OSAMENTA “Consumicidio”
Año: 2014 | País: Argentina | Género: Thrash Metal | Formato: CD | Sello: Pacheco Records
thumb image

Lista de temas:

1. Intro
2. Hijos de la tierra
3. Voces del pasado
4. En la línea de fuego
5. Esclavismo espiritual
6. Fronteras de un sueño
7. Entre tumbas de derrota
8. Para estar acá
9. Epitafios vacíos
10. Enemigo invisible
11. Sicarios del poder
12. Cuando el esclavo amenaza
13. Chacal

Hay bandas que gozan en la actualidad de la plenitud misma de un proceso evolutivo. Bueno, ese es el caso de OSAMENTA, banda que con su cuarto disco, a mi entender, definitivamente se encamina como una de las mejores bandas del país, no solo en el género que practican, sino en todo contexto. Fundamentos voy a tener varios para sustentar esta idea, pero inicialmente creo que va a estar bueno comentemos un poco acerca de ellos para quienes no los conocen o los tienen a medias. El grupo es oriundo de Salto, provincia de Buenos Aires y es una banda remadora, como muchas de las que llegan desde el under, pero a diferencia de otras, la banda thrasher nos convoca para esta reseña con su cuarto disco de estudio, si, lo que no es poco bajo esa connotación.  Después de unos demos iniciales clásicos para darse a conocer, OSAMENTA editó tres discos antes de “Consumicidio”. A tal fin estos han sido “Sueños sin final” (2004), “Libertario” (2008) y “Subversivo” (2011). Algún que otro cambio de formación, producto de la evolución y altibajos a los cuales se someten distintas bandas, los vea hoy forjados como un quinteto súper sólido que poco tiene que envidiarle a cualquier banda que llega desde afuera como precursora del género.

Establecidos en la actualidad por Alejandro Mininno en el bajo, Mauricio Cikota y Guillermo Córdoba en las guitarras, Pietra López en la voz y Matías Ríos en la batería OSAMENTA es una banda de thrash pero que fusiona en el género mucho de nuestro heavy nacional, interpretando y sustentándose con letras que protestantes que no hacen más que atacar en buena forma el sistema estatal, más vivencias personales entremezclados con cuestiones casi de fábula, pero en definitiva, una banda con mucho contenido social. De hecho no se si habrás visto la entrevista que realizamos hace unos días atrás con Guillermo Córdoba, guitarrista de la banda, en la cual no solo se puede ver el trasfondo musical de la banda, sino que también denotan de que estamos ante seres humanos súper formados y con mucho contenido social, político y humano entre sus dichos.

Y déjenme decirles de que no le voy a esquivar el bulto, y debo reconocer que es uno de los mejores discos a nivel nacional que he escuchado durante el 2014. De hecho hablando con Guillermo, esto se lo manifesté, contándole de que entiendo que fue una pena que la banda no edite el disco en el año corriente, ya que de ser así, y sin saber de los discos que puedan venir de acá en adelante estoy en condiciones de decirles que junto al disco del EXILIO y NO GUERRA han sido de los mejores del año que pasó. Pero bueno, sin muchas más premisas y conjeturas debemos de focalizarnos en lo que es “Consumicidio” como tal. El disco es álgido, contundente, de violas muy potentes, de un contenido lírico impecable. No le falta nada. Desde la intro que corre, dando su primer estocada con la violenta y potente “Hijos de la tierra” la banda no encontró mejor manera de dar inicio al mismo de manera tan acertada. Pesada, heavy, moderna y cuantos adjetivos calificativos podríamos poner acerca de ella. Pero desde el vamos es importante que sepas que es un disco que invita al headbanging permanentemente. Sus melodías y riff’s son siempre atragantes y no permiten que te aburras. Hay un gran trabajo vocal de Pietra siempre, con unas variaciones muy poco escuchadas dentro de nuestra movida, demostrando su no solo potente trato vocal sino que también se presenta como un cantante innovador.

Los trabajos de las guitarras durante todo el disco son más que interesantes y no hay canción que quede renga sin solos de guitarra o por cortes de batería más que contundentes. En ese sentido demuestran su faceta clásica, ya que sus composiciones son estrofas, estribillos, solos de guitarras, vuelta a la estrofa y vuelta al estribillo, pero todo muy bien conjugado. Situaciones de estas se viven en canciones más trabadas que la anterior como “Voces del pasado” o bien en “En la línea del fuego”. Esta última es de las más rápidas, pero que a pesar de su velocidad nunca pierde limpieza y estilo. Juega con velocidades intermedias y se encargan de crear unos climas únicos. Me encanta el trabajo de la guitarras, definitivamente es un gran logro del disco. Otorgan a las canciones melodías únicas que por momentos esbozan con sus sonidos facetas de nostalgia que solo podrían ser comprendidas por un metalero. Si bien son todos temones, probablemente “Esclavismo espiritual” se alce como el primer gran tema del disco cuando uno lo escucha. Tiene todo, no le falta nada. Buena letra, buena base, buenos riff’s y un estribillo que te vuela la capocha. Situaciones de este tipo también se vivencian en “Fronteras de un sueño”. Escuchalos y contame.

“Entre tumbas de derrota” es otro temón, solventado por todo lo que la banda puede dar. No quiero ser tampoco redundante con mis dichos, pero es un disco muy sólido. No tiene baches y dejan bien en claro que no nos encontramos con músicos improvisados. Esta banda permite entrever que laburan y de verdad. El disco ha sido muy bien pensado, trabajado y masterizado. El punto más flojo de la edición probablemente se lo lleve la fecha en la cual fue editado (Diciembre de 2014) y no en enero de este año como alguno podría haber supuesto. Pero bueno, a mi entender hubiese sido el premio justo para arrancar el año brindando, aunque también es válido que después de tanto tiempo de trabajo y esfuerzo que una placa así demanda, se brinde al finalizar para “Para estar acá”. Ahora bien, si bien toda la placa es súper disfrutable, todo oyente tiene un hit que toma como propio, y el mío del disco es sin lugar a dudas “Epitafios vacíos”. ¿Por qué? Bueno, es el tema que resume todo lo que la banda puede dar. Despliegan todas sus armas como músicos con total destreza y bajan un cambio. A diferencia de los anteriores, es un tema más tranquilo pero con la furia que caracterizó al disco desde lo que ya hablamos. Tiene muchos arreglos, quizás imperceptibles al oído del oyente, pero están geniales y la rompen todos. Son de esas canciones que no vas a querer sacar de tu reproductor de mp3, menos aún corear su estribillo.

Para el último tramo del disco, la banda se despacha con canciones como “Enemigo invisible”, que no es más ni menos que un caño. También me voy a permitir decir que es una canción que en su estribillo me hizo recordar a los argentinos de VORAX. Probablemente la manera en la que se entona el mismo diciendo por ejemplo “…y a quién culpar…” me transportó a ese instante. También si los vemos desde ese punto de vista, el comparativo, que ya es un clásico cuando uno tiene la chance de escuchar un disco, la banda posee características que los emparentan mucho con los californianos de TESTAMENT. Pero ni lerdos ni perezosos no son para nada una copia fiel, a pesar de que nos den la posibilidad de entregarnos en el paladar parte de ese sabor. Para el cierre llegan tres joyitas también, como “Sicarios del poder”, “Cuando el esclavo amenaza” y “Chacal”. Le otorgan al disco el cierre preciso que probablemente se buscaba. Esto lo destaco ya que no es fácil mantener entre trece temas que todas las canciones sean tan entretenidas. Siempre hay alguna que no es tan buena como la otra, pero para el caso en cuestión nada de eso podemos decir.

Estamos ante una banda muy rica, en todo contexto, los invito a que los busquen a indaguen acerca de ellos. No solo estamos ante un grupo que ha apostado a la faceta musical, sino que también han mejorado mucho su imagen, diseño y presentación, lo que creo que en definitiva los llevará a recoger más laureles de los que ya han cosechado en estas cuatro placas y tienen con que sustentarlo. Ojalá, que desde el under, puedan servir como ejemplo a otra tanta cantidad de bandas que arrancaron desde abajo, y que sin ser cabecera de cartel, tienen mucho por contar a través de sus sonidos. Hay alguien que dijo que si “entre los hermanos se pelean los devoran los de afuera”. Bueno, afirmo eso y lo llevo a nuestro terreno de metal, tal cual cuando llega un disco para que uno saque conclusiones. A veces las críticas buenas o malas siempre sirven para construir. Particularmente en este disco ni haciendo el esfuerzo tendría la capacidad suficiente de encontrar “sin sabores”, lo que no quiere decir que vos que también lo escuchaste los hayas encontrado. Si es así, hacémelo saber, lo sabré entender.

Autor: Hernán Mazón para Metal-Daze

Contacto con la banda: https://www.facebook.com/pages/Osamenta/130682803654295  

Se agradece Carlos Noro, responsable de prensa de la banda,  por la facilitación del material.




























publica_aqui