thumb image
RELÁMPAGO EN LA OSCURIDAD: La película de Alberto Zamarbide
Fecha: 17.04.2015 | Lugar: Anfiteatro Parque Centenario | Entrada libre y gratuita | Duración: 1 h. 40’

Resulta impensado quizás que hace treinta y pico de años atrás hubiésemos imaginado que algún día un músico de la escena metalera nacional tendría su película homenaje, a través de un documental que grafique los pasos de su carrera, su presente y su futuro. Y esto no es vano pensarlo, ya que cuando toda esta historia se forjó vivíamos en nuestro país un momento muy convulsionado que difícilmente daba chance de poder expresarse y menos a través de un género musical que parecía haber llegado para impregnar el mundo con odio y resentimiento. Contrariamente ante esta idea, dos alumnos universitarios, amigos, estudiantes de cine y heavy’s de raíz, decidieron y entendieron que algo sobre esa parte de la vida de alguien que fue miembro signatario del heavy metal en la Argentina, debía tener su merecido tributo, retratando a través de un cinta fílmica cuestiones que no tantos quizás imaginábamos de la vida y trayectoria del querido Beto Zamarbide.

La situación es que después de haber presentado la obra en sendos festivales internacionales y nacionales, estaba la deuda pendiente de poder empezar a proyectar la película en lugares como la ciudad de Buenos Aires con intenciones a futuro también de hacerla llegar a distintos puntos de nuestra república. Fue así que en una noche fresquita de Viernes, nos acercamos a ver que pasaba en el Anfiteatro del Parque Centenario. Y ya de movida, se respiraba heavy metal; amigos de la “Brigada Metálica”, gente panfleteando, gente vestida de cuero, manager’s, tachas, cadenas y un público mixto, integrado por metaleros de la vieja guardia y aquellos que se han acoplado al movimiento en los últimos años, llegaban mancomunados con un mismo fin. Bajo este contexto, debemos comentar que mucha gente se acercó, lo cual le dio un plus extra al evento, realzando la idea que los metaleros son probablemente uno de los públicos más cultivados en la escena musical nacional. Fue así que pasadas las 20 horas, después de una breve introducción por parte de sus directores, Pablo Montllau y Germán Fernández daría comienzo esta película llamada “Relámpago en la Oscuridad”.

Antes que nada también es menester posicionarnos con los antecedentes en la materia, y debemos decir que justamente que no son tantas las películas que retratan parte de la rica historia del heavy metal nacional. Bajo esta premisa de justificación, debemos recordar algunos films ya editados como “La historia de RIFF, Volumen 1 y 2” (2005), “Que sea rock” (2006), “Buenos Aires Hardcore Punk: El Documental” (2008), “Heavy Mental Metal Pensado” (2011), “La Hache: La Historia de Hermética” (2011), entre otras que seguramente se me están olvidando, y a las que se le sumarán próximamente “Yo se lo que envenena” y “Sucio y desprolijo”. Tampoco pretenderemos hacer una comparación con estas, ya que todas tienen un trasfondo particular, siendo único el valor agregado que ha dejado cada una. Aunque sin ir más lejos, si nos servirá para poder entender que la fílmica es una rama que está explotándose de a poco en nuestro país con el género en cuestión, y está bueno que así sea, contando lo que han dejado y seguirán dejando las bandas sobre el escenario y su entorno más próximo. Es así, que en medio de estas estructuras, se van a encontrar con una película que nunca aburre, ya que está muy bien pensada, ensamblada, editada, producida y documentada. Seguramente cuando uno cranea este tipo de obras, no debe ser fácil buscar que el espectador no saque el ojo de la pantalla, y déjenme decirles que estos muchachos lo han logrado. Pero bueno, si de esto hablamos, vamos a ser también lo suficientemente cautos y no les contaremos detalles, para que cuando les llegue el momento a ustedes de poder verla, saquen sus propias conclusiones.

Retomando algunas cuestiones citadas, vamos a insistir que es un película con alto nivel de documentación, donde no solo participa el mismísimo Beto, sino también lo hacen sus fans, amigos, productores, colegas (entre ellos, la figurita difícil, Ricardo Iorio), familiares cercanos, y entre todos relatan la vida y la obra de un prócer de nuestra escena. Se van a encontrar con muchas cosas de las cuales probablemente no imaginaban del artista y creo que ese es uno de los grandes valores agregados de la película, como también un relato de su vida contado originalmente de adelante para atrás. Hay una introducción cautivante, y las primeras estocadas del film, hacen que uno no sepa hacia donde se dirigirá el mismo, pero se posiciona recreando inicialmente de sana manera el pasado del más reciente del músico con LOGOS. Asimismo y de manera detallada, con aportes nunca oídos ni documentados se relata la historia y la génesis de V8 como banda, haciendo hincapié en su legado. Riquísimas anécdotas, súper bien contadas, con participantes claves como por ejemplo la madre del cantante, quién no solo de dedica a rememorar esas viejas épocas con un cierto dejo de nostalgia, sino que se atreve a darle la cuota risueña al film. Si hay algo que justamente llama poderosamente la atención, es esto, se van a encontrar con una película muy cómica, a la cual tampoco la parte emotiva le será esquiva.

Claro está, que destaca la faceta musical también, en materia lírica y compositiva del cantante, pero todo lo musical se termina siempre mechando con la vida personal del músico. Muestra al “Beto” como padre, como hijo, como marido, detrás de la escena y lo hace con total naturalidad revelando la faceta rica y humilde del cantante. También invita a la intimidad el film, mostrando la sala de ensayo donde el músico creció y se forjó como tal, que sin ir más lejos muchas de esas estructuras al día de la fecha siguen siendo usadas. Estamos ante un film bien criollo, donde probablemente más de uno quedará atónito ante anécdotas o vivencias relatadas que son impensadas para alguien como el compositor. “Relámpago…” es una película que te sube y te baja, y ha convivido también con la desgracia y la suerte. Recordemos que mientras la película se estaba filmando, LOGOS se separó como banda, y quedó un bache sobre el cual a los directores probablemente les costó salir, pero demos destacar que salieron airosos. Y si de suerte hablamos, esa separación también gestó una divina e inesperada unión en los escenarios de Groove allá cuando corría el año 2013, que al documental le cae “como anillo al dedo”, y no hace más que dar una estocada de cierre única. Arrancar por el pasado más reciente, hablar del pasado más lejano, y a la vez, cerrar con el un presente emocionante, justamente rememorando viejas glorias musicales entre Ricardo, Beto y amigos, en el barrio de Palermo, ese mismo que en coincidencia los vio crecer musicalmente.

Por estas cuestiones relatadas y las propias que vos puedas llegar a concluir, entiendo que no deben perderse “Relámpago…”, cual a escala de tiempo actual, será un destello imborrable en la historia. Así como apoyamos durante toda nuestra vida el heavy metal nacional, algunos desde su génesis y otros durante las décadas más modernas, entiendo que hay que hacerse eco de proyectos como este, que para suerte de muchos, se ha convertido en realidad después de cinco años de arduo trabajo. Si vamos al caso, tantos antecedentes a nivel nacional en la materia no tenemos, con lo cual aprovechemos el momento también de ver la movida desde otro punto de vista, donde no solo se habla de música y nada más, evitando recaer en la clásica moción como es la de ver un recital en DVD. Estructuralmente estamos ante una película que logra su cometido, y si entre esos preceptos jugaba en la cabeza de los directores el hecho de que alguien que no sepa nada del cantante, su vida y obra, se lleve un mensaje con total transparencia, debo afirmar que se ha logrado. Dicen que la música es cultura, y entiendo que están en lo cierto, sino decime como después de una hora cuarenta, cuantas cosas se contaron y cuantas otras habrán quedado por contar. Lo importante es que fue documentado de buena forma, con pasión, tal cual indica el llevar el heavy metal en la sangre. De esta forma, se genera un antecedente más que digno en nuestra rica escuela de metal nacional, que siendo congruente al mensaje transversal del film, da a entender que debemos seguir “Luchando por el metal”.

Texto: Hernán Mazón

Contacto OFICIAL 

Ficha técnica:

  • Directores:  Germán Fernández, Pablo Montllau
  • Productores:  Rodrigo Cala, Mariano Fernández
  • Edición:  Carlos M. Cambariere
  • Director de Fotografía:  Matías Lago, Pablo Montllau
  • Post producción de sonido y mezcla:  Manuel de Andrés
  • Animaciones y gráfica:  Alina Ramos Madero
  • Fomato:  Full HD
  • Duración:  102′
  • Año:  2014
  • País:  Argentina





























publica_aqui