OCTOBER FALLS – Kaarna
Debemur Morti Productions
thumb image

Muchas bandas en diferentes momentos de su Carrera editan algún compilado; a veces es en vivo, otras es simplemente lo más exitoso y en algunos casos una selección de las mejores canciones. En el caso de OCTOBER FALLS ninguna de las opciones aplica porque no tocan en vivo, no tienen hits y por ende es difícil decidir cuáles serían las mejores canciones. Sin embargo, en esta ocasión nos sorprenden con Kaarna, un extenso compilado de 92 minutos, que reúne todas las composiciones acústicas desde el 2002 al 2010.

Bien, para una banda como esta, que se ha movido siempre en el under y que recién con el último trabajo ha salido un poco, apenas, más a la luz por su cambio de estilo y la participación de Tomi Joutsen (AMORPHIS), un compilado de este calibre resulta, en primera instancia no se entiende. ¿Era necesario? No. Tranquilamente podríamos agarrar nuestros discos y generar nuestro propio compilado juntando los acústicos. Sin embargo, creo que a muy pocos se les ha ocurrido y creo que ahí está el punto a favor de la edición.

Si bien la grandeza de OCTOBER FALLS radica en la facilidad y la magnificencia con la que combina diferentes atmósferas y pasajes musicales, yendo de algo completamente acústico a otra cosa mucho más densa, pesada y oscura, las composiciones acústicas conllevan en sí una magia única. Y toda esa magia y emocionalidad junta en una sola edición cobra una dimensión mucho más grande que la que ya tenían. Más aún, en palabras del propio Letho “Todas las sesiones están sin cortes en esta edición de manera tal que cada edición individual es ahora un único track en vez de estar separado en temas, un error que cometí en el pasado y que ahora quiero enmendar” y continúa “Kaarna es un momento sagrado de intensa inspiración; un momento puro y sereno”. De esta manera permitirse el momento para disfrutar de esto, dedicarse 90 minutos a escuchar todas las composiciones acústicas de OCTOBER FALLS es dedicar un momento a uno mismo, a un viaje mental e intenso a través de los bosques y parajes nórdicos en busca de aquella tranquilidad y armonía que la vida moderna nos ha robado. Es sumergirse en las propias emociones y dejar que la música inunde nuestros oídos y mente, barriendo todo aquello que nos perturba dejándonos libres de pensamiento aunque sea por un instante.

Insisto, no hay nada nuevo aquí. Una edición innecesaria, exclusiva para fanáticos, pero que de otra manera quizás nunca hubiésemos siquiera imaginado la posibilidad de combinar todas estas composiciones en una única oída. Y el efecto es realmente gratificante.




























publica_aqui