thumb image
ENFORCER en vivo en la ciudad de Buenos Aires
Fecha: 11.03.2016 | Ciudad: Ciudad autónoma de Buenos Aires | Lugar: Uniclub | Bandas soportes: RAPTORE & RETROSATÁN

Corría el jueves por la tarde y nos avisaban de que el show de ENFORCER cambiaba de lugar. Si, así de corta, de imprevisto. Y arranco redactando de esta manera ya que es un primer mérito para la organización del evento, ya que si bien la banda había dado otros shows en distintas localidades, el cierre en la ciudad de la furia se esperaba con mucha ansiedad y lógicamente el postergarlo o cancelarlo hubiese sido un gran trastorno, no solo para los fans, sino para los mismísimos músicos. Entendamos que son cosas que pueden suceder, pero bueno, podría haber salido mal la cosa tranquilamente (si no se encontraba lugar disponible). Para nuestra suerte puedo estar contándoles de que todo funcionó sobre ruedas y que tanto las bandas soportes como la principal tuvieron una noche más que exitosa. Los recibiría “cálidamente” un Uniclub repleto, desde temprano, con lo cual las bandas soportes fueron vistas por varios de los presentes, lo cual a mi criterio le otorgó al show algo también especial. Probablemente el hecho de que se haya retrasado un poco el horario de inicio del recital hizo de que la gente (pensando en llegar sobre la hora de la banda principal) vea sin querer a las locales, o bien no, fueron a apoyarlos, pero bueno, la realidad es que hubo acompañamiento y en definitiva es lo que importa, al menos a quién suscribe.

Serían los Platenses de RAPTORE los encargados de romper el hielo. En realidad no tanto hielo, ya que con los niveles de temperatura que se sentían había más chance de traigan más hielo en vez de romperlo, pero bueno, cosas que suceden en los veranitos porteños. Y con estos muchachos me pasó algo: Muchas veces los que vamos asiduamente a shows, como es nuestro caso, vemos bandas soportes que en repetidas veces tienen poco emparentamiento con la/s propuesta principal/es. No digo que esté mal o cosa parecida, pero siempre es mejor que exista afinidad entre las propuestas. Bueno, el caso de RAPTORE fue una antítesis en ese sentido, ya que los muchachos son casi un clon musical de los suecos. Ojo, tampoco es que no tengan personalidad como banda ni nada de eso, pero si querías arrancar una noche bajo un eje musical, ellos lo delimitaron de movida. Los pibes tienen todo. Son jóvenes, tienen mucha garra y suenan bien. Practican un heavy/speed metal muy bien laburado y tienen todo para dar un gran salto de calidad. Tampoco se quedan atrás con la indumentaria y esos detalles que también realzan la propuesta al mostrarse como tales. No sentí sinceramente que sea una banda con baches, aunque si creo que con el correr del tiempo, la madurez y la estabilidad entre sus integrantes activos quizás los sobreeleve a otra dimensión. Casi de corrido, con algún que otro agradecimiento de por medio, escuchamos: “Night On Fire”, “Rage N’ Fever”, “Time Has Come”, “Out In The Fields” (Gary Moore & Phil Lynott cover), “Back In The Oven” y cerraron con “My Own Grave”. Actualmente la banda se encuentra grabando lo que será su primer larga duración, así que estén atentos, ya que se puede venir algo lindo, con lo cual, si te gusta ENFORCER, te gustará RAPTORE.

Acto seguido sería el turno de los históricos y bien vigentes de RETROSATÁN, quienes con parte de su formación original y algunos miembros contemporáneos darían un show genial. Al igual que sus pares de RAPTORE estuvieron completamente enmarcados dentro de lo que el show pedía: Un cierre soporte local con una banda de heavy metal de corte clásico, bien argenta y con historia. ¿Y saben qué? Por esas circunstancias personales de ser muy chico quizás al momento que dieron a luz sus primeras grabaciones, y también sumado al hecho de vivir lejos, nunca los había visto en vivo. Me demostraron que el tiempo nunca pasó para ellos. Bueno si, ponele, un poco con los años, pero no afectó para nada lo que comúnmente solemos llamar mística. Y si en ellos me tengo que referenciar, recordemos que no es una banda con una trayectoria tan grande y abultada. Es una banda que marcó un hito muy importante en la historia del heavy metal nacional durante una serie de años, editando en su momento “Grito Mortal” (1987) -del cual ejecutaron canciones- una serie de demos y algún que otro disco en vivo, pero siempre desde el underground, siempre remándola. La banda tiene una muy buena plataforma, un copado frontman como Rubén Cuenca y guitarras que nunca se achican. Las mismas tienen ese “no se que” de los sonidos del heavy bien argento, bien nativo. Van al frente, con filo y muy buena técnica. Buen trabajo de Martín Pawluk y Gustavo Fernández. Como si fuese poco, durante un trayecto del show invitaron a subir al escenario a otro histórico de las seis cuerdas de la banda como Domingo Felice. Sinceramente, están todos muy bien dotados musicalmente hablando y refrendan cada uno de sus sentimientos en cada nota. Es menester destacar que tampoco se quedaron atrás Carlos Casaburi y Jorge Sánchez.

Destaco por otro lado la cuota de juventud que posee la banda, la cual los posiciona sonoramente de otra forma. Ojo, no soy de los que opina que las bandas del ayer vuelven para “robar”, entiendo que las bandas del ayer nunca deberían de haberse ido, aunque cada una de las circunstancias pueden ser particularmente correctas. RETROSATÁN fue la banda de los demos, de los cassettes, de los vinilos descatalogados, de los materiales inconseguibles, de las reediciones, de los que con poco, hicieron mucho. A las pruebas me remito muchachos, ya que con el fervor con el cual la gente treintaañera y no tanto, fueron re-contra bien recibidos. Hubo agradecimientos por parte de los músicos para con la gente, la organización y una linda referencia para con la renovación de gente y público, de los cuales entiendo ellos no se encuentran excluidos y se los ve a los cuatro vientos despotricando heavy metal en buena forma. Esperemos que haya RETROSATÁN para rato y que eso que están generando al día de hoy, lo puedan transmitir en nuevas y originales composiciones, si es posible, sin dejar los ‘80, pero con una impronta de ímpetu contemporánea, como sus pares de ENFORCER. En su momento los catalogaban como los MERCYFUL FATE locales y algo de eso tienen. Yo siento que nos permiten respirar aromas símiles a la flor nativa del heavy metal. Sonaron como antesala: “Aniquilación”, “Fuego Cruzado”, “Planificando la Muerte”, “Exorcizando la Cruz” y “Grito Mortal”. Si tocan, vayan a verlos, son una linda receta para compartir con amigo un fin de semana.

Y serían los suecos de ENFORCER los que finalmente dirían presentes una vez más en Buenos Aires después de un tiempo, pasadas las 21.30 hs. si mi memoria no falla (aunque pude fallar). Bueno, la cosa es que llegaron a presentar su cuarto disco de estudio denominado “From Beyond”. Probablemente no te esté contando algo relevante o que desconozcas, pero de lo que si estoy seguro que tengo que contarte es de la entrega, la energía (como quién dice, “están con toda la leche”) y la buena onda de estos muchachos. Pero vamos a ir por partes, a no desesperarse. A mi particularmente la banda nunca me inspiró mucho, no se porque, pero tenía que sacarme las dudas en vivo. Y debo decir que me taparon la boca. Comprobé lo que tenía que comprobar. Ahora decime: ¿Cómo cuerno hace una banda en el 2016 para sonar como “Iron Maiden” o “Killers”? Bueno, ellos compartieron su pócima. En este sentido me encontré con una banda súper ajustada, prolija, desfachatada y que en su no tan larga carrera (un poco más de 10 años) no hicieron más que tocar por todo el mundo -quizás por estar bien manejados- pero nada de esto hubiese sido efectivo si la banda no hubiera trabajado tanto desde lo musical como desde lo estético, editando como lo es en su caso cuatro discos buenos, no se si uno mejor que el otro, pero si de los que se pueden decir que tienen cosas interesantes por donde se los mire.

No me inspiran tampoco como banda una renovación musical desde la escena, aunque si un fuerte arraigo con la génesis de nuestro género. No quiero dejar de pensar que están donde están por algo, y entiendo que la humildad que los pibes tienen probablemente colaboró para que estén donde estén. No es moneda corriente que se codeen con sus fans como si nada y cuando termine el show bajen de uno a saludar y sacarse centenares de fotos, autógrafos y todos esas cosas de groupie por los cuales todos en algún momento pasamos. Lindo todo che. Y se sonaron todo. Arrancaron con la homónima del disco y de ahí progresivamente fueron alternado con temas del primer disco hacia el más reciente. ENFORCER es una banda que siempre va al palo, pero con prolijidad, mucha y no es la banda donde justamente existan los medios tiempos, salvo en la ejecución de canciones como “From Beyond” ponele, donde bajan una marcha. Del resto del show podemos decir que van desde arriba hacia arriba. ¿Querías speed? Tomá!

Lindo arranque con “Destroyer”, “Undying Evil” y “Live For The Night”, aunque un poco sucio desde el sonido. Por suerte todo se acomodó dentro de los canales lógicos. A ellos poco parecía importarles. Pareciera ser que no son del tipo de bandas que se molestan si no tienen retorno o cualquier otra cosa que los pueda afectar. Van al frente mal, como venga. Y si de sus integrantes tenemos que hablar, aparte de entregar todo, tocan bien. Su cantante y guitarrista Olof Wikstrand se lleva todos los aplausos, quién aparte de ponerle toda la onda, toca, canta estridentemente bien y como si fuera poco, solea. El hermano de Olof, Jonas y los otros dos, Joseph Tholl y Tobias Lindqvist son una maquinita de pilas recargables larga duración. Está bien, hablamos de muchachos que promedian menos de treinta años, unos pendejos, toda la furia encima claro está, pero a veces las edades en otros músicos han mostrado en vivo que dejan mucho que desear, desde lo escénico, la garra y las pelotas, por eso lo destaco.

Después de todo lo contado, ya para esta altura el recinto estaba realmente cargado de gente, calor y mucha humedad, de esa que puede gestarse solo por la efervescencia de los latidos musicales. No quiero dejar de mencionar de que también sonaron canciones como “Death Rides This Night”, “City Lights”, “Scream of the Savage”, “Katana” y “Midnight Vice”, entre otros (no se enojen por los que me faltan). ¿Se acuerdan el principio cuando arranqué diciendo que había dudas que tenía que sacarme? Bueno, me las saqué y ENFORCER la rompió, bahhhh…en realidad lo suponía, pero quería vivirlo y sentirlo. Probablemente los que estuvieron, deben de haber percibido algo similar. Al fin y al cabo de cuentas termina siendo siempre heavy metal, como el practicado por los suecos que tiene ese plus, esa particularidad, de traer los sonidos de los ’80 al 2016. Despojados de toda comparación, van al frente, reivindican con sus sonidos a los mentores del género y no solo que dejan todo, poseen un entretejido de cualidades que los ponen donde están a nivel mundial. Vuelvan pronto.

Texto: Hernán Mazón

Fotografía: Sebas Michia

Agradecemos a Hugo García de la Revista Jedbangers por la acreditación al evento.

| © METAL-DAZE.com | Todos los Derechos Reservados | Facebook | Twitter |

 Galería:






























publica_aqui