thumb image
NRW DeathFest 2014
Wermelskirchen, Alemania (19. / 20.09.2014)

Por Maximiliano ´´Deathmax´´ Lizondo
(agradecimiento especial a Diego Martín Atienza Suarez por las observaciones)

Saludos lectores de Metal-Daze! Antes que nada quiero decirles que es un enorme honor y placer poder escribir esta review para un medio que siempre he admirado y apoyado. Para cuando esta review sea publicada, tendré un honor aún más grande cuando conozca en persona al fundador y mastermind detrás de Metal-Daze.

Pero bueno, basta de introducciones y adentrémonos en lo más pútrido de mi mente para recordar esa maravillosa experiencia que fue presenciar por primera vez el NRW Deathfest 2014. Creo que es necesario aclararles que vivo en Argentina y ésta es mi primera visita a Europa, por lo que espero sabrán comprender mi fascinación por los sucesos que estoy a punto de describir. Lamentablemente, sólo pude asisir al segundo día del festival (sábado 20/09/14); pero recibí muy buenos comentarios acerca de la performance de las bandas del día anterior.

Luego de armarme de valor, chequear mil veces la locación del festival via internet y, principalmente, gracia a la infinita ayuda y camaradería del editor de éste medio (Walter, eres el puto jefe haha) me adentré en las profundidades de Wermelskirchen con el objetivo de encontrar el AJZ BAHNDAMM.
Por supuesto, me extravié mientras los locales miraban atónitos mi camiseta de NecroabortioN (genial banda de Argentina, por cierto). Afortunadamante encontré a un metalhead alemán que entendió mi horrible inglés y se ofreció a llevarme al festival (no recuerdo tu nombre amigo, pero muchas gracias por tu amabilidad). Una vez dentro del recinto, me sentí como en casa. Muchas almas de negro y puestos de merchandising por doquier (camisetas, hoodies, cds y vinilos de lo que se les ocurra), mientras que fuera del lugar se podía disfrutar de una nutritiva merienda a base de cerveza, salchichas y más cerveza. Esto es un festival de death metal, qué esperaban!?

Desafortunadamente, solo pude presenciar la última parte del set de GOATBLOOD pero el trío noruego me dejó una muy buena impresión. Quizás su black/thrash metal no sea de lo más original, ni mucho menos (su estilo me sonó como una mezcla entre los primeros Bathory, Mayhem y Sodom), pero saben ejecutarlo adecuadamente y con la actitud necesaria para provocar que unos
cuantos headbangers sacudieran sus cabezas en frente del escenario.

Finalizado el set de los noruegos, me dediqué a recorrer las instalaciones en busca de material para ampliar mi colección de monstruosidades. Escuché que hablaban en español, chequeé los discos y me alegré mucho de ver el nombre ZOMBIEFICATION. Me presenté y pude tener una agradable charla con Mr. Hitchcock (vocalista y miembro fundador) y Markho Kim (guitarrista en vivo y
también miembro de los mejicanos Disgorge), antes que se dispusieran a probar sonido. Me comentaron sobre lo genial de este festival y lo bien que estaba funcionando su gira europea. Obviamente, no dudé en tomarme una foto con ellos y expresar mi admiración por el trabajo de estos demonios mejicanos.
En cuanto a la performance de ZOMBIEFICATION, debo decir que estuvieron demoledores. Su death metal puede llegar a recordar al proveniente de Suecia (a esta altura ya saben de lo que hablo: Entombed, Grave y demás) pero sólo en algunos pasajes, ya que su sonido y ejecución es lo suficientemente personal y tienen ese toque que sólo poséen las bandas extremas de latinoamérica. Sonido ideal y setlist totalmente destructivo que conquistó las oscuras almas de todos los presentes. Nombrar algúna canción en particular sería en vano, puesto que todo el material deathmetalero ejecutado por los mejicanos fue excelente y tuvo una respuesta acorde de parte del público. Un
éxito.

Mientras aguardaba por los holandeses ENTRAPMENT, pude conversar y tomarme más fotos (debo haber parecido un turista oriental haha) con músicos de bandas como FLESHLESS y los fineses CORPSESSED, quienes se presentarían más tarde esa misma noche. ENTRAPMENT al escenario, sonó el primer acorde y todos supimos de inmediato que ese iba a ser un show demoledor. Y estuvimos en lo cierto, los holandeses mutilaron a todos los presentes con su death metal con rasgos de Entombed, Dismember y sobre todo de Repulsion. La voz y forma de rugir del growler/guitarrista Michel Jonker (único miembro fundador y líder) recuerda mucho al maestro Scott Carlsson, por lo que las similitudes con esa legendaria banda jugaron a favor de este cuarteto de enfermos. Sonido pútrido pero totalmente entendible, ejecución digna de profesionales, actitud desquiciada y un setlist basado en sus dos larga duración ( The Obscurity Within (2012) y el buenísimo Lamentations of the Flesh (2014) ) fueron los aciertos de ENTRAPMENT esa noche.

Antes que comenzara la performance de los suecos BOMBS OF HADES, mis ganas de chequear un puesto de vinilos en el exterior del recinto se vieron truncadas por una violenta tormenta…presagio de lo que estaba por suceder más tarde sobre las tablas. Llegó el turno de BOMBS OF HADES, banda que sinceramente sólo conocía de nombre. Grata sorpresa la de esta amalgama death/crust oscuro y blasfemo, sobre todo por la gran solidez en riffs y punteos de parte del vocalista/guitarrista Jonas Stålhammar (Darkcreed y también en los legendarios God Macabre). El resto de la banda, conformada por P-O “Wolfie” Söderback (guitarra), Butch Ekman (bajo) y Magnus Forsberg (batería, ex-Tribulation) sonó ajustada y dejó más que satisfecha a la desquiciada audiencia. Además, aprovecharon la oportunidad para presentar varios temas de su reciente placa “Atomic Temples“. Muy satisfactoria la presentación de los suecos.

Ahora sí, lo que probablemente fue/es/será uno de los puntos altos de mi vida; pero comencemos por el principio. Encontré el puesto de unas de las bandas del festival y en el pude ver a una persona escribiendo los precios del merchandising, era nada más y nada menos que Kyle Severn (baterista de INCANTATION, ex-Funerus, etc.). Obviamente, lo saludé y pudimos conversar un poco. Se quedó sorprendido de ver un argentino en ese festival haha. Resultó ser una persona muy amigable. Me despedí deseándole que tuviera un gran show, no sin antes tomar la foto de rigor. Luego, volví al exterior para visitar el famoso puesto de vinilos y fue en ese instante que pude ver a una mujer de pelo colorado y con bastón conversando con uno de los presentes…se trataba de la monstruosa Jill McEntee de Funerus!!!
Inmediatamente me sentí como un paparazzi en busca de la nota de su vida haha. Finalmente, pude encontrar el momento para presentarme y expresar mi admiración por su banda. Al tratar con este tipo de músicos es realmente increíble notar que, además de ser personas super amables y humildes, se quedan incrédulos y hasta algo incómodos cuando se les comenta lo grandes que son en otros
países (en este caso, Argentina). Cuando pensaba que mi día no podría haber sido mejor, se acerca  EL: la leyenda. Giro mi cabeza y me quedo estupefacto al ver a John McEntee de Incantation!!!…el jodido John McEntee que tocó en aquel legendario primer demo de Mortician que tanto atesoro, el que parió y sigue pariendo algunos de los mejores riffs y discos del death metal todo. Un pedazo de
historia metalera. Lo saludo con un fuerte apretón de manos y les digo a ambos que es un honor poder hablar con ellos, que son leyendas del death metal en mi país. John se acuerda del único recital que dieron en Argentina, aquel que sólo unos pocos afortunados pudieron presenciar en los 90´s. La reacción de ambos al ver la alegría de este argentino afortunado fue casi paternal/maternal haha. En fin, les deseé que tuvieran un gran show, me tomé la mejor foto de mi vida y me fui con una sonrisa de oreja a oreja.

Mi alegría continuó cuando vi llegar a mi nueva amiga Antonia Lucilla, a quién nunca conocí hasta ese día y que amablemente se ofreció a llevarme de regreso a Köln una vez finalizado el festival. (NOTA: En Wermelskirchen no hay buses ni trenes hacia Köln luego de la medianoche, por lo que publiqué en la página del festival si alguien de dicha ciudad podía traerme de regreso. Antonia: you ´re the best!)
Ok, vamos a lo que realmente interesa: llegó el turno de FUNERUS. Lo de FUNERUS fue devastador, sublime, oscuro, violento. Literalmente fuímos reducidos a lodo por el matrimonio McEntee y el baterista Frank Schilperoort (también en The Scarlet Claw).
Mención aparte para este muchacho, realmente no lo tenía ni de nombre pero aplastó sus parches de una manera que hasta el mismo Kyle Severn miraba asombrado y hacía headbanging desde un costado del escenario. Tocaron temas de sus dos discos (Festering Earth y el genial Reduced To Sludge) y un par de temas nuevos de futuros lanzamientos, entre los que se encuentran su próximo disco de estudio más un siete pulgadas a punto de ser editado. El estilo único que tiene John McEntee para tocar la guitarra es ideal para que Jill McEntee destruya todo a su paso con sus rugidos y el sonido punzante de su bajo. El death/doom metal del grupo es excelente, con pasajes realmente pesados y veloces pero también con otros mucho más lentos que son típicos del death/doom y que hicieron moverse como zombies a toda la concurrencia. Fue realmente genial hacer y ver a todo el público hacer headbanging al ritmo de John en uno de ESOS
momentos funerarios, durante uno de los temas ejecutados aquella noche. Fue un show perfecto, con ejecuciones certeras y con un setlist absolutamente demoledor. Sin dudas, uno de los puntos álgidos del sábado.

flyer_nrw_deathfest_2014

Luego de despedir con gritos y aplausos a FUNERUS, llegó el turno de los alemanes PROFANITY. Aplastante agrupación de death/grind/slam super técnico. Lamentablemente, no gozaron del mejor sonido de la noche y tuvieron varios incovenientes con la electricidad sobre el escenario, lo que demoró un poco su actuación. Tal vez sus canciones pecan un poco de ser demasiado extensas en
duración, aunque si que pueden tocar realmente bien. El baterista Armin Hassmann fue el que más me sorprendió, no entiendo cómo un ser humano puede tocar así de rápido, pesado y meter millones de fills en una canción. Lo aplaudo de pie. La labores del bajista Martin Bauer y el vocalista/guitarrista Thomas Sartor fueron también soberbias, éste último poseedor de una técnica envidiable y un muy buen gusto para los riffs. Muy buena banda, aunque me gustaría verlos con un mejor sonido para apreciarlos mejor.

Eran las 21 hs. cuando llegó el turno de una de las bandas que más me sorprendió en los últimos meses con su album ´´Abysmal Thresholds´´, los fineses CORPSESSED. Desde el comienzo de su performance, esta agrupación estuvo decidida a no tomar prisioneros y a mutilar todo a su paso. Su death metal con elementos lovecraftianos y ocultistas es realmente intenso, logrando una atmósfera decididamente malévola. Mención aparte para el vocalista Niko Matilainen, un auténtico demonio encarnado en músico profesional. El hombre verdaderamente estaba poseído: berreaba, arengaba, estrellaba el micrófono contra su cabeza al mejor estilo Phil Anselmo. De las mejores performances de un frontman que he visto. Los guitarristas Jyri Lustig y Matti Mäkelä escupían un riff endemoniado tras otro, disminuyendo la intensidad en momentos claves en plan death/doom (toda una delicia para los headbangers de la audiencia). Por su parte, el bajista Mikko Pöllä y el baterista Jussi-Pekka Manner formaron una base rítmica descomunal que permitió al resto del grupo masacrar sin compasión a los presentes. Así pues, el paso de CORPSESSED por el NRW Deathfest 2014 fue un éxito total y si fuera ustedes no les perdería pisada; espero ansioso su próximo material de estudio.

Luego de semejante demostración de maldad y violencia, los alemanes PURGATORY no lo tenían nada fácil. Sin embargo, supieron ganarse a la audiencia a base de un setlist explosivo y variado; desgranando bombas de toda su discografía y sobre todo de su último album ´´DEATHKVLT – Grand Ancient Arts´´ (2013). Su death metal con elementos thrash sabe de momentos brutales pero también de rebajes que hacen más rica su propuesta, sólo por nombrar una banda de referencia se me vienen a la mente los polacos VADER. Su vocalista Dreier (ex-Impending Doom) cumple su labor a la perfección, arengando y vociferando en cada tema. El tono de sus growls me recordó mucho a Piotr Wiwczarek (Vader), pero con un toque personal que va muy bien con el estilo de la banda. Por su parte, el guitarrista y segunda voz René Kögel (ex-Musical Massacre, ex-Procession) realmente es uno de los puntos fuertes de la banda; ya que la misma basa su poderío gracias a sus brutales y geniales riffs. La base rítmica conformada por Lutz Götzold (batería, ex-Deathtrap, ex-
Procession, ex-Musical Massacre) y Peter Wehner (bajo, ex-Painful Existence) fue imparable en todo momento, cumpliendo una destacada labor. Realmente disfruté mucho de esta banda, a la cual nunca había escuchado hasta ese día. A seguirles el paso, son muy recomendables.

Finalizada la performance de los alemanes, esperaba ansioso por ver la actuación de una de las mejores bandas extremas de sudamérica: por supuesto, me refiero a los chilenos UNAUSSPRECHLICHEN KULTEN. Es curioso que siendo de un país tan cercano, no podamos disfrutar en Argentina de las bandas extremas chilenas. Probablemente muchos de ustedes lo sepan, pero en Chile existe una escena
realmente maravillosa de agrupaciones que practican death metal, brutal death, black, doom y thrash de una calidad asombrosa (Dethroner, Inanna, Godagainst, Melektaus, Poema Arkanvs, Sadism, Thy Serpent’s Cult, Trimegisto, Thornafire, Cancerbero, Death Vomit, sólo por nombrar algunas). Por esta razón estaba realmente espectante por ver al culto sin nombre en vivo. Eran las 23 hs. cuando sonaron los primeros acordes y alaridos de parte del vocalista/guitarrista Joseph Curwen (ex-Magnanimus), cuando todos pudimos sentir que algo distinto y descomunal se avecinaba. Estos cuatro demonios sudamericanos, completados por el increíble baterista Butcher of
Christ (Exterminate, Plague, ex-Communion), el bajista Namru Impetradorum Mortem (Deceivegod, Insorcist, Magnanimus) y el guitarrista/coros Herbert West conjuraron todos sus demonios aquella noche para brindar un show increíble. Sin dudas, si Cthulhu escuchara death metal entonces UNAUSSPRECHLICHEN KULTEN sería su banda de cabecera. Es que la furia y oscuridad con la que el grupo ejecuta su death metal oculto es atrapante, letal y embriagadora. Pude observar como muchos quedaron sorprendidos por la performance de los chilenos, incluso desde los primeros dos temas. Una a una se fueron sucediendo las blasfemias del setlist, una más oscura y violenta que la anterior. Presentaron mucho material de su excelente y última placa ´´Baphomet Pan Shub-Niggurath´´, editado en vinilo de 12 pulgadas por el genial label Iron Bonehead Productions.
Furia descontrolada, punteos endiablados, riffs demoledores y momentos casi funerarios son los puntos fuertes de UNAUSSPRECHLICHEN KULTEN. Incluso la ocasión fue ideal para que promediando el show, el bajista Namru Impetradorum Mortem improvisara un solo digno de un Cliff Burton vuelto a la vida por el mismo Satan. Me considero fanático del death/doom metal, por
lo que el estilo practicado por estos demonios es de mis preferidos; sobre todo porque tienen ese toque que solo las bandas extremas sudamericanas poseen. Los headbangers de la audiencia también pudieron sentir eso, ya que al final del show quedaron encantados con la agrupación chilena. El culto sin nombre devoró las almas de los habitantes de Wermelskirchen aquella noche.

Pero todavía faltaba lo mejor y uno de los momentos que había esperado desde que comencé a escuchar death metal, la presentación de los legendarios INCANTATION. La multitud estaba ansiosa por recibir la violenta descarga de John McEntee (a estas alturas sería
una falta de respeto aclarar quién es), su mano derecha Kyle Severn (batería, ex-Acheron, ex-Funerus, ex-Vital Remains), Chuck Sherwood (bajo) y Sonny Lombardozzi (guitarra). Se apagaron las luces y sonó la intro instrumental de su más reciente trabajo, el genial “Dirges of Elysium“ (2014); lo cual no hizo más que aumentar la sed de sangre de los presentes aquel día. Segundos afuera y la horrible profecía tuvo su inicio con “Debauchery“, mutilando todo a su paso y ganándose a la multitud en segundos. El sonido fue perfecto, pesado, oscuro y malvado. McEntee parecía estar pasándolo realmente bien, asombró la monstruosidad de sus growls y la soltura con la
que escupía desde su guitarra un riff endemoniado tras otro. Al mismo tiempo ofició de maestro de la ceremonia macabra de aquella noche, arengando a los headbangers, pidiendo gritos y “horns up“ en alabanza al “death fucking metal“. Seguían las gemas del setlist, provenientes de clásicos absolutos como “Onward to Golgotha“ y “Mortal Throne of Nazarene“; asi como también temas de discazos como “Diabolical Conquest“ y “The Infernal Storm“ (este último uno de mis preferidos). La violencia desatada durante “Golgotha“, “Entrantment Of Evil“, “Carrion Prophecy“, “Invoked Infinity“ o “Ascend into the Eternal“ fue demencial. Fue realmente increíble ver a toda la audiencia sacudir sus cabezas y cuerpos marchitos al ritmo de McEntee, quien realmente sabe aprovechar al máximo las secciones más doom del death metal oscuro y profano de su bestia INCANTATION. Es necesario recalcar la enorme labor del guitarrista Sonny Lombardozzi, dueño de una técnica envidiable para ejecutar los riffs y sobre todo los punteos; algo no tan explotado en los comienzos
de la banda pero que fue muy bien aprovechado en los últimos trabajos discográficos. Lo de Kyle Severn a estas alturas no debería sorprender a nadie, el hombre es un auténtico monstruo tras los parches y su performance fue tan impecable como demoledora. Sin dudas, es el mejor baterista que INCANTATION tuvo y tendrá. Para no desentonar, la tarea del ignoto bajista Chuck Sherwood fue muy buena; conformando junto con Severn una base rítmica realmente asesina. Sonaban los últimos acordes de “Impending Diabolical Conquest“ durante aquella lluviosa noche en Wermelskirchen, con la banda habiendo mutilado y masacrado a toda la audiencia. Puños en alto, agradecimientos al público y aplausos de un lado y otro; INCANTATION había dado un show increíble. Pero los headbangers alemanes querían más, totalmente extasiados por la cremación blasfema que acababan de sufrir. El recinto casi se vino abajo cuando McEntee y cia. volvieron para una última blasfemia: la monumental “Anoint The Chosen“. Si existía en ese momento algún resto de humanidad en el público, la leyenda de Pennsylvania se encargó de erradicarlo sin piedad. Ahora sí, había llegado el momento de la despedida. La banda agradeció a todos los presentes, estrechando sus manos y aplaudiéndolos en muestra de gratitud; la respuesta del público fue igual de entusiasta. Así pasó el show de INCANTATION por tierras alemanas, logrando una performance monumental y dejándolo todo sobre el escenario. Personalmente, me sentí muy afortuando de poder presenciar por primera vez en mi vida un show de este pedazo de banda; algo que no sé cuántas veces podré repetir.

Como corolario queda felicitar la estupenda organización del festival, el profesionalismo de Thorsten y de todo el crew involucrado en la misma y la amabilidad y camaradería de parte del público. Esto fue una verdadera fiesta del metal extremo under. Por muchas más ediciones! Para finalizar, quiero agradecer de nuevo a mi amigo Walter Kohl por hacer posible esta increíble experiencia para quien escribe. Espero no haberlos aburrido demasiado con esta review algo extensa haha, si al leerla pudieron sentir un 10% de lo que sentí aquel día entonces mi tarea habrá sido cumplida con éxito. Salud, cheers, prost y death fucking metal!

P.D.: los invito a chequear Traumatic Records, label argentino de metal extremo que llevamos adelante junto a otro miembro de Metal-Daze (Gustavo Piccini).  http://traumaticrecords.bandcamp.com || https://www.facebook.com/TraumaticRecordsPage






























publica_aqui