thumb image
RAGE EN VIVO EN ARGENTINA “Con el ancho de espadas solo a veces no alcanza para ganar la mano”
Fecha: Sábado 3 de febrero | Hora: 21.45 hs. | Ciudad: C.A.B.A. | Lugar: Uniclub | Bandas soportes: DREAM MASTER & ECLIPSE FINAL

Con el ancho de espadas solo a veces no alcanza para ganar la mano

Hay bandas dentro del mundo metalero que tienen una trayectoria intachable y una de esas es RAGE. La banda de origen Alemán, comandada desde sus orígenes desde mediados de los ’80 por el querido gordo Peter “Peavy” Wagner llegó por tercera vez a la Argentina a repasar parte-cita de su extensa carrera y lógicamente a mostrar un poco del nuevo disco, “Seasons Of The Black”. Y la realidad es que llegaron representando su clásico estirpe de trío y con músicos de distintas nacionalidades. Como varios de ustedes saben, ha sido una banda que ha tenido muchos cambios de formación, y al día de la fecha se encuentran estructurados por Marcos  Rodríguez en la viola/voces y coros (SOUNDCHASER, DIOLEGACY), Argentino de origen, nacido en Mar del Plata, quién de acuerdo a sus dichos a los tres meses de vida sus padres lo llevaron a vivir a Venezuela. Y por otro lado, el baterista Griego Vassilios Maniatopoulos quién con ganas fue, de lo más flojo que representó la banda en vivo. A ellos lógicamente se les suma como mencioné el mítico Peavy en el bajo y voces.

Pero vamos por partes. El show tuvo características aceptables, nada del otro mundo. La historia no arrancó para nada bien de sonido, volumen muy bajo, lo cual no quiero decir que los shows de volumen alto sean los que valgan la pena, pero algunos decibles le faltaron definitivamente. Y a eso se le sumaron algunos problemas técnicos que les costó resolver durante todo el show. De hecho el evento se demoró alrededor de quince minutos por alguna falencia, que si bien fue solucionada, no fue solucionado nunca el volumen de la viola que siempre estuvo bajísimo de acuerdo a lo que entiendo la banda merece desde ese lado, la cual quedó tapada prácticamente por la batería durante toda la noche. Ya que estamos, dicho sea de paso, horrible afinación encontraron al redoblante (sonido latoso). Sonaron en el setlist alrededor de trece temas, más un medley de cierre con canciones de BLACK SABBATH/DIO como “Heaven And Hell” & “Holy Diver” entremezcladas con “Higher Than The Sky” (bien Marcos en las voces eh! No lo tenía tirado magia del enano en vivo…). Flojo cierre fue igualmente, entendiendo la cantidad de buenas canciones que tiene la banda, me parece que la noche no merecía despedirse de esta manera, más allá de que a los presentes les encantó y paralelamente le dio la chance a Marcos de mostrarse de otro modo. Pero más allá de eso, debo reconocer la onda del gordo Peavy quién con un complicado estado físico, lleva la banda como puede para adelante. Ya no es el mismo que llegaba a esos agudos, pero si se encarga de meterle onda y representar de manera satisfactoria la carrera de RAGE.

Por otro lado, vino bien la mano que le dio Marcos a la noche, quién como les comenté con su español Venezolano de por medio, fue lo que levantó el show, su onda, independientemente que si bien como violero cumple en buena forma, no puedo entender como una banda con esta trayectoria no tiene músicos de mayor nivel aún que sean congruentes con la historia gestada. Mirá que Alemania tiene con que darle, pero bueno… Sonaron interesantes gemas como “Sent By The Devil”, “Nevermore”, “Deep In The Blackest Hole” y “From The Cradle To The Grave”, pero ninguna me sedujo al 100% de las capacidades de lo que han representado en su historia. Claro que tampoco le vamos a pedir que toquen todos sus clásicos, entre tanto dando vuelta se complica… pero a mí criterio faltaron canciones emblemáticas que tranquilamente podrían haberle dado otro sabor a la noche. No fue tanta gente tampoco, y si bien estaba bastante cargado, podías caminar con tranquilidad entre los presentes, no como otras noches donde no entra un alfiler, público que por cierto se caracterizó por metaleros de la vieja guardia.

Eso sí, el gordo Peavy le metió onda y se atrevió a tirar algunas palabras en español, seguramente con algunas lecciones que Marcos le estuvo dando y se ligó merecidamente más de un “Olé, olé”. La gente lo quiere, se sabe lo que representa dentro de la historia del metal, es inevitable, su bajo suena lindo y él es TODO en la banda, definitivamente, más allá de que entiendo no es reconocido como se debería. Lindo fue verlos también en un recinto pequeño, pero me quedó la sensación de que no llenaron entre los tres todos los espacios, como otras tantos tríos poderosos suelen hacerlo. “Lucky”, el baterista, no me gustó ni un poco, me pareció lo más flojo de la banda por lejos y cualquier otro baterista Argentino, latino y porque no alemán, le pasa el trapo. Sinceramente presencié un muchacho con escasos recursos, que no vi que haya estado a la altura de la banda, tergiversando un poco el trabajo y hasta por momentos yéndose de tiempos. Va a necesitar justamente lo que referencia a su sobrenombre para seguir adelante. bah que se yo… te ponés a pensar en Efthimiadis, Terrana, Hilgers y alguno que otro que pasó por ahí y daría la impresión de que el líder la estaría pifiando. Así y todo, le veo poca vida en la banda. Mientras tanto, ya habían sonado “My Way”, “Seasons Of The Black”, “End Of All Days”, “Turn The Page” y “The Price Of War”.

Leí durante estos días comentarios más que satisfactorios del show, pero disiento bastante de ellos… no siento haya sido un GRAN show bajo ningún punto de vista, fue aceptable, pero no mucho más. Al fin y al cabo de las circunstancias de eso se trata, de que cada uno opine lo que siente. Me queda la sensación de que con otra formación, de características aplanadoras, que es justamente lo que necesitan -más aún cuando hablas de formato trío- donde seguramente hay que redoblar esfuerzos para sonar como cinco, ellos no lo estarían haciendo.  RAGE cerró la historia en la Argentina con “Blackened Karma” y la viejita “Don’t Fear The Winter”. Después de haber llegado casi a la hora y media de show se despidieron rápidamente de la gente. Me hubiese encantado representar en palabras lo vivido de otra manera, pero distando de fanatismos y fanáticos, es mi visión más objetiva de la historia. Los asados en Argentina se comen con chimichurri y a este eso le faltó. Me queda dando vueltas en la cabeza como un músico como Peavy no tiene el reconocimiento que merece, no lo sé… pero es probable que con falta de talentos en una banda talentosa todo seguramente seguirá siendo cuesta arriba.

Texto: Hernán Mazón

Agradecemos a Juan Manuel Acuña de HP Prensa por la acreditación al evento.

| © METAL-DAZE.com Todos los Derechos Reservados |






























publica_aqui