thumb image
Entrevista a Guillermo Córdoba, guitarrista de OSAMENTA

Con motivo de la reciente salida de “Consumicidio”, cuarto disco de la banda thrasher Argentina OSAMENTA, Hernán Mazón mantuvo esta más que interesante charla con Guillermo Córdoba, uno de sus guitarristas, quién nos habla de la vida de una banda venida desde el under adaptándose a los tiempos que corren.

MD: Siendo objetivo, y después de haber escuchado el disco más de una veintena de veces, entiendo que no solo estamos ante el mejor disco de la banda, sino también, ante uno de los mejores del año que pasó. ¿Coincidís conmigo en eso? Y bajo este contexto, ¿No crees que se apresuraron en editarlo a fines del año pasado en vez de que el mismo de a luz en el corriente año? Te pregunto esto ya que de ser así, mi impresión dice que estaría con seguridad entre los tres mejores discos nacionales del año.

Guillermo: ¡Muchas Gracias! No se si puedo hablar por la mayoría ya que cada integrante podría hacer su propio análisis (aunque seguramente no muy diferente al resto) pero en líneas generales consideramos que “Consumicidio” es un trabajo superlativo con respecto a sus antecesores, sobre todo desde el punto de vista de la autenticidad, la musicalidad, el diseño y la coherencia en el planteo estilístico desde principio a fin del disco, que fue una de las cuestiones que decidimos seguir desarrollando luego de “Subversivo”. A pesar de ello no renegamos de lo que hemos hecho anteriormente porque sabemos que ha sido la vía necesaria para desembocar en dichos resultados. Con respecto a la fecha de salida del disco es muy cierto lo que planteaste en la pregunta, vemos que hemos quedado fuera de esas consideraciones. Pero no nos preocupa tanto siempre y cuando la gente pueda descubrir este trabajo, que como tendría que haber salido varios meses antes (incluso por cuestiones que escapan a nuestra voluntad) el agotamiento que esto produjo nos llevó a sacarlo a la calle apenas pudimos a sabiendas de que en los primeros meses del año iba a estar un poco frenada la movida y la espera de unos meses adicionales para largarlo se hubiera hecho interminable. De todos modos ya hemos visto muchas críticas favorables a “Consumicidio” lo cuál nos pone muy contentos y denota que la fecha de salida podrá ser un impedimento para los ranking 2015 pero no tanto para que el disco llegue a  la mayor cantidad de oyentes interesados, que es lo que verdaderamente nos preocupa.

MD: Otra situación que llama poderosamente la atención, es la evolución de la banda. Dado que un disco es un producto grupal, ¿Sentís que cada uno de los integrantes entregó aportes sistemáticamente dejando todo de si? Y haciendo una retrospectiva de acuerdo a sus antecedentes, ¿Se ven posicionados como músicos de otra manera?

Guillermo: Si hiciera alusión a que los temas se resuelven mediante asamblea estaría faltando a la verdad y por lo tanto apelando a la típica respuesta estereotipada. Lo cierto es que con paso del tiempo aprendimos a dejar que cada uno vierta lo que mejor sabe hacer en cada disciplina que nuclea el hecho de tener una banda: desde la composición musical y literaria, pasando por el manejo de las fechas, la difusión, el arte de tapa, etc., etc., etc. Es decir que un disco es una producción colectiva como señalaste, pero que necesita -por lo menos en nuestro caso- la conjunción de esfuerzos individuales para concretarse, ya que es poco probable que todos los integrantes en un similar grado de participación puedan determinar todos los aspectos que hacen a la actividad, lo cuál no le quita legitimidad, sino todo lo contrario, porque a pesar de esto todos opinan sobre el resultado final y no se detiene el proceso hasta que el total de los integrantes estén satisfechos con el resultado.

Respecto a la posición que sentimos como músicos es que desde “Subversivo” logramos materializar lo que teníamos en mente a la hora de crear un disco. Es lo que diferenciamos de las etapas anteriores, donde el voluntarismo no era  suficiente para obtener los resultados sonoros y musicales deseados. Por eso siempre tratamos de superarnos, poniendo como meta fortalecer los puntos débiles que notábamos en cada trabajo y de ese modo seguir progresando musicalmente.

MD: ¿Al momento de componer toman como referencia a exponentes del heavy metal mundial, nacional o no se detienen a pensar en las influencias personales? Con el correr del disco, entendí que la propuesta no suena parecido a nada conocido. Te pregunto esto, ya que suele suceder muchas veces que los músicos escuchan bandas que poco tienen que ver con lo que tocan a diario, o bien, lo que dejan impreso en una grabación como esta.

Guillermo: Cuando se encara la composición lo más coherente sería tener un planteo propio de este hecho y una mínima idea de a donde se quiere llegar, más allá de las propias influencias, lo que implica –consciente o inconscientemente, ya que la materia sonora es objetiva- un manejo de la textura, la forma, la armonía, entre otras cosas, pero que al mismo tiempo sería difícil pensar que no estuvieran para nada influenciadas por la música que los integrantes han oído a lo largo de su formación. Por lo tanto las influencias operan en nuestra composición “por debajo”, ya que si fuera al revés no sólo seríamos una especie de “tributo encubierto” sino que además abordaríamos géneros en boga como el metalcore por ej. (en el que hay bandas que nos han influido considerablemente) y no hubiéramos elegido el Thrash como vehículo expresivo, que en definitiva es una postura estética conservadora. Nunca nos propusimos crear un género, pero sí reutilizar elementos musicales que nos parecían personales y quitar los que remitían claramente al estilo de otras bandas. Por eso cuando aclarás que no suena parecido a nada se podría decir a la vez que suena parecido a todo, debido a que en nuestra composición se produce un “mestizaje” entre diversos elementos derivados del heavy en algunas de sus vertientes, la música popular, clásica, el folcklore, etc., aglutinados y procesados por nuestra visión personal. Seguramente a muchos les parecería ridículo, pero dentro del metal aparecen (como un legado anónimo no consciente) elementos musicales que tienen llamativa similitud con otros que han sido desarrollados dentro de movimientos históricos. Por ejemplo, la utilización de ideas repetitivas sin direccionalidad (en los géneros más extremos del metal) se relaciona con el movimiento minimalista (académico), que a su vez toma elementos de las músicas étnicas orientales para colocarse en las antípodas de la concepción musical occidental, donde la repetición constante no era utilizada por considerarse inconducente. Por eso no perdemos de vista la historia musical que es una fuente inmensa de inspiración: el manejo del ritmo en Stravinsky, de la textura y armonía en Debussy, de la orquestación en Ravel, de la variación y elaboración en Mozart y Beethoven, el contrapunto artesanal en Bach, la modalidad en Satie, la movilidad no evolutiva de la música de los pueblos originarios, etc., etc., etc. Pensar en estas relaciones distantes es apasionante y permite sujetarse de otras influencias que aparentemente no tienen nada que ver (como mencionaste en la pregunta) pero que pueden determinarnos el curso de la composición casi tanto como cualquier banda paradigmática del Thrash Metal.

MD: Suele suceder comúnmente que la plataforma del heavy metal argentino es protestante y crítica del estado gubernamental en todas sus facetas. Al escuchar el disco, manifiestan en las letras ese sello social y hacen un análisis profundo de una serie de problemáticas. ¿Es esto una conducta espontánea o ya lo toman como la línea de descargo en materia lírica de la banda?

Guillermo: Efectivamente es la línea literaria que sigue la banda y no es espontánea, pero en este último disco Pietra ha escrito sobre otras temáticas que además de la política tienen que ver con casos puntuales y hasta introspectivos que dan diversidad a la propuesta y cubren también un espectro muy importante que es la concepción del individuo y como repercute la realidad en su organización psico-física. A pesar de esto, es cierto que la banda tiene una tendencia ideológica marcada que se ha ido profundizando y no solamente en las críticas hacia al poder ejecutivo del Estado, sino también en proponer una mirada fuera del esquema de pensamiento aparentemente antinómico que se nos propone, donde quienes se disputan el poder garantizan la sumisión de los pueblos al neocolonialismo, la híper-explotación capitalista del trabajo asalariado, el saqueo de sus recursos naturales y la conurbanización de los sectores desplazados y marginados por éstas prácticas.

MD: Una vez que tuve el disco el mis manos quedé impactado por el arte, su diseño, la fotografía y demás detalles que hacen a las producción del disco. Si bien desde la edición de “Libertario” empezaron a fijarse en cosas como estas, reivindicándolas en “Subversivo”, comprendí que hay un salto más que claro en la presentación de la banda. Este aspecto lo traslado a la imagen de la banda tanto en formato físico como virtual, lo cual es destacable. ¿Cuán importante es para ustedes mostrarse de otra manera, y eso cuanto crees que puede influir en la difusión del producto final?

Guillermo: Para ser sincero, si tuviera en cuenta el interés personal como oyente (que de los últimos diez discos que escuché creo que de ninguno conozco siquiera la tapa) y la circunstancia de saturación de información y su relativo fácil acceso que hacen que uno tenga cada vez menos tiempo y predisposición para valorar estas cuestiones, podría parecer no tan determinante, pero lo cierto es que si todo lo que rodea a la banda tiene una presentación acorde a la seriedad con la que se ha encarado el proyecto, seguramente a la vista de cualquier interesado las expectativas van a ser superiores y la calidad como obra completa tomaría una dimensión casi absoluta. Si bien hay grandes discos cuyo arte no se condice con la calidad musical, y siendo esta opción mejor que a la inversa, si puede darse la posibilidad de hacer buena música y acompañarla con un concepto artístico de calidad (como lo ha hecho Pietra López, que fue el encargado del arte del disco) esta opción es evidentemente la mejor de todas y creemos que se refleja en “Consumicidio”.

MD: Es lógico que desde que editaron “Sueños sin Final”, allá por el 2004, a la fecha, ha habido una evolución tecnológica de los medios de grabación, mezcla, masterización y demás cuestiones que se evidenciaron por ejemplo ya en la edición de “Subversivo”. Si bien esto de la “tecnologización” es una ayuda, se nota que trabajaron duro sobre el producto final no dejando detalles liberados al azar. ¿Qué nos podés contar al respecto?

Guillermo: Exacto, la tecnología es un medio para determinado fin y no un fin en sí mismo, así como puede brindar herramientas muy útiles también puede agudizar ciertos defectos, por lo cuál decidimos tomar una actitud de autocrítica objetiva y no detenernos hasta dejar el disco lo más perfecto que pudiéramos, que aunque detalles siempre quedan sabemos que hicimos lo humanamente posible para lograrlo. Además la grabación de las guitarras y el bajo fue hecha en casa de Mauricio Cikota (guitarrista) y la ejecución, grabación y edición de la batería por Carlos Córdoba, por lo cuál entramos al estudio de Adrián Charras (un gran técnico de grabación de Arrecifes) para finalizar el disco, lo que evidencia esta evolución de la que hablás porque pudimos ser también partícipes del resultado sonoro del mismo. Y es cierto que tratamos de no dejar detalles librados al azar. De hecho la producción final la hicimos nosotros mismos, la que nos llevó a debates y a veces hasta confrontaciones lógicas sobre el hecho de cómo debía sonar el disco, saldo que fue altamente positivo porque hubo un aporte de ideas diversas que ayudaron a obtener esa mezcla y ese master final.

MD: No son una banda que se caracterice por tocar seguido, aunque si quizás con mayor frecuencia en la provincia de buenos aires y otras provincias aledañas. ¿Habrá chance alguna de que hagan una presentación oficial de “Consumicidio” en la ciudad de Buenos Aires? o bien, ¿Compartiendo cartel con otras bandas también de renombre? ¿Crees que tocar con mayor frecuencia por el la ciudad citada les daría un mayor auge o no están interesados en eso?

Guillermo: Justo en este momento estamos por cerrar una propuesta de una banda amiga para hacer una presentación conjunta de nuestros discos en noviembre por capital. Pero la verdad es que tocar allá se hace siempre cuesta arriba. Una de las últimas experiencias que tuvimos fue en un recital autogestionado con otras bandas (de Provincia) donde con un porcentaje de las entradas hubo que rendir cuentas por el alquiler al lugar que además se quedó con la barra, por lo cuál se podría concluir que estuvimos pagando por el derecho a tocar en la gran ciudad y siendo usados para que un devenido pequeño burgués realice su negocio, lo cuál es ridículo, sobre todo teniendo en cuenta lo que estas bandas vienen luchando. Si bien la respuesta del público fue buena, habría que replantear los mecanismos por los cuales se realizan estos shows, ni hablar de la aberración que algunos organizadores cobran un número importante para tocar con las supuestas bandas de renombre. Estas cuestiones un tanto repulsivas nos lleva a que los del interior sigamos profundizando los lazos que tenemos tierra adentro con los más olvidados, los que están un poco fuera de ese círculo del cipayo-internacionalismo porteño, que son fieles a las bandas que cargan con la dura tarea de hacer música hoy en la Argentina, no sé si esto nos da mayor auge pero sí mayor felicidad.

MD: ¿Son del tipo de bandas que ensayan poco, o son rutinarios y mantienen una estructura en ese sentido? O simplemente, ¿Se afianzan a las virtudes de cada uno dentro de la banda? Daría la impresión que discos como este solo se conciben con práctica, más allá del empuje y la garra que cada un pueda poseer.

Guillermo: La verdad es que ensayamos muy poco, principalmente porque estamos repartidos entre Salto, Pergamino y Rosario, y porque tenemos nuestros compromisos fuera de la banda. Por eso a la hora de componer y grabar el disco hacemos un sacrificio descomunal (lo que implica por supuesto mucho estudio, práctica, grabaciones preliminares, correcciones, etc.) que de no ser así se nos haría imposible lograrlo.

MD: ¿Cuanto influye en el esquema de la banda formar parte de un sello como Pacheco Records con Icarus Music distribuyendo? Da la impresión que la banda está en un punto de maduración para ser “lanzado al mundo hoy”, parafraseando a V8.

Guillermo: Es muy importante ya que notamos que aunque “Subversivo” generó mucha más recepción del público que los discos anteriores, no logró quizás la difusión que merecía y es un disco en el que depositamos muchos esfuerzos. Por eso sabíamos que después de tantos años y con un cuarto disco en las manos no podíamos arriesgarnos a que se diluyera un trabajo que fue el fruto de mucha dedicación y sacrificio y que queríamos que llegara a cuanto oyente pudiera interesarle. Por eso a pesar de que no ha pasado mucho tiempo desde que salió “Consumicidio” por Pacheco Records con la distribución de Icarus notamos que está teniendo una muy buena difusión y la posibilidad de que gente de otras latitudes pueda adquirir el material. Tampoco hay que restarle importancia a internet, medio por el cual se ha dado a conocer mucho el trabajo de la banda, y que antes de salir el disco fue notorio el interés manifestado en las redes por escucharlo.

MD: Volviendo al tema de las letras, ¿Que cosas se te movilizan internamente cuando hablás en los discos de violencia, asesinatos, desigualdad, abusos y otros tantos males de nuestra sociedad, o bien de al menos de una parte de ella?

Guillermo: El encargado de escribir las letras es Pietra López, vocalista de la banda, por lo que no podría hablar en su nombre, pero algo que seguramente moviliza y mucho son las dos caras de la violencia, su trasfondo. En muchos casos se habla de la violencia ejercida desde “arriba” que evidentemente genera una respuesta de “abajo”, pero a la hora de la criminalización ya sabemos quienes son los señalados y la exigencia de mayor represión a los mismos -por parte de ciertos sectores- lleva inexorablemente a una legitimación de esta sociedad de clases, del sistema capitalista y sus variantes económicas impuestas que aún hoy, aunque sin consensos de Washington, siguen apelando a distintas versiones del neoliberalismo encubiertas con rótulos más amigables, donde se percibe igualmente que los sectores que aumentaron sideralmente sus ganancias y vivieron a costa del pueblo son los mismos de siempre: los que ejercen la violencia de “arriba”.

MD: Me enteré que están por dar a conocer el primer video oficial de “Consumicidio”. Contanos un poco la experiencia. ¿Pensás que un video trabajado con tanto esfuerzo les daría mayores chances como banda de ser más reconocidos aún de lo que ya son?

Guillermo: Sí, la experiencia ha sido muy interesante. La historia tiene que ver básicamente con dos momentos en la vida del personaje que están representados por dos actores: el padre de Alejandro Minnino (bajista) y Santiago Boscacci,  que tuvieron su primera experiencia filmando un videoclip ¡y la verdad es que lo hicieron muy bien! La filmación estuvo a cargo de Jorge Noro y sus colaboradores, que tuvieron muy buena predisposición e ideas para lograr el cometido. Y efectivamente un video es un material de importancia porque de hecho algunos de los temas que mayor recepción han tenido son los que fueron difundidos mediante este formato.

MD: Por último, ¿Que sentís que le falta mejorar o madurar a OSAMENTA, y en caso de ser positivo, como entienden que lograrían ese cometido?

Guillermo: Siempre falta algo que mejorar en una disciplina con tantos ribetes, pero lo que primero viene a mi mente luego de la pregunta es el tema de cómo la banda debería sonar en vivo y con esto me refiero a las condiciones objetivas (los lugares destinados a las fechas, la amplificación, etc., que no siempre son los adecuados por las dificultades que se presentan para conseguirlos y solventar gastos de sonido) de las cuales no podemos modificar demasiado, y las condiciones subjetivas que son las que todavía no tenemos resueltas por el simple hecho de que no tenemos aún la solvencia para trasladar a más gente que nos ayude en una suerte de “logística” para estar un poco más desahogados de tareas, ajustar el sonido acorde a nuestras necesidades y poder ofrecer el mejor espectáculo posible. A la vez sabemos que, sobre todo en el interior, no sería comprensivo presentar mayores exigencias cuando las movidas son hechas a pulmón por gente que se la juega y trata de cumplir hasta donde sus posibilidades lo permiten. Por eso el público también debe comprender lo que cuesta organizar un recital o grabar un disco en las condiciones actuales para poder aportar su granito de arena y que la movida pueda crecer.

MD: Te dejo un abrazo grande y espero haberte hecho sentir como en casa con las preguntas.

Guillermo: ¡Muchas gracias Hernán! Muy buenas y elaboradas las preguntas. Gracias por interesarte en lo que hacemos. Un abrazo grande!

Autor: Hernán Mazón

E-mail: hernan@metal-daze.com
Facebook: https://www.facebook.com/metaldazeoficial
Twitter: https://twitter.com/metal__daze






























publica_aqui