunca sonó para nada mal, al contrario, fueron de menor a mayor. La planta baja del Roxy los recibiría cargada de gente, muchos de estos bastante emocionados. En contraposición a eso, tengo algunos amigos que decidieron no ir ya que no les cierra lo que hace el cantante al día de la fecha, y me dicen que debería ya a esta altura tener un proyecto serio, llegando a nuestro país con una formación estable. En contraposición a eso justamente yo pienso que es súper válido el hecho de que reclute gente de nuestra industria nacional para sus shows, que no solo gratifican a los citados músicos, sino que esta historia entiendo que revalida a las bandas en las que ellos están permanentemente, subiéndoles un poco el target, lo estés buscando o no.

Pero más allá de eso, lo vivido el Martes que pasó estuvo bueno. Sonaron muchas canciones y clásicos a los cuales la gente coreó y disfrutó. De hecho es muy precavido en ese sentido el cantante y se limita a hacer prácticamente canciones de los discos que grabó con JUDAS, como “Jugulator” y “Demolition” y llena el resto del show con canciones de otras bandas, más canciones de su no tan reciente disco solista “Play My Game”. Claro que también sonaron esos clásicos de antaño de JUDAS PRIEST, pero de eso hablaremos más adelante. Escuchamos temones como “Burn In Hell”, “One On One” y hasta se dio el lujo de tocar le viola en “Living After Midnight” casi al cierre. Bien ehhh! (lol). ¿Lo tenías a Don Monster con las seis cuerdas? ¡¡Yo no!! En alrededor de hora y medida metió lindas canciones y habló bastante con la gente, interactuando con la mejor, pero siempre amable y buena onda. Un copado. Hasta hace chistes y todo. La verdad que verlo en vivo recontra vale la pena y la noche de la semana laboral no me dejó mentir. Entre las cosas copadas que les puedo contar, RIPPER invitó a Gerardo Villamil también de DRENAJE a ejecutar “One On One” y felicitó en vivo a cada uno de los músicos que lo bancaron durante la gira. Claro que sonaron también canciones como “Painkiller”, “The Ripper”, “Touch Of Evil”“The Green Manalishi” y “Electric Eye”, por nombrar algunas. Como dato de color, esta vez no ejecutó ninguna canción de YNGWIE, cuestión que llamó la atención ya que en sus otras visitas si lo había hecho.

Si me preguntás como concluyo personalmente el show, te voy a decir que me pareció muy digno. Podrás estar de acuerdo o no con la modalidad, pero no suele suceder cotidianamente que un cantante tan relevante como OWENS llegue cada tanto a visitarnos y tener la chance de tenerlo tan cerca. Por mi parte brindo por su sueño hecho realidad, ese que retrata la película “RockStar”, en la cual a muchos de los que cantamos alguna vez, nos hubiese gustado nos pase lo que le pasa o pasó a este muchacho. Brindo por más gritos estridentes, brindo por más heavy metal, pero por sobre todo brindo por el hecho del haber formado parte de bandas relevantes, no te hagan subir los humos. Eso me enseñó RIPPER en cada visita, que si bien fueron dispares en varios sentidos, en todas prevaleció algo que muchos perdieron como es la humildad. Por suerte el no, y quizás sea el punto más alto que dejó un nuevo paso en su batalla; quizás la de muchos igual, esto de vivir por y para la música, sin importar si te vas a hacer millonario, pero seguramente si eso de intentar dejar un legado emocionalmente correcto y ellos lo han logrado.

Texto: Hernán Mazón

Fotografía: Maru Debiassi

 Agradecemos a Juan Manuel Acuña, responsable de prensa de HP, por la acreditación al evento.






























publica_aqui