thumb image
OCONNOR EN VIVO EN BUENOS AIRES: “Vive siempre en mi pobre corazón…”
Fecha: 28.03.2015 | Lugar: Teatro Vorterix

Vive siempre en mi pobre corazón…

Pasaron casi tres años para que OCONNOR, la banda del ex cantante de HERMÉTICA y actual frontman de MALÓN, vuelva a los escenarios. Si miramos hacia atrás, probablemente entendamos como fans, que esto no es algo que probablemente hubiésemos imaginado, pero la realidad indica que de igual manera que se fueron, volvieron; así, casi de sorpresa, y con sorpresas de por medio. En este plan de retorno de la banda, con ya una serie de shows programados por el resto del país, sería el Teatro Vorterix el lugar indicado para romper el hielo, teniendo como única finalidad poder darle a sus seguidores un recital a la altura de las circunstancias que deje atrás la ausencia. Fueron claves en el desarrollo del mismo, un muy buen sonido, un confortable juego de luces y un desempeño musical más que óptimo por parte del ahora quinteto. Sin bandas soportes de por medio, el grupo había anunciado a su público días previos al concierto, que se vayan preparando para un recital distinto, de largo trecho, mensaje en el cual dejaban entrever que por su duración, recorrerían la basta discografía de la banda. Y fue así, que sin muchos titubeos de por medio, la banda logró su cometido, afirmándole a sus más acérrimos seguidores a través de las melodías musicales generadas, que, acá están y más vivos que nunca.

Y si vamos al caso, coincido con la banda en entender que la vuelta tenía que ser así, con un recital que deje atrás esa ausencia, ofreciendo treinta canciones, si, treinta, recorriendo todos los discos, permitiéndose tirar toda la carne al asador. Por otro lado, como muchos de ustedes saben, la banda, por primera vez en su historia, desde que fue gestada allá a fines de los ‘90, lo haría con dos guitarras. Para la ocasión, sería de la partida su último guitarrista oficial, Iván Iñiguez, y un viejo conocido de la casa, Fernando Cosenza, quién si bien tuvo un impass en el grupo, volvió con los aires renovados, de mucho mejor semblante, demostrando que el paso del tiempo lo ha hecho madurar musicalmente más aún. El resto del quinteto claro está, se encuentra conformado por el cerebro y artífice oculto que posee la banda, mi tocayo, Hernán García, en las cuatro y contundentes cuerdas; Pablo Naydón en los parches, quién para la ocasión presentaría raramente una ostentosa batería con dos bombos (suele tocar siempre con uno solo y doble pedal), y por último, la voz del metal Argentino, Claudio Castro, más conocido como Claudio O’connor. A todo esto también que la banda transmite a través de cada uno de sus integrantes, se le han sumado en la actualidad una serie de detalles desde algún teclado pre grabado y otro tipo de mejoras artísticas.

Bien, bajo esta serie de preámbulos, debemos hablar de este caldeado show, y lo vamos a hacer desde dos puntos de vista, interactuando con cierta congruencia entre ambos: el emocional, como fan, y el objetivo, periodísticamente hablando. Y debo aclararles que no es fácil como cronista cuando uno tiene una pasión en particular por la banda, y a la vez toca escribir acerca de ella, como es mi caso, con lo cual, haberlos visto durante años como seguidor de primera línea, seguir siéndolo y ahora poder dar una opinión de su vuelta, se ha transformado en un desafío periodístico, cual paralelismo con ellos quizás tenga, a la hora de hablar en volver y poder entregarse a sus seguidores nuevamente. Yendo ya a los hechos, la cosa arrancó puntual, minutos después de las 20.30 hs. ante un Teatro Vorterix de entradas agotadas, chance que tienen contadas bandas locales en hacerlo. Seguramente sea un factor clave para que esto suceda, el retorno de la banda en si, con lo cual, el combo era el óptimo de un show de esta envergadura. Calor, ansiedad, algún refresco, algo para fumar y el conversar con el de al lado, mientras se esperaba la salida de la banda, eran los condimentos que se podían catar. Y fue justamente a través de “Hacedor de Terror” que se daría apertura al tan esperado banquete después de que una breve intro suene. Desde acá, hasta el tema número veintiocho la banda no se daría respiro y esto hay que destacarlo. Solo para los bises descansarían un minuto, para volver y despedirse con más furia aún con la que empezaron. Esto lo revalido y destaco, ya que para la mitad del set, se los veía cansados, pero así todo se la re bancaron en todo contexto.

El desempeño de la banda fue superlativo y superaron expectativas por doquier. En formato dos violas suenan mucho más contundentes, y los pequeños vacíos que podían llegar a tener en vivo con una sola guitarra, han quedado en el olvido. Así todo, en un recital tan largo, algunas cosas pueden fallar, y quién para la ocasión la padeció fue Iván. Desconozco los motivos, no se si era el cable, la pedalera, el canal por donde salía la viola o que cosa, pero el guitarrista no la pasó bien en parte del show. Los cortes de su guitarra probablemente no lo pusieron cómodo, generando como consecuencia, ciertas desconcentraciones propias del malestar. Así todo, con esos cortes de por medio, que por momentos fueron más evidentes, hicieron que tanto el guitarrista como la banda, no bajen el pie del acelerador, al contrario, redoblaron esfuerzos y se dieron el lujo de presentar por primera vez en vivo el single recientemente dado a conocer, “Castigo y Perdón”.

No me voy a detener a contarte que pasó entre tema y tema, estaría hasta pasado mañana con los detalles y quizás no me leerías, por este motivo, bajo un análisis global, pretendo que vueles, y te imagines lo que puede llegar a suceder cuando visiten tu ciudad, o bien, revivas el presente concierto. Hay matices que en el show fueron recurrentes y viéndolo desde ese punto de vista, estamos en condiciones de afirmar que Claudio tuvo una fantástica noche desde la parte vocal, lo que no es poco y amerita destaque. Si bien el líder rezongó en más de una oportunidad sobre el escenario con los retornos, se las arregló como pudo, obsesionándose por momentos con su sistema inalámbrico. Hay que cantar treinta temas casi sin descansar eh! Pero bueno, Claudio lo hizo, como también pecó de honesto al momento de ejecutar “Jardín de la Eternidad”, donde el frontman le pidió a la banda que paren ya que había empezado cantando “La Gran 7”  (risas), se escuchó: “Pará, pará…canté cualquier cosa…vamos de nuevo”, o bien, como fue el caso al olvidarse de algunas partes de la letra durante la ejecución de “Deseo”. Pero estos detalles han sido anécdotas amigos, y muchos de los presentes lo vivieron como un acto cómico y no como algo desagradable.

Sabemos que esto es una marca registrada en el, pero cuando uno es seguidor hasta eso le banca, ¿o me equivoco? Por otro lado, musicalmente hablando, tanto Pablo, como Hernán y Fernando, tuvieron una noche imaginada. Pablo estuvo extremadamente prolijo, casi sin pifies como quién dice, y Hernán, siendo el hilo conductor del grupo como suele suceder. Por otro lado, bien cono dijimos antes, Fernando tuvo un lucimiento muy particular, manifestando que no estamos ante una banda improvisada, la cual ha ensayado, sigue ensayando y ya tiene bajo la gaveta, una serie de temas nuevos junto con el dado a conocer. Vale la pena destacar también de que el sonido fue muy bueno y desde donde te parabas se escuchaba bien, con pocos y limitados acoples lógicos en un evento cargado de adrenalina. En este sentido, ni lerdos ni perezosos, contrataron a un experimentado en la materia, Mario Breuer, quién si de antecedentes hablamos, era el indicado para operar en este esperado retorno.

El sello rockero/metalero de la banda sigue vigente, a pesar del paso del tiempo fuera de las tablas, lo que nos permitió durante todo el evento subir y bajar emocionalmente en simultáneo. Sonaron todo tipo de canciones; picantes, ásperas, emotivas, sentimentales, personales y el público acompañó siempre con mucho respeto. A diferencia de los shows de la banda dio en su momento, no se oyó en exceso pedidos por parte del público en referencia a canciones de “La H”, lo que me lleva a pensar que probablemente sea un claro síntoma ante la ausencia prolongada de la banda. ¿Y sabés que? Me parece bien, OCONNOR es OCONNOR, tiene doce discos entre los de estudio, en vivo y tributos, con lo cual hay material para mostrar y reivindicar. Entiendo que esto no es fácil de poder sostener en un show de esta duración, más aún cuando hablamos de una banda tan emblemática como esa donde Claudio tuvo la chance de ser engranaje irreemplazable, pero bueno amigos, la realidad indicó que la tolerancia estuvo a flor de piel y se escucharon merecidamente al unísono más de un “Ocoooooonor, Ocooooooonor…”, que otra cosa.

Intercambiando experiencias días atrás con un colega de una conocida radio del interior de Córdoba, le manifestaba en cuan bueno está que las bandas recapaciten como tal, dejen atrás asperezas, si es que las hay, y vuelvan al ruedo. Si vamos al caso, muchas lo han hecho, MALÓN ha sido un caso, A.N.I.M.A.L el más reciente, como asimismo otras tantas que han elegido el mismo camino. Por lo pronto, me queda decirte que las ansiedades contenidas por muchos han sido liberadas ya. Por esto y mucho más, brindo por la vuelta de Claudio y sus secuaces, ya que si no hubiera sido por ellos, y si el tiempo seguía corriendo con la banda separada, quizás me hubiese tenido que dedicar a escribir efemérides de OCONNOR. Está bueno aferrarse al legado discográfico de una banda en su ausencia, pero para serte sincero, me parece mucho más loable disfrutarlo en persona. Por suerte volvieron y te lo pudieron contar ellos mismos arriba del escenario; nosotros simplemente nos transformamos en un puente. Ojalá que la ecuación siga comportándose de la misma manera. Vos poné una ficha más.

Texto: Hernán Mazón
Fotografía: Sebastián Michia

Setlist: 01- Hacedor de terror 02- Castigo y perdón 03- Enroscando al mundo 04- Reza a la indiferencia 05- Cuantas palabras 06- Jardín de la eternidad 07- Reflexión 08- Quien pudiera 09- Hasta ser libre 10- Ana no duerme 11- Nada nos quieren dejar 12- Jungla 13- La lima del ritmo 14- Atrapado en la red 15- Sangre para el rey 16- Vida perra 17- Caníbal 18- No te aflijas 19- Salí a buscar 20- Rock del suicida 21- La maldad 22- Deseo 23- 1976 24- Camino a ciegas 25- Pagando por tu actitud 26- Reventar o morir 27- Discordia 28- Una pena en Godoy Cruz 29- Río extraño 30- Se extraña araña

Agradecemos a Jowi Klawir, responsable de prensa de California Sun, por la acreditación al evento.






























publica_aqui