thumb image
MAX & IGGOR CAVALERA EN VIVO EN BUENOS AIRES: “Entre ellos no se pelean y no los devoran los de afuera”
Fecha: Sábado 10 de noviembre de 2018 | Hora: 21 hs. | Ciudad: C.A.B.A. | Lugar: Teatro Flores | Bandas soportes: HUESO, MANIFIESTO & CASTIGO

Finalmente, después de un par de años, una nueva visita de los hermanos Brasileños más famosos dentro de la escena metalera de Sudamérica, diría presente nuevamente en Argentina. A diferencia de la vez pasada, cuando los CAVALERA habían llegado a repasar “Roots” por completo, en esta oportunidad vinieron a mostrar lo mejor de “Beneath The Remains” y “Arise”, dos puntales indispensables dentro del metal mundial cuando tengamos que ubicar a lo mejor creado por estos lados en un planisferio. Cinco fueron las fechas que la banda dio en nuestro país, un montón la verdad, quizás para los tiempos que corren medio inexplicable, o no, dependiendo del punto de vista del que lo veamos, pero la cuestión es que en cada lugar que estuvieron, prácticamente llenaron. Pareciera ser así siempre, los temas de antaño que tanto marcaron a la gente, siguen recolectando más frutos que cualquier canción reciente. Para suerte de muchos, desde hace algunos años a la fecha los muchachos han reconciliado su relación y estas cosas pudimos vivir.

La llegada de los CAVALERA sería en esta oportunidad al Teatro de Flores el cual ¿sorpresivamente? lleno, enloqueció con cada estocada de la banda que le completan el virtuoso Marc Rizzo (SOULFLY, CAVALERA CONSPIRACY) y quién oficia también como bajista de SOULFLY, Mike Leon. Afuera estaba horrible, lluvioso, complicado para llegar la verdad. De hecho arribé justo para la presentación de los Argentinos MANIFIESTO & HUESO. Y a decir verdad, MANIFIESTO me hizo recordar a esa banda thrash de la cual ya he hablado en su momento acá (ver link) y ahora no voy a hacer mucho más que revalidar eso que justamente “manifesté”. Tienen una polenta en vivo envidiable y suenan muy aguerridos. Quizás el volumen demasiado alto les jugó una mala pasada, pero con descaro y desfachatez la banda va al frente siempre. Repasaron parte del citado disco y algún que otro tema nuevo también tiraron sobre las tablas como primicia. Por otro lado, la gente de HUESO, bastante distante de su propuesta con el resto de las bandas (practican hardcore) mostraron un trabajo potente, que va para adelante y que a su vez con un mensaje opositor al gobierno actual denota la pureza del género. No hay mucho más que huevos en su propuesta y si tuviera que ponerme a analizar la historia del hardcore Argentino, no mucho más me trajeron a la mente como novedoso. Pero no debo dejar de decir que a pesar de que por momentos no sé entendía nada por cuestiones asociadas al sonido, la banda contagió parte de la onda desparramada arriba del escenario. Les recordamos que tienen un nuevo disco dando vueltas, así que googleen y saquen sus conclusiones.

Para ese entonces y con el escenario acomodado llegarían los hermanitos, los cuales no sólo han crecido a lo ancho, sino que si lo han hecho profesionalmente o al menos eso me quedó en claro después de haberlos visto una vez más. En el ambiente había mucha ansiedad. La verdad. Y para serte sincero, creo que es la mejor vez que me sentí con ellos, no solo por las visitas que me tocó atravesar con el tributo a “Roots” sino también con las visitas que ha dado Max con SOULFLY o bien ambos con los CONSPIRACY. Y por otro lado, una cosa no menos, fue percibir de cerca los sentimientos forjados por la gente, los cuales percibí fueron completamente distintos a otros sentidos. Me ha tocado ver al actual SEPULTURA y la verdad que ni por cerca generan lo que generan estos dos pibes, por primera vez lo experimento. Debo aclarar que soy de los que banca al SEPULTURA actual, pero si a los hechos me remito, los hermanos CAVALERA son los cimientos fundamentales de lo vivido en los ’80 y parte de los ’90 hasta que la historia se terminó. Por estos motivos, este tipo de convocatorias tienen el éxito que tienen y nadie está lastimando a nadie y tampoco nadie está robándole a nadie, por lejos creo que es algo completamente merecido para ellos así como para sus seguidores, por sobre todo para aquellos que han tenido la chance de verlos y otros tantos que no. De hecho, me tocó conversar con varios que me manifestaron diciendo: “es la primera vez que los veo a los hermanos en vivo”. Así que no tengo dudas de que la pasaron bien.

Yendo a la faceta musical, vuelvo a insistir, fue de lo mejor que vi. Nunca había visto a Max cantar y moverse de la manera en la que lo hizo y tampoco había visto a Iggor en el estado que vimos detrás de los parches, el gordo querido no bajó un cambio, impresionante. Por momentos, durante el arranque, el cual fue a pura adrenalina, parecían más una banda practicante de death metal que de thrash. Al palo mal arrancaron, dejando todo de sí y demostrando el cariño que guardan para con el público Argentino. El mejor sonido llegó alrededor del cuarto tema aproximadamente y de ahí siempre fue de mejor en mejor. Fue una macana prácticamente que el doble bombo no se escuche como nos hubiera gustado, pero bueno, tuvo su arreglo. Entre medio de un portuñol muy amigable por parte de Max -como escucharon en la nota que le hicimos acá- la banda elegiría un setlist con lo mejor de cada disco, dejando las canciones menos relevantes afuera del show (tal cual dijo su frontman) y complementando la historia con clásicos de “Chaos A.D.” y “Roots” y algún que otro cover.

De movida arrancarían arrebatando la noche con canciones como la homónima “Beneath The Remains”, “Inner Self” mientras Max hacía que la gente presente el tema por si misma, “Stronger Than Hate”, “Mass Hypnosis” donde también el frontman volvió a pedir gritando que completen la canción con su segunda palabra, “Slaves Of Pain” y cerraron la historia con “Primitive Future”. La segunda parte del show de vería embebida por “Arise”, canción con la que arrancarían la segunda parte del show, después de la clásica intro. Enmascarados desde el fondo con la linda bandera del tour, donde fusionan ambas portadas de los álbumes tributados, en el trayecto inicial del show elegirían canciones como “Dead Embryonic Cells”, “Desperate Cry”, “Alerted State” e “Infected Voice”. ¿Ven? De lo mejor de cada placa, aunque sin desmerecerlo, siempre sentí que los temas que quedaron afuera como “Hungry” o “Substraction”, por mencionar algunos de las dos placas, son canciones que rellenaron ambos discos, pero no los que pegaron fuerte (lo dijo Max, yo lo refundo).

Ya para el cierre, llegarían algunos tributos repartidos para MOTÖRHEAD con la interpretación de “Orgasmatron” y la sorpresiva ejecución de “I Believe in Miracles” de RAMONES. Si es importante mencionar que si bien venían tocando en todas las fechas “Ace Of Spades”, en esta fecha quedó afuera, con lo cual si me remito a lo que dijo Max en la nota de que el setlist de Argentina específicamente sería distinto, tanto no lo sentí. Quizás sí lo fue en las otras cuatro fechas que hizo la banda en nuestro país, pero bueno, de todas maneras fue recontra disfrutable. Los “Olé, olé, CAVALERA” fueron incesantes y en repetidas veces, a lo que Max en algún momento se atrevió a responder tirando alguna chicana como: “Este es el metalero SEPULTURA”. Me fui de Flores con más lindas sensaciones que las que imaginé en la previa, sinceramente. Lindo la verdad fue haber podido verlos en alrededor de una hora/veinte y vivir clásicos tocados en manos parte de sus creadores y eso nadie lo puede discutir o negar. Ver a gente que formó y forma parte de la historia del metal mundial en Sudamérica, es dignificante. No todos los días pasa.

Los hermanos CAVALERA son adorados a nivel mundial, y me la juego en decir que no debe de haber lugar en el mundo donde no se los conozca y reconozca, cosa no menor. Revivir este tipo de clásicos tocados por sus propios mentores, es una experiencia única. Me quedará siempre dando vueltas en el paladar el sabor de sentir quizás que la reunión de SEPULTURA estará más cerca que antes, ya que la mismísima boca de Max no hizo más que sacudir nuestra web diciendo que él haría una reunión solo por los fans, de la misma forma que dieron estos shows. ¿Será? No quedan dudas de que lo hizo por los fans y su bolsillo, lógicamente, viven de esto y es totalmente digno mostrar estas canciones. No me quiero imaginar que sucedería si también por la gente harían las paces con Paulo y Andreas. En sus manos está, cómo estuvo este show, del cual los presentes salimos más que satisfechos y agradecidos por escuchar canciones que quizás nunca más hubiésemos imaginado oír. Gracias locos… son de fierro, como el Gaucho Martín.

TextoHernán Mazón

Fotografía: Estanislao Aimar

Agradecemos a HP Prensa por la acreditación al evento.

| © METAL-DAZE.com Todos los Derechos Reservados |

GALERÍA:






























publica_aqui