thumb image
ENTREVISTAMOS A MARTÍN MÉNDEZ DE OPETH: “Somos conscientes que lo que sucede con el público de Sudamérica y américa central no sucede en ningún otro lado”

Metal-Daze: Hola Martín, ¿cómo estás? Al fin una nota en español jaja 

Martín Méndez: Hola! Muy bien, gracias. Si, al fin, para mí también es mucho mejor jaja.

MD: Me alegro mucho. Bien, OPETH lleva más de 25 años en los escenarios. Comenzaron siendo catalogados como una banda de death metal y son considerados dentro de lo que se llama progresivo. Siendo una banda a veces muy difícil de definir, ¿cómo se llevan con las etiquetas? ¿Le dan alguna importancia?

MM: La verdad es que no hay mucho que uno pueda hacer, te las ponen y ya. No le damos mucha importancia. Hacemos la música que nos gusta hacer independientemente del rotulo que pueda tener. Si antes era death metal y hoy es progresivo, pero es lo que nos gusta, pues bien, que así sea.

MD: Muchos se han sorprendido con el cambio que ha dado OPETH en sus últimos trabajos. Yo, particularmente, pienso que este costado de OPETH estuvo allí desde el comienzo y con los años solo ha tomado más presencia ¿es así o me equivoco?

MM: No, no te equivocas. Eso es así, desde que la banda comenzó. Si te cuento cuando yo entre en la banda, el primer disco que grabé fue “Still Life” y estuvimos cerca de 2 meses en el estudio. Durante todo ese tiempo ¿sabes cuál fue la música que se escuchaba en los ratos libres? El único disco que escuchamos durante todo ese tiempo fue uno de Stevie Wonder jaja. Por supuesto que no tiene absolutamente nada que ver con lo que grabamos, pero para que veas que las influencias están ahí y siempre han estado.

MD: Si no me equivoco, el punto de inflexión donde el sonido actual comenzó a tomar verdadero protagonismo fue cuando grabaron el “Damnation” ¿ya sabían en ese momento que iba a seguir en esa dirección?

MM: Sí, definitivamente ese fue el momento donde empezamos a sentir la necesidad de componer otras cosas. El cuerpo lo pedía, no fue nada forzado. No, claro que no sabíamos que íbamos a seguir en esta dirección pero podíamos imaginarlo. De hecho cuando editamos “Heritage”, ya ahí sí sabíamos que las cosas habían tomado otro rumbo, sin conocerlo aun muy bien. Pero era una cuestión que nacía de adentro. Creo que hubiese sido terrible para OPETH continuar haciendo death metal porque hubiese sido algo muy forzado; ya no nos salía componerlo naturalmente. En cambio nos dejamos llevar por lo que surgía naturalmente y aquí estamos.

MD: Podríamos decir que el cambio tiene que ver un poco con la edad de los músicos?

MM: Sin dudarlo. Claro que tiene que ver con la edad. El death metal tiene que ver más con mi adolescencia, con ese momento lleno de energía y rebeldía. Hoy ya no tengo ganas de componer tan fuerte y rápido. No reniego del pasado porque es parte de todo y me sigue gustando mucho, pero ya no me sale naturalmente componer eso.

MD:  Más allá de ser una banda muy cambiante en su sonido, creo que los últimos tres discos –si bien cada uno con sus variantes propias- siguen una misma línea, bien en la vena progresiva de buscar evolucionar tanto como banda, como músicos. ¿Creés que puede ser un lugar donde OPETH puede “quedarse” o quizás pueda venir otro volantazo y no sé, volver al metal extremo por ejemplo?

MM: Mirá, no lo sé, aunque siento que algún cambio va a haber. No vamos a quedarnos acá porque nunca nos quedamos estancos en ningún lugar. Ahora, volver atrás…eso no creo que ocurra. No se hacia donde irá el cambio, pero seguro no será hacia atrás, hacia lo que ya hicimos.

MD: Soy de los que piensa que lo “pesado” no tiene que ver estrictamente con el sonido o con cuan fuerte esté la distorsión. Creo que en muchos casos el contenido (de las letras por ejemplo) es mucho más pesado que el sonido. Te lo digo porque por ejemplo el arte de tapa de “Sorceress” me resulta sumamente violento y pesado. ¿De dónde surge el concepto y que simboliza?

MM: Bueno gracias por esto que decís, sos de los pocos que piensan así. Yo estoy de acuerdo con vos, hay muchas cosas muy oscuras y pesadas que no necesariamente son metal. De hecho creo que el material actual de OPETH es muy oscuro sin necesidad de distorsiones o voces podridas o baterías al palo. Tal como mencionas, la tapa de “Sorceress” es muy death metal, es muy violenta. No tengo mucha idea de qué significa ni cómo surgió, esas son locuras de Mike y de Travis Smith también jaja

MD bueno, pero creo que el público del metal es en sí un público bastante cerrado en ese sentido. No lo digo en un mal sentido, sino desde la pasión con la que se involucran y la resistencia al cambio.

MM: Si, sí, creo que es así. Pero tiene que ver también creo, con la edad. Si cuando yo era adolescente MORBID ANGEL hubiese cambiado como cambió OPETH no lo hubiese entendido y no me hubiese gustado, me moría. Hoy lo entiendo de otra manera y sé que estos cambios cuestan. Algunos los aceptan y otros no.

MD: Visto desde afuera, la banda se ve como una especie de “satélite” que gira en torno al genio creativo de Mikel Åkerfeldt. Más allá de su sabido rol de líder y principal compositor, ¿cómo es el reparto de tareas en el resto de la banda?

MM: En realidad no hay “tareas”, las cosas son bastante libres y cada uno aporta lo suyo para lograr mejorar el todo. Quizás viene Mike con una idea y cada uno aporta algo diferente para completarla y darle forma.

MD: Alguna vez compusiste algo y fuiste vos a Mike a mostrarlo?

MM: No. Nunca. En general es él quien compone y nos muestra los bocetos para que nosotros desarrollemos nuestro instrumento. Además,  Mike tiene una forma de tocar el bajo que, a mi modo de ver, es más simple que la mía entonces no me preocupa jaja puedo explayarme y desarrollar mis ideas tranquilo. Si fuese otro instrumento creo que sería más difícil por la manera de él de tocarlos.

MD: hablando de tu rol en la banda, el tuyo es un caso en pocos. Digo, arrancaste desde un pequeño país en Sudamérica y terminaste siendo el bajista de una de las bandas más reconocidas de la escena. ¿Cómo fue eso? Que te impulso a hacerlo? Pensás que fue una locura o siempre estuviste convencido? cambiarias algo?

MM: No! Claro que fue una locura. Tenía 17 años, dejé todo y me fui. Sin nada, sin ningún plan más que el de ir a probar suerte. Y no fue fácil eh. Te diría que mucho más difícil de lo que fue fácil. Era chico y por momentos extrañaba la familia, amigos, costumbres y casi vuelvo más de una vez. Pero bueno, a medida que fui creciendo aprendí a tolerar más esas sensaciones, fui tocando aquí, allá hasta que se dio esta oportunidad y acá estoy. Y no, no cambiaría nada. En realidad no soy muy de mirar al pasado, ni para lo bueno ni para lo malo. Ya pasó y es parte de esto.

MD: Que grande! Cambiando de tema un poco y volviendo a la banda. Personalmente considero a OPETH una banda ideal para un ambiente intimista, clubes chicos e incluso teatros. Sin embargo, suelen participar de grandes festivales. ¿Qué situación les gusta más?

MM: Obviamente los recintos chicos siempre son mejores. Por varios motivos: la cercanía con la gente, la acústica del lugar (si se trata de un teatro), la simpleza de la organización. Los festivales son un caos y muchas veces resulta extraño tocar allí, más cuando te toca a las 3 de la tarde a plena luz del día. Además hay tanta gente que uno pierde la noción de para quién está tocando.

MD: Ya que estamos hablando, me gustaría que me contaras que sentiste cuando tocaron en el Royal Albert Hall y grabaron el disco en vivo.

MM: Uh! eso fue algo…increíble. Más allá de los nervios por las cámaras que estaban filmando y la presión de que todo tenía que salir perfecto, es un lugar legendario. Es el lugar donde han pasado muchos grandes de la música y el arte y fue maravilloso. Es más, creo que nosotros fuimos los primeros “metaleros” en tocar ahí si no me equivoco; y si no estuvimos entre los primeros. Y ya que estamos te cuento que hace poco estuvimos en Australia y tocamos en el Sydney Opera House, otro lugar emblemático que fue increíble. Así que hemos tenido grandes oportunidades.

MD: Muy bueno! Me alegra mucho. A pesar del tiempo siguen generando anécdotas. Pronto se presentaran de nuevo en Buenos Aires, ya son prácticamente locales acá. Que sensación les genera esto? El hecho de saber que no importa cuántas veces vengan acá siempre se los recibirá con los brazos abiertos y con la calidez de siempre. Quizás vos como sudamericano no lo ves tanto pero ¿el resto?

MM: No, sí! Eso es increíble. Incluso yo que me crié allá me sorprendo cada vez. Somos conscientes que lo que sucede en Sudamérica y América central no sucede en ningún otro lado. La pasión, la energía, la fiebre que hay allá es única y por eso nos encanta ir para esos lugares. Es muy raro también sentir que somos como una banda local no? Cada show que damos se siente un poco más a gusto y el clima es muy relajado. Es sensacional

MD: particularmente aquí en Argentina, cada vez que se han presentado en algún momento de la noche la gente empieza a gritar “U-RU-GUAYO! U-RU-GUAYO!” Imagino que debe ser una sensación muy fuerte no? Sin embargo siempre te vi como de pocas palabras frente a eso, puede ser?

MM: En primer lugar, sí, es una sensación muy linda y rara. Y única también porque no sucede en ningún otro lugar. Y lo otro, es como que de repente todos te llaman y te ponen ahí adelante del micrófono y no me sale mucho más, soy así. No es desagradecimiento para nada, solo que soy de pocas palabras.

MD: Ah mira vos, creí que quizás era algo pactado con la banda, como de no dar mucho lugar a eso.

MM: No! para nada, si de hecho hasta Mike me ha alentado en público para que hable más o incluso me ha gastado. No, soy así yo, nada más.

MD: Bueno Martín, ha sido realmente un placer hablar con vos. Si querés decir algo más para los seguidores de OPETH en Buenos Aires, adelante, el espacio es tuyo.

MM: No hay mucho que decir. Va a ser un gran show como siempre. Espero que estén todos ahí y que la energía sea la misma que las veces anteriores. Siempre es un placer tocar allá

MD: bueno, gracias otra vez y ojalá podamos cruzarnos y tomar unos mates. No lo abandonaste no?

MM: De vez en cuando tomo. Nunca fui muy matero igual. Mi hijo es el que me hincha más para tomar mate jaja

Nota: Estanislao Aimar y Rodrigo San Miguel

Agradecemos a Tone Barchiesi vía ROCK&REGGAE por la colaboración para la realización de la nota.

| © METAL-DAZE.com Todos los Derechos Reservados |

unnamed