thumb image
EXODUS en vivo en Argentina
Fecha: 31.01.2016 | Ciudad: Ciudad autónoma de Buenos Aires | Lugar: Groove | Bandas soportes: Metalepsia, Hamvides, Dittohead & Serpentor

Probablemente de la ola thrashera de los ‘80 no existan tantas bandas que sigan rodando y que nunca hayan parado nunca, pero nunca. Bueno, EXODUS es uno de esos casos. Y si de casos hablamos, estamos ante una banda que le faltó ese “no se que” para ser como METALLICA, ANTHRAX, MEGADETH y SLAYER (por nombrar algunos), y finalmente poder de subirse alguna vez a ese podio, independientemente de la valorización que siempre le han dado sus colegas y la gente. La cuestión es que hace no mucho tiempo atrás habían venido, algo de más de año y medio ponele, y durante ese año pasaron varias cosas. Si bien la vez pasada cuando llegaron ya lo habían hecho con el reciente ingreso de Zetro Souza y con el nuevo disco en puerta (del cual no mostraron nada y que Zetro regrabó por completo cuando las voces de Dukes ya estaban grabadas), esta vez lo hicieron sin su figura más exponente y relevante. A Gary Holt nos referimos, quién al parecer sus compromisos contractuales con SLAYER (suponemos), estarían sacándole el tiempo que antes tenía con la banda, o bien, puedan ser personales claro está, vaya uno a saber. Nada que no nos hubiéramos imaginado que podía pasar. Así todo se lo perdona, pero claro está, quien no lo hubiese querido ver ¿no?

Así todo, justamente no serían ellos los responsables de abrir fuego, ya que cuatro bandas argentinas los secundarían. Nosotros llegamos para ver a SERPENTOR, la banda de Rafael Castillo quién viene presentando desde el mes de noviembre su más reciente disco “Legiones” (2015), como bien habrás visto en otras ediciones de nuestro portal. La cuestión es que si bien la banda mostró parte de lo nuevo también se dedicó a tocar algunas gemas del ayer. En la media hora de presentación debemos destacar como relevante la presencia de Marcos Gianfrancesco (TUNGSTENO, ARGENTO) en los parches, quién tuvo una lucidísima noche. Pocos ensayos con sus amigos de la música bastaron para mostrarlos ensamblados. Recordemos que hace poco Alejandro Padín abandonó la banda por razones personales. Desde ese momento la banda todavía no ha anunciado oficialmente su reemplazo, aunque creemos que están más cerca. De corrido y en buena forma sonaron: “Reinará el caos”, “Enfermo de poder”, “Controlando la nación”, “Legiones”, “Síndrome”, “Vomitando odio”, “Privación ilegítima” y “Militares criminales”. Buen trabajo de todos como siempre. La serpiente es una banda que garpa.

Descanso obligatorio de por medio, daría pie para que EXODUS finalmente diga presente. La ausencia de su guitarrista en la previa había molestado a varios de sus seguidores a través de las redes sociales al menos, hasta quizás alguno devolvió la entrada, andá saber. La cosa es que la banda mostró que no llegó para nada diezmada y dieron un gran show. Tuvieron una noche cargada de buen sonido (lo que no es fácil en groove) y eligieron un setlist para que no los bardeen tanto. Así que amigo metalero, debo decirte que si no fuiste, arrepentite. Ni lerdos ni perezosos, metieron algo de su último disco “Blood In Blood Out” y de otras épocas contemporáneas, pero claro está, la mayor parte del setlist se la llevaron los clásicos del ayer como “And there then were none”, “Piranha”, “Bonded by blood”, “The toxic waltz”, “Metal command” y “Strike of the beast”, entre otros.

Más allá de la ausencia del mítico violero, el resto de la formación estaba intacta, llegaron Tom Hunting en la batería (la descosió), Jack Gibson y sus pantalones oxford, Lee Altus en una de las guitarras y el reemplazo de Holt, Kragen Lum (HEATHEN), quién se hizo cargo de una gran parte de los solos, cuestión que llamó poderosamente la atención. Bajo este contexto, nos entregaron un gran show, una lección de violencia como quién dice. Cargada de energía, buena onda (por sobre todo la de Zetro) quién se llevó cada uno y todos los aplausos que puedas imaginarte, entendiendo a la vez internamente que parte de le ausencia de Holt recaería sobre su figura. La onda que le mete el gordo Sousa es inigualable, cumple con su trabajo, se ríe, tira buena onda e interactúa mucho con la gente transmitiendo pensamientos honestos, los cuales quizás son transmitidos por otras bandas que vienen de afuera, pero a el le creímos más.

Si hacernos un balance general, resulta difícil comprender como una banda como esta, con toda la trayectoria a cuestas que posee, nunca ha subido ese peldaño que siempre entiendo les faltó a pesar del notable reconocimiento mundial. Quizás la época en la que surgieron, andá a saber. Probablemente también el hecho de haber editado discos excelentes y otros para el olvido, como suele suceder con muchas bandas, los haya posicionado así. De lo que si estoy seguro es que si tenían que elegir lo mejor de su larga trayectoria lo hicieron y no se equivocaron, el público pagó con creces. Algunos extrañan al gordo Dukes, otros extrañaron a Holt y otros esperaban la llegada de Zetro. Se puso al lomo el show como sus compañeros y no hicieron más que eliminar todo tipo de dudas, sí es que existían.

Texto: Hernán Mazón

Fotografía: Sebas Michia

Agradecemos a Antonela Barchiesi, responsable de prensa de Rock & Reggae, por la acreditación al evento. | © METAL-DAZE.com | Todos los Derechos Reservados | Facebook | Twitter |

 Galería:






























publica_aqui