thumb image
MASTERPLAN en vivo en Argentina: “Un plan maestro sin baches”
Fecha: 22.10.2015 | Ciudad: Ciudad autónoma de Buenos Aires | Lugar: Asbury Club | Bandas soportes: Velkhan y Centurio

Un plan maestro sin baches

Sinceramente no recuerdo cuando vino MASTERPLAN por última vez y tampoco me voy a poner a googlear. Le dejo esa tarea a sus más aguerridos fans. Lo que si se es que la banda del ya a esta altura histórico Roland Grapow, visitó nuevamente nuestro país con un show muchísimo más interesante de lo que yo presagiaba de antemano. El lugar, Asbury Club, que si bien como he dicho en otras coberturas, ha mejorado, tampoco es de lo mejor que hay en materia de sonido y luces. Así todo se han redoblado esfuerzos sus dueños en ese sentido y las luces y el sonido fueron mejores que las de ARKONA, que pocos días atrás había dado su show en el mismo lugar. Pero bueno, eso ya es anecdótico.

La cuestión es que le banda de Rolando después de su ida hace como 15 años de los co-terráneos HELLOWEEN, hizo de que el músico busque su propio destino, con varios altibajos y cambios de formación. En ese sentido, la formación que llegó a la Argentina no fue una oficial dado que su baterista actual Martin Skaroupka estaba de gira con los ingleses CRADLE OF FILTH. De esta manera su muy buen reemplazo fue el compañero de Rick Altzi en AT VANCE, Kevin Kott. La cosa es que si bien la banda llegó diezmada en cuanto a sus integrantes, como para restarle, tenían todos una gripe bárbara. Así mismo, dejaron todo arriba del escenario y cuando digo todo, es todo. Me preocupaba por sobre todo la voz de su cantante, el cual si bien no estaba al 100% con su garganta, la rompió literalmente. Había tenido la chance de hablar con ellos antes del que el show arranque y entre las cosas que hablamos manifestaron su enfermedad. Pero poco importó y realmente dieron un gran recital, cargado de buena onda y profesionalismo. Y gran justamente desde lo concebido musicalmente, dando a entender que tienen con que, más allá de que los avalen los pergaminos a través de los discos de estudio editados, más el reciente álbum en vivo “Keep Your Dream aLive” (2015). Y es justamente sin ir más lejos que a través de este disco revitalizaron el show del pasado jueves. Así fue que la banda durante todo el show se dedicó a recorrer su carrera, haciendo hincapié en los temas más relevantes e hicieron un solo cover de HELLOWEEN, “The Chance” de “Pink Bubbles Go Ape” (1991). De esta manera el recital fue de arriba para arriba. Arrancaron bien y terminaron mejor. Fuera de joda.

Respetaron bastante el orden del setlist del reciente disco en vivo citado y tocaron alguno más que otro fuera de lista. Pero yendo más al show, debemos decir que fue impecable. De movida nomas nos dimos cuenta los presentes que no sería un show cualquiera. Y no sería cualquiera por culpa exclusiva de los músicos, responsables del gran show. Se tocaron todo y con toda la onda. Verlo ya de movida tocar al baterista parado, arengando desde el fondo, fue realmente copado y eso solo fue el inicio. Por otro lado, demás está decir que tenían toda la onda. Del primero al último arriba del escenario, y si bien el mismo les quedaba muy ajustado, el público ayudó para que se sientan más cómodos aún. Y si de comodidad tenemos que hablar, quedó más que claro cuan suelto, seguro y práctico se lo vio a su líder, Roland Grapow y cuanta sorpresa me llevé al ver en vivo a Rick Altzi, quién no tiene una tarea fácil en reemplazar a los grandes cantantes que pasaron en la banda como Jorn Lande o bien como Mike DiMeo. Y la verdad que no se si está bien hablar de reemplazo, porque al parecer eso no le importa y lo demostró como tal. El pibe es súper virtuoso y tiene un rango vocal muy amplio y copado. Raspa cuando tiene que raspar, pero siempre con mucha melodía.

Literalmente la rompió con el micrófono y con la onda que le puso durante todo el show, más aún destacando que estaba mal de su garganta, pero evidentemente el heavy metal lo pudo más que cualquier cosa. De hecho minutos antes de empezar el show andaba entre medio del público sacándose fotos y charlando. Toda la onda, como el resto de la banda. Y si de onda hablamos, casi terminando el show invitaron a subir al escenario a Ignacio López de SKILTRON más un fan de Rick y de la banda, claro está, con el que se pudo palpar tienen un lazo de amistad, ligado a través de las cuerdas vocales. Fueron cautos, prudentes y muy prolijos. Pero también queda en claro que el que maneja la batuta es su líder, Rolando, el cual deja de lado el lado alemán más friolento para convertirse por momentos en un criollo más. De las clásicas de la banda sonaron “Enlighten Me”, “Spirit Never Die”, “Lost and Gone”, “Back for My Life”, “Kind Hearted Light” y “Heroes”, por nombrar algunas como las más destacables. Nunca sentí que falte otra viola a la banda y sea quizás del gran trabajo que realiza Jari Kainulainen quién se toca todo. También hay un buen laburo del tecladista, Axel Mackenrott, que aparte de tomar cerveza/whisky de lo lindo, rellena muy bien los espacios con su doble teclado. Pero volviendo a lo dicho anteriormente, es Rick junto a Roland quienes se llevaron los laureles, a pesar de que entiendo a la perfección que hay una banda detrás para que esto funcione. Por otro lado, si esperabas algún clásico de HELLOWEEN olvidate, ¿y sabés qué? No hizo falta. A fuerza de empuje con canciones como “Keep Your Dream Alive” o “Kind Hearted Light” hicieron que si alguien lo tenía en mente, lo olvide rápidamente. Para el cierre después de una breve ida al camarín cerraron con “Crawling From Hell”, presentando prolongadamente a la banda mientras el público coreaba la canción, sin tejer un momento aburrido.

Me ha pasado en otras ocasiones esto de ir un show con no tanta expectativa, y debo decir que fueron pocas las veces en las cuales me encontré sorprendido, como en otras también comprobé mi hipótesis negativamente. En esta debo decirles que quedé sorprendido y en buena manera, no sólo por la onda que le pusieron, sino también por la calidad vocal de su cantante (quién ya tiene un prudente tiempo en el seno del grupo), el talento de Rolando y el trabajo parejo de sus compañeros. Algunos amigos que habían visto a la banda con Jorn me dijeron que el rubio no funcionaba tan bien en vivo como lo hizo este muchacho. Yo me quedaré con la duda. De lo que no me va a quedar duda es que después de tantas idas y vueltas en la formación, parece que su líder dio en la tecla y espero que pueda mantener esta estructura en su lugar por ese tiempo que podría inspirarles aún más madurez. De ser así, probablemente sigan sorprendiendo a más gente, como fue mi caso y quizás el otros presentes. Generalmente uno siempre después de un show se retira pensando en lo que el mimo le dejó. Hoy a una semana del mismo me voy a limitar a afirmar que si vuelven, repetiría mi asistencia.

Texto: Hernán Mazón

Fotografía: Maru Debiassi

 Agradecemos a Antonella Minutola, responsable de prensa de 4G y California Sun, por la acreditación al evento.






























publica_aqui