thumb image
HELLOWEEN & GAMMA RAY en Buenos Aires
Groove - 07.12.2013

5 años atrás algo que parecía imposible se hacía realidad: HELLOWEEN y GAMMA RAY se unían en una gira mundial denominada Hellish Rock y tuvieron el honor de pisar el glorioso estadio Obras. El momento pasó y algunos quizás pensaron que el suceso no iba a repetirse; pues por suerte se equivocaron. El pasado 7 de Diciembre ambas bandas volvían a visitarnos juntas en el contexto del Hellish Rock II y esta vez lo hicieron en el predio de Groove, en plaza Italia.

Como sucede siempre, la convocatoria de estas dos agrupaciones es casi perfecta. A pesar del calor agobiante, Groove estaba repleto de fans que esperaban ansiosos la salida de Kai y compañía que, sin mucho más presagio que el clásico “Welcome”, se presentaban en escena para arrancar un show con toda la fuerza del Power Metal destilada a partir de los acordes de “Anywhere in the Galaxy”. Todas las melenas se volaron para atrás ante la potencia del tema y la presencia escénica de un tipo que, a pesar del paso del tiempo, mantiene todo el rock en su sangre. Si darnos respiro se mandaron con “Men, Martians and Machines” obligando al público presente a forzar sus cuerdas vocales para tratar de sobrepasar el volumen para que la banda oiga sus voces. Tras el saludo de Hansen a sus seguidores, entonces fue el turno de “The Spirit” bajando un poco, pero no mucho, la energía del predio. Y Así una noche que pintaba de clásicos dejó entrever algún tema de su último trabajo y entonces “Master of confusión” obró de interludio antes de que se perdiera todo rastro posible de razón tras las interpretaciones conjuntas de “Rebellion in Dreamland” y “Dethrone Tyranny”. Sinceramente, y más allá de los posibles efectos que, lógicamente, Hansen pueda utilizar, los agudos que este cantante sigue manejando a sus cincuenta años son envidiables y completamente loables. Tremendas interpretaciones de ambos temas que dejaron a muchos boquiabiertos sin entender muy bien que era lo que estaba pasando. Y como midiendo un poco las cosas, queriendo evitar un colapso masivo 2 temas de su último LP “Empathy” y “Rise” calmaron las aguas antes de que todo se descontrolara ante el icónico “Future World” interpretado nada más y nada menos que por el mismísimo Hansen en una noche donde luego se presentaría la banda que originalmente le diera vida. Magia. Eso es lo que se respiraba en Groove y la piel de gallina y los escalofríos recorrieron mi piel más de una vez durante esos 4 mágicos minutos. “To the Metal” y “Send Me a Sign” fueron luego los encargados de cerrar la velada de una de las bandas más representativas del género que pasó nuevamente por Buenos Aires con un setlist bastante acertado y una presentación digna de ser vista, llena de vigor, energía y alegría.

Para este momento el calor en Groove era realmente insostenible. Tras los 32 grados de temperatura que habíamos soportado durante el día en Buenos Aires, se sumaba el calor y la humedad generada por todo los presentes que no habían parado de saltar y gritar durante más de una hora. Así a las 21:50 tras escuchar por los parlantes del lugar “For Those About To Rock” y “Walls of Jericho” HELLOWEEN  saltaba sobre las tablas nada más y nada menos que de la mano de “Eagle Fly Free” presagiando también una lista de clásicos. Sin embargo, la cosa no fue tan así. Tras el himno de apertura se sucedieron 4 temas de sus últimos dos trabajos: “Nabatea”, “Straight Out Of Hell”, “Where the Sinners Go” y “Waiting for the thunder” logrando, al menos en mí, una disminución importante de la expectativa; más aun teniendo en cuenta que el sonido no los ayudó en ningún momento. Sin embargo, el público en ningún momento abandonó a la banda y gritó a más no poder cada uno de los estribillos. Tras esta seguidilla era el turno de uno de los puntos más altos del recital, remontándose a 1996 y el excelente Time of the Oath, “Steel Tormentor” se filtró entre la gente como agua y despertó a la bestia, el coro del público logró tapar el volumen extremo y para descansar las gargantas seguiría un solo de batería de unos 15 minutos, completamente prescindible. De allí en más, la llama de HELLOWEEN se mantendría encendida y cada vez más vigorosa junto al clásico “I’m Alive” seguido por el tema que, según explicara Deris en perfecto español, fue el elegido por la gente en internet “Where the Rain Grows” representando a Master of the Rings. Y como no podía ser de otra manera, llegó el momento del carismático frontman. A modo de preludio de “Live Now” Deris dividió al público en 2 sectores haciéndolos corear cosas distintas hasta que los hizo calentar lo suficiente para arremeter con ese gran tema que lo seguirían “If I could Fly” y el tremendísimo “Power” para dar paso a los bises con “Are you Metal” y el imprescindible “Dr. Stein”. Así terminaba HELLOWEEN un setlist que a mí me dejó gusto a poco. Sin embargo, unos segundo más tarde ese sabor amargo se desvanecería cuando Kai Hansen se apersonara en el escenario para tocar junto a HELLOWEEN un triple enganchado con Halloween, How Many Tears y Heavy Metal (is the law); enganchado en el cual se vería también un solo de bajo de Markus y un duelo de voces entre Deris y Hansen que nos deja clarísimo, una vez más, cómo se debe cantar este género. Impresionante lo de ambos. Ya la otra vez había comentado sobre las virtudes de Deris en la crónica de su presentación junto a STRATOVARIUS (ver crónica) y esta vez me saco el sombrero por Hansen también. ¿Era posible algo más? ¿Aún más emociones? Pues sí, tras este triplete todo GAMMA RAY salió a escena para interpretar en conjunto las dos bandas el infaltable cierre con uno de los temas que tiene sobradas razones para haberse convertido en el himno que es “I Want Out” cerraba una noche emocionalmente inolvidable; más aún para quienes no habíamos podido presenciar el show de Obras del 2008.

Ni el calor, ni el mal sonido, pudieron con el público. A veces es una lástima que por no sacrificar un poco el volumen se pierda tanta calidad en el sonido, sobre todo con bandas cuyos intérpretes son realmente buenos y se merecen algo mejor. No obstante, creo que si el público busca sonido lo encuentra en el CD y al show va en busca de otras cosas! Ojala ambas bandas tengan oportunidad de presentarse nuevamente juntas en nuestro país, es un placer verlas a ambas.

TEXTO y FOTOS: Estanislao Aimar






























publica_aqui