MATUASTO “Sonda”
Año: 2015 | País: Argentina | Género: Stoner Rock | Formato: CD | Sello: Independiente
thumb image

Lista de temas:

1. Elefante
2. Sigo estando
3. San Marcos y el León
4. Ahí donde estabas
5. La libertad
6. Laberinto
7. Hemisferios
8. Involución (luces y sombras del matuasto)
9. Cada vez que entiendo
10. Calaveras

MATUASTO es una banda oriunda de Comodoro Rivadavia, Chubut, la ciudad donde justamente quién redacta nació y se crió. Son practicantes de stoner rock (por ponerles un rótulo), género del cual no solemos hablar en el portal, pero para la ocasión vamos a hacer una excepción. Y hacemos la excepción porque si bien ese rótulo a la banda le cae bien, transitan otro tipo de pasajes musicales en su propuesta que no tanto tienen que ver con el género en si. “Sonda”, su primer disco de estudio, es la manera en la que encontraron para presentarse artísticamente estos muchachos patagónicos. El CD goza de muy buena salud y fundamentalmente en cuanto a su sonido, tomando como eje la cierta frescura de sus canciones. Evidentemente la banda ha apostado a eso y si bien fue grabado por la región con bastante esfuerzo, el producto final es válido. Y digo esto ya que no abundan los estudios de grabación por la zona, así como tampoco tecnologías como las que podés encontrar en capital, menos aún, productores con oídos afinados en el género. Así todo, la banda como productora del disco ha hecho un buen laburo. Esto no quita que por el hecho de ser arte y parte les quite cierta objetividad al respecto, pero bueno, no han desacertado. Por otro lado, no han mezquinado recursos y a la hora de plasmar su arte y diseño, el cual revela una interesante propuesta para descifrar en su portada, así que amigos, el producto presentado en todo contexto es muy piola.

Arranca la placa con “Elefante”, canción poderosa y con onda, que en definitiva es el mote que mejor le cae al stoner en si y tiene pasajes bastante melódicos. La letra es repetitiva, pero tampoco queda mal, aunque el juego de los riffs de la viola dan con un salto de calidad. “Sigo estando” muestra a la banda con acompañamientos rítmicos dando uso a panderetas o cosa parecida, la cual cantada a lo Kurt Cobain los muestra un tanto más alternativos también. Por eso te digo, medio difícil es el rotulado como banda para ellos. Atraviesan momentos un tanto más blandos pero a la vez afinan la puntería y endurecen su propuesta, volviendo siempre a donde partieron, el stoner. En la tercera canción, “San Marcos y el León” la banda se muestra distinta desde las violas, con riffs un tanto más apagados y voces que te llevan a querer tararear un estribillo. El trabajo no es malo y si bien no hay lucimientos desde lo personal como durante todo el disco, la propuesta es sólida. Los solos de guitarra ejecutados por Ángel Alonso en el seno de la banda son escasos y prácticamente no se oyen. Si bien no les pediría algo elaborado a futuro, algún juego de violas les daría como grupo otra fuerza a mi entender. Ojo, tampoco es algo clásico del género, pero entre eso distinto que siento que dejan, podrían apostar a algo distinto igual. Parte de lo relatado sucede en “Ahí Donde Estabas” o bien en “La Libertad”, donde llegan los arreglos de plataforma más rockera.

La banda propone también cierta crudeza y un tanto más de fuerza en canciones como “Laberinto”, que es un toque más potente que las anteriores, más cruda y a la que en algún pasaje podemos emparentar con bandas como DOWN, fundamentalmente si nos posicionamos en sus riffs o bien en el trabajo realizado desde los parches por Diego Beliz. Lo mismo sucede en canciones como “Hemisferios” donde van al frente al compás de bata y violas y otorgando un poco más de cabida a las cuatro cuerdas lideradas por Carlos Barros y también donde aparecen otro juego desde los coros. Y pasa que también la banda se muestra con cierta impronta más grunge cuando uno escucha canciones como “Involución”, cual aparte de darle al disco un corte de estilo, lo hace con el género también. Las cuerdas estiradas clásicas del género también están presentes en canciones como “Cada vez que entiendo”, y hasta Charlee, su cantante se anima a hacerle algún guiño a PAPPO NAPOLITANO con su manera de cantar, al menos en el inicio de la canción. Y como si fuera poco, también le meten algún toque un tanto más psicodélico. En este sentido vas a sentir un dejo en su propuesta de bandas como BLACK SABBATH, RED FANG. SPIRITUAL BEGGARS, LOS NATAS, LA PATRULLA ESPACIAL, BANDA DE LA MUERTE, SAURON, SICK PORKY, entre otros tantos, y que seguramente en coincidencia, muchas bandas en definitiva sean del agrado de los ejecutantes.

Para el cierre llega “Calaveras”, que despide la historia valvularmente, bajo pulso denso y pesado, cual contexto planteado en el disco. Me deja la sensación que MATUASTO marcará un antecedente no sólo por haber grabado este primer disco, sino también porque posiblemente el día de mañana los recuerden como los precursores en la ciudad en grabar algo acerca de un género que cada día crece más y más federalmente hablando. Acá en Buenos Aires te diría que es ya casi moneda corriente desde hace un tiempo, allá no y en ese sentido es momento de reconozcamos este trabajo, que si bien justamente no peca de originalidad realza la imagen de la Patagonia en un contexto lírico y musical de antecedentes escasos, cual precipitación de la región y lo terminan transformando en una buena dosis de Rock Sureño.

Contacto con la banda acá.

Texto: Hernán Mazón

Agradecemos a la banda por la facilitación del material. | © METAL-DAZE.com | Todos los Derechos Reservados Facebook | Twitter |




























publica_aqui