thumb image
MACHINE HEAD en vivo en Argentina: “Cirugía exitosa”
Fecha: 04.06.2015 | Ciudad: Ciudad autónoma de Buenos Aires | Lugar: Teatro de Flores | Sin bandas soportes

Cirugía exitosa

Arrancaron a las 20.30 hs. y se bajaron a las 22.50 hs. Podría decir esto y retirar el resto de mis dichos y no justificar nada más, diciéndoles simplemente que fue un show excelente y ya. Pero bueno, la realidad indica que quienes nos trasladamos el pasado Jueves 4 de Junio al Teatro de Flores probablemente presenciamos, al menos bajo mi criterio, el mejor show del año, en materia de visitas de bandas que nos visitan de afuera, probablemente junto con lo que fue la performance de JUDAS PRIEST en la reciente edición del Monsters Of Rock también celebrada en nuestro país. La cosa es que las instalaciones colmadas del teatro no dejaron centímetro liberado a nada, y tanto los espacios físicos como emocionales fueron ocupados. Con lo cual, este encuentro planteado por la banda como “Una noche con MACHINE HEAD fue vivido y así también disfrutado. Motivos al cuarteto conformado por Robert Flynn en voz líder y guitarra, Dave McClain en batería,  Phil Demmel en guitarra líder y Jared MacEachern en bajo, no le faltaban motivos para llegar a la Argentina. El primero y fundamental, presentar ante nuestro público su más reciente disco “Bloodstone & Diamonds” y por otro, repasar también parte de sus siete discos restantes. También creemos importante contarles, que por razones ajenas a la productora local, y por pura y exclusiva decisión del manager de la banda, ningún medio de prensa tuvo la chance de poder acreditar a su fotógrafo. Esto, si bien no es algo cotidiano que suela sucedernos, entendemos que es necesario lo conozcan ya que siempre tratamos de ofrecer lo mejor de nosotros. Asimismo, la fotógrafa en cuestión, se las arregló como pudo y nos dio la chance de que disfrutemos algunas de sus capturas entre medio del pogo, del público y alguna que otra panorámica.

Puntal y a la hora programada, sonaría de fondo algún corte del mítico OZZY OSBOURNE de introducción, para que a las 20.30 hs. se suba finalmente la banda al escenario y detone Flores con “Imperium”, el tema elegido para arrancar con un show que nunca bajó los decibeles. Para sorpresa de muchos de los ausentes, quienes entendían que la banda empezaría a las 21 hs. o en cercanía, como es común, el recinto se fue colmando una vez que arrancó el recital. Por otro lado, suele suceder muchas veces cuando una banda se encuentra de gira presentado su nuevo disco, arrancan con algún corte del mismo, pero esta vez no fue la ocasión, ya que la banda se decidió iniciarlo con “Through The Ashes Of Empires” editado hace 12 años atrás. “Beautiful Morning” sería también la responsable de abrir fuego para que “The Blackening” (2007) diga presente. Pero bueno, también debemos decir a rasgos generales, que el show lo tuvo todo, siendo factor fundamental su sonido. Muchas veces el Teatro de Flores no ha sido un lugar donde justamente las bandas siempre suenen bien. Tiene mucho que ver quién esté detrás de las perillas, y a decir verdad, debemos contarles que al que la banda eligió, hizo su trabajo y de muy buena manera. Esto fue una constante durante las dos horas veinte de show, si más de dos horas, y sin bises, descansos ni cosas parecidas. Estos pibes transpiran la camiseta de verdad y tocan con ganas, como lo demostrado con la ejecución del primer tema de su última placa, “Now We Die”.

Atrás quedaron los pañales de “Roberto” Flynn y su reciente operación de vesícula, que si bien el médico le dijo que no era conveniente salir de gira tan prontamente, el mismo decidió que el tour debía continuar, y fue así, que no suspendió la gira Sudamericana bajo ningún punto de vista, ejecutando canciones como “Bite The Bullet”, por ejemplo. Probablemente la primera gran ejecución de la noche fue “Locust”, canción que a mi criterio todo lo tiene, todo lo suena. Tiene oscuridad, mucha melodía, mucho groove, mucha garra y no te deja mantener apoyadas las plantas de los pies sobre el piso, tal cual a lo manifestado por su par, una de las más viejas, “From This Day”, cuando la banda se presentaba en un formato más tirado a lo new metal que ahora, de betas hip-hoperas por así decirlo. También debo contarles que no faltaron los clásicos y a distintos intervalos ejecutaron tres era impensado que falten: “Ten Ton Hammer”, “Davidian” y “Old”. También es menester destacar, que los músicos fueron cautivados por cada uno de los cantos de la gente a tanto a Flynn como al resto de sus pares no se les borraba la sonrisa de la cara. Varias veces escuchamos nuestros famosos “Olé, olé” en respuesta a todo el desempeño que la banda dejaba sobre el escenario, que a decir verdad siempre fue de lo mejor sin duda alguna. 

Hubo momentos más cálidos como fue el inicio de la entonación de “This Is The End” los cuales fueron coreados y cantados por el público como durante toda la noche. Bien, como ustedes saben, MACHINE HEAD, es una banda que justamente no se jacta por componer temas cortos. La mayoría de sus canciones rondan o superan los seis minutos con facilidad. Y es quizás virtud que también debamos destacar de ellos, que es una banda que nunca aburre. “Darknees Within” es una clara síntesis de lo que manifiesto, canción que supera los ochos minutos y en la que Robert peló una acústica para que luego el pit quede hecho trizas. Solo él y su electro acústica, parece poco, pero es mucho y la verdad en conjunto la rompieron, gran tema, gran composición, para un teatro que hasta altura del campeonato estaba cargado de emociones a más no poder. ¿Y que quieren que les diga? Si hubiesen decido retirarse del escenario por “x” circunstancia y no tocar más, también hubiese estado bien. Ya habían entregado todo. Pero como no alcanzó parece, siguieron con “Bulldozer”, la canción que para mi tiene riff’s iniciales bien traídos de las raíces de los polacos BEHEMOTH, para acto seguido darnos masa con “Killers & Kings” también de la última placa.

La sorpresa más grata de la noche probablemente fue la ejecución en el último tramo del show de un cover de los pioneros IRON MAIDEN, y nada más ni nada menos se despacharon con “Hallowed Be Thy Name”, después de haber ejecutado muy precisamente la armoniosa de medio tiempo “Descend The Shades Of Night”. Importante contarles que la banda antes de llegar a nuestro país ya había tocado en otros países vecinos, pero en ninguno había tocado este cover, lo cual, nos otorga cierto privilegio ante el resto, y si lo hicieron adrede, entendiendo nuestro fanatismo por tales bandas, más que bienvenido fue. YouTube no me va a dejar mentir. Posteriormente seguirían haciendo de lo suyo con “Now I Lay Thee Down”, la gloriosa “Aesthetics Of Hate” y “Game Over”, entre el clásico “Old” ya nombrado. La despedida definitiva fue con la cambiante, larga y variable “Halo”. Digna presentación de los californianos en nuestro país, digno trabajo sobre el escenario. Me queda la imagen que cuando los músicos tienen ganas de tocar, y sin importar lo que su show cueste, se pueden ofrecer recitales imponentes. El sinergismo no se crea desde un solo lado y en recitales como este, tan bien tocados y preparados, difícilmente exista chance de decir que hubo altibajos. Si existieron, yo no los percibí, ni siquiera haciendo el esfuerzo por encontrarlos. Y vuelvo al principio de este humilde relato, presenciamos uno de los mejores recitales del año. La próxima déjennos sacar fotos, metan alguna banda soporte local y cerramos el paquete, mejorando el puntaje de 9.5 a 10.

Texto: Hernán Mazón

Fotografía: Carolina Staley

 Agradecemos a Marcela Scorca, responsable de prensa de Icarus Music Label, por la acreditación al evento.






























publica_aqui