thumb image
DIE TOTEN HOSEN en Buenos Aires
Estadio Malvinas Argentinas - 15.09.2012

Los Alemanes ganaron el partido.

Casualidades de la vida con un día de diferencia y en un mismo lugar, el estadio Malvinas Argentinas, fue sede de la euforia por Megadeth y de los alemanes de Die Toten Hosen, una suerte de espejo dentro del punk rock de la pasión argentina por algunas bandas muy particulares.

Esta vez “Los pantalones muertos” (así se traduciría su nombre) venían a la Argentina para conmemorar una ocasión muy especial. Por un lado cumplían treinta años como banda, por el otro cumplían 20 años de la primera visita de los liderados por Campino (con más once “aterrizajes” y algo así como treinta shows no solo en Buenos Aires ,si no también en otras ciudades del interior) por lo que el clima era decididamente de festejo, más aún si mencionamos la idea de grabar un dvd que registre la ocasión.

“Drei Kreuse” una particular intro donde se mezclan violines y gritos de perro en medio de un aire cinematográfico (otra de las profesiones de Campino) dio inicio al show hermanándose con “Ballast der Republik” y “Liebesspieler” los dos primeros temas del último disco de los germanos. La respuesta, lo obvia que sucede en un show pero multiplicada por mil: saltos, gritos, pogo, globos y una ambiente más cercano a una tribuna de fútbol que ha la de un espectáculo musical. Es así que “Alles was war” y “Altes Fieber” aportan la emoción y la emotividad mientras que “Vida Desesperada” y “Liebeslied” le dan a la fiesta velocidad y furia punk. A esta altura poco importa que la mayoría de la canciones sean en alemán, el noventa por ciento del público conoce la letras y las repite como cualquier hinchada en un partido dominguero.

Tal vez por eso no sorprendió que la gran mayoría del público se sentara en el piso para luego explotar con la curiosa “Auswärtsspiel” (Partido de Visitantes) una suerte de canto al aguante del hincha en especial al del Fortuna 95 club de la ciudad de Düsseldorf en donde los Hosen como banda, han colaborado económicamente en más de una oportunidad. Tal vez esa sea la pasión que hermana a estos alemanes con argentina. Aquí y allá el fútbol es rito, locura y pasión. Lo que las fronteras separan el corazón lo une podría ser una frase aplicable ante tanta hermandad.

Pasan los temas, algunos bien punkies como “Call Of The Wild” con Campino bebiendo cervezas en cantidades industriales, arrojando latas al público y arrojándose él mismo, sin olvidarse que está para cantar (lo hace en un gran nivel) mientras la banda va tomando calor, sostenida en la base sólida del pequeño y energético Vom Ritchie en lo parches junto a las cuatro cuerdas de Andi. A esta altura las geniales “Paradies” y “Bonnie & Clyde” (una detrás de otra) terminan de mostrar hasta donde puede llegar el gancho emocional en una canción de rock con un Campino decididamente inspirado.

“Pushed Again” fue la antesala al primer invitado de la noche. “Uno de los que hizo que viniéramos hace veinte años” dijo en un dificultoso argentino Campino y presentó a Piltrafa cantante histórico de Los Violadores para hacer la clásica “1,2 Ultraviolento” y la sorpresiva “Represión” coreada con frenesí y bronca para el público. Previo a los bises aparecerían “Hier kommt Alex”, “Wünsch DIR was” y la bellísima “Días como estos” una suerte de melancólico manifiesto de su historia como músicos y su amor por algunas cosas de argentina en la que Kuddel y Breiti mostraron, como a lo largo de la noche, que el punk va más allá de tocar dos acordes locos con la guitarra desafinada.
El primero de los tres bises comenzó con el genio, referente y gran tipo Norberto “Ruso” Verea contando que los Hosen habían sido galardonados con el diploma de “Huéspedes de Honor de la Ciudad de Buenos Aires. La diputada María José Lubertino subió a entregarlo y recibió, para envidia de muchas, un contundente chupón de Campino. El tributo de la banda fue tocar una bizarra y risueña versión de “Mi Buenos Aires Querido” que siguió con “Halbstark” un cover de The Yankees, “All die ganzen Jahre” y “ Freunde”.

El segundo de los bises incluyó otros invitados sorpresivos, el ahora trío Attaque 77 para cantar junto a ellos “Donde las águilas se atreven” en una verdadera demostración de camarería y humildad para dar paso más tarde a CJ Ramone que hizo de soporte junto a Pil par cantar “Blitzkrieg Bop” de los monchos y la clásica “Should I stay or should I go” de The Clash.

Para el final final casi un broche de oro para una ocasión particular. Breiti anuncia que van a hacer una canción especial para todos aquellos que los han seguido durante todas las fechas del tour. “Wort zum Sonntag”, un homenaje sentido a Johnny Thunders da un halo especial al cierre del show que culmina con “Schönen Gruß, auf Wiederseh’n” y “You´ll never walk alone”. Campino saludando con una de las remeras transpiradas que le tiraron encima y la sensación de haber visto un show para el recuerdo. Quedará buscarse en las pantallas que reproduzcan estos días en las casas de los fanáticos. Un placer haber estado.

Set List

Drei Kreuze (dass wir hier sind)
Ballast der Republik
Liebesspieler
Auswärtsspiel
Du lebst nur einmal (vorher)
Alles was war
Vida Desesperada
Altes Fieber
Hang On Sloopy
(The McCoys cover)
Reisefieber
Paradies
Bonnie & Clyde
Steh auf, wenn du am Boden bist
Call Of The Wild
Das ist der Moment
Liebeslied
Pushed Again
1, 2, Ultraviolento
(Los Violadores cover) (with Pil Trafa)
Represión
(Los Violadores cover) (with Pil Trafa)
Hier kommt Alex
Wünsch DIR was
Días como estos

Bis:
Mi Buenos Aires Querido
(Carlos Gardel cover) (Ante un estadio colmado, los … more)
Halbstark
(The Yankees cover)
All die ganzen Jahre
Freunde

Bis 2:
Donde Las Águilas Se Atreven
(Attaque 77 cover) (with Attaque 77)
First Time
(The Boys cover)
Bis zum bitteren Ende
Blitzkrieg Bop
(Ramones cover) (with C.J. Ramone)
Should I Stay or Should I Go?
(The Clash cover) (with C.J. Ramone)

Bis 3:
Wort zum Sonntag
Schönen Gruß, auf Wiederseh’n
You’ll Never Walk Alone
(Gerry & The Pacemakers cover)

TEXTO: Carlos Noro






























publica_aqui