thumb image
FORBIDDEN en Buenos Aires
The Roxy Live - 30.03.2011

Una de las bandas legendarias del Thrash Metal, desde la mismísima Bay Area de San Francisco, se ha hecho presente en suelo Argentino por primera vez en sus más de 20 años de trayectoria! Aquí la crónica de una noche por demás esperada.

Antes de empezar a escribir sobre el show en sí, debo decir que hacía muuucho tiempo que no escuchaba FORBIDDEN. Cuando me inicié en el Heavy Metal, más o menos por el año 91, las primeras bandas que escuché fueron MAIDEN y METALLICA y un tiempo después el Thrash fue un género que despertó mi curiosidad y comencé a buscar nuevas cosas entre las que encontré a TESTAMENT, SLAYER, MEGADETH, OVERKILL y también FORBIDDEN. Sin embargo estos últimos tuvieron un paso fugaz, pero no por eso menos importante, por mi vida. Hoy, a unos 20 años de aquel entonces, FORBIDDEN se presentó en Buenos Aires, algo que jamás hubiera pensado que ocurriría cuando aún era adolescente, ya que siempre se mantuvieron bajo la sombra de los grandes del Thrash y, de alguna manera, son más una banda de culto que otra cosa, razón por la cual difícilmente los convocarían para un tour por estos pagos tan australes. Con una separación de por medio y su reunión con un muy buen disco como lo es Omega Wave, los oriundos de la Bay Area dejaron su huella en las costas del río de la plata.

El domingo 27 de marzo, sin embargo, las cosas no se dieron como todo el mundo esperaba. Luego de las presentaciones de DARK WARRIOR (que no pude ver), MATAN S.A. que nos dejó pasmados tocando absolutamente todos los temas que componen su trabajo “Parte I, La matanza está por comenzar” con una actuación no muy dinámica pero lo suficientemente agresiva (acrecentada por la figura oscura y desafiante de Wata) convirtiéndose en protagonistas de la noche; y finalmente METRALLA liderada por un ícono local, Hugo Benitez, que junto a su agrupación dedicaron su tiempo a recorrer exitosamente sus trabajos “Fuego en las Mentes” y “Sotanas de Satanás”; la noche tomaría un giro inesperado. Fue en ese momento, y justo antes de que SERPENTOR saliera a escena, que se anunció que FORBIDDEN no iba a tocar esa noche por un problema con su vuelo que los había dejado varados en Chile. Por suerte la reacción de la gente fue de lo más tranquila y la jornada se pospuso para el miércoles 30 de esa misma semana. Luego de esto se presentó SERPENTOR, una de las bandas más representativas del género a nivel local y que volverían a presentarse el miércoles siguiente.

El Miércoles 30 a las 20hs Serpentor subió al escenario y automáticamente captaron la atención y el fervor del público presente, brindando un show realmente bueno, mostrando la experiencia y la solidez que han sabido cosechar durante su trayectoria. A continuación, fue el turno de Dhak, quienes le dieron un toque distinto a la noche combinando sus influencias claramente thrasheras con un sonido que se acerca más al Heavy tradicional que a cualquier otra cosa, durante aproximadamente unos 45 minutos.

Con un Roxy un poco más vacío de lo que se había visto el domingo anterior, la gente ya comenzaba a hacer sentir la ansiedad típica de los minutos previos a que comience el show principal. Sin embargo, la espera resulto bastante más larga de lo que esperábamos. Sí, la banda se tomó aproximadamente una hora para salir a escena. Exactamente a las 22hs el Roxy se hundió en una oscuridad total que dio paso a la Intro del show y a las siluetas, apenas perceptibles, de Mark Hernández tras los parches y Russ Anderson que comenzaba a agitar al público con sus gritos antes del comienzo real del show. Fue entonces que explotó la noche sorprendiéndonos a todos con el tema de apertura! Todos hubiésemos esperado algún tema de su último trabajo pero, a cambio, nos dieron “March into Fire” de su disco debut seguido por “Step by Step” de “Twisted into Form”. A pesar del tiempo transcurrido, la banda se mostró realmente activa sobre las tablas contagiando energía y mostrando que el paso del tiempo no los había afectado de ninguna manera. El primer descanso se dio en el momento en que Russ Anderson, desde su enorme cuerpo, presentó a la banda y dijo: “Sabemos que hay gente que nos estuvo esperando por casi veinte años, así que por eso decidimos comenzar de esta manera!” y arremetieron con el tema que da nombre a su primer trabajo “Forbidden Evil” continuando con “Off the Edge” para dar término a esa primera sección del show. Antes de comenzar con los temas de su último disco, y como no podía ser de otra manera, Russ se dirigió a todos los presentes endulzándoles los oídos con frases como “son el mejor público del mundo y están realmente locos!” y el público hizo lo propio para con la banda entonando el típico“¡Forbiiiiiiidden es un sentimientoooooooo, no puedo paraaaaaaaaar!”. Luego fue el turno de Omega Wave y “Forsaken at the Gates”, “Adapt or Die” y “Omega Wave” fueron ejecutadas a la perfección por el quinteto de San Francisco. Las luces se apagaron y “twisted into form” se hizo presente al tiempo que todos los metaleros presentes sacudían sus cuellos al punto del quiebre. “Infinite” y “Through Eyes of Glass” fueron los elegidos para continuar con el setlist hasta que la banda decidió apartarse de las tablas para descansar unos minutos. Luego retomaron el ataque con “Chalice of Blood” que fue su último tema.

Lo de FORBIDDEN fue corto (70 minutos) pero realmente intenso! Sin embargo, queda ese gusto a poco; más aun para una banda que tiene más de 20 años a cuestas y que se presenta en este país por primera vez. Pero bueno ¿quería Thrash? Tuve thrash y del bueno, bien tocado, con una presencia que dudaba pudieran tener y de la mano de una banda que jamás pensé podría visitar nuestro país.

La lista de temas del show fue:

1. Intro
2. March into Fire
3. Step by Step
4. Forbidden Evil
5. Off the Edge
6. Forsaken at the Gates
7. Adapt or Die
8. Omega Wave
9. Twisted into Form
10. Partying of the Ways
11. Infinite
12. Through Eyes of Glass
13. Chalice of Blood

TEXTO y FOTOS: Estanislao Aimar






























publica_aqui