thumb image
BLAZE BAYLEY en vivo en Buenos Aires
Fecha: 13.07.2016 | Ciudad: Ciudad autónoma de Buenos Aires | Lugar: Pana Rock | Bandas soportes: CAUSA MORTAL, JAMEDEZ & RUOK

Había una vez una banda que se gestó allá a mediados de la década del ‘70. Con el correr de los años se terminó transformando en una de las más importantes de la tierra en materia de heavy metal, el medicamento genérico que nos apasiona, que nos reúne. Como toda familia, esta tuvo sus diferencias y existieron distanciamientos entre sus miembros. Se fue un cantante, luego un baterista, a posterior entró un gran cantante y éste tuvo la particularidad de perdurar por muchos años en su seno, y en conjunto con sus compañeros llevaron la propuesta musical a ser una de las más relevantes de la escena metalera mundial. Medio que sin imaginarla éste virtuoso cantante llamado Bruce Dickinson abandonaba el quinteto para pena de muchos de sus seguidores, así todo, ésta no dejaría de tocar y seguiría recorriendo el mundo y editando discos en su ausencia. El iluminado en llegar a la banda británica más conocida por nosotros como IRON MAIDEN, sería quién conocemos artísticamente como BLAZE BAYLEY (Bayley Alexander Cooke), justamente quién visitó nuestro país en al menos dos oportunidades con la Doncella de Hierro y como si fuese poco repetiría la historia ésta vez a través de una mini gira a modo solista por el interior del país.

Probablemente esos cinco años vividos junto a IRON MAIDEN entre el ’94 y el ’99 deben haber sido años muy fructíferos para el citado, como también años donde seguramente tuvo que hacerse fuerte ante cientos de críticas de fans y medios de prensa que muchas veces le pegaron duro. Así todo el nunca paró y también muchos de sus seguidores más acérrimos nunca le dieron la espalda (entre los que me incluyo) y su ida de la reconocida banda no hizo más que hacerlo crecer como persona sino que también como músico. Sin ir más lejos desde su partida IRON MAIDEN no ha parado de editar discos, tocar, recorrer el mundo, ser invitado a grabar voces en bandas y compartir escenarios con artistas que quizás sólo él conozca. Y a decir verdad, sin intenciones de personificar mi relato sus años junto a la banda del Reino Unido fueron muy buenos; grabó dos discos a mi entender geniales y se puso al pecho otras canciones que son casi imposibles de cantar para cualquier otro cantante, menos para Bruce Dickinson claro está.

Su carrera solista no hizo más que crecer y crecer gradualmente, editando discos íntegramente geniales y contundentes como “Silicon Messiah”, Tenth Dimension”, “Blood & Belief”, etc. (por nombrar algunos). Fue una máquina de sacar discos buenos y una máquina de cambiar formaciones, así todo, logró grandes materiales, con el condimento extra de tener en su eje un hilo claro y conciso como premisa: que sean de heavy metal en su más puro estado. Y cuesta desprenderse del bagaje del cual se cargó durante esos fructíferos años junto a WOLFSBANE o bien junto a IRON MAIDEN. No es para nada sencillo, pero me da la impresión que como compositor y músico creció mucho más después de haber salido de la histórica banda y hoy en día anda vivito y coleando recorriendo el mundo y mostrando su música, no “robando” como muchos pueden pensar o manifestar.

Así es que ésta vez el músico llego a presentar su más reciente disco, “Infinite Entanglement” (2016) el cuarto de su cosecha personal como BLAZE BAYLEY y el séptimo si sumamos los citados anteriormente editados como BLAZE. Pero más allá del cambio de nombre, su propuesta siempre ha mantenido ese vigor del cual muchos músicos carecen y terminan luego editando cualquier porquería. El “gordo” (al cual llamaremos de aquí en adelante cariñosamente) no sólo que no ha parado, ni se ha caído a pesar de situaciones personales vividas, sino que cada paso que dio fue realmente relevante. Eso sí, esta vez y a diferencia de cuando recorre Europa por ejemplo, llegó a Sudamérica haciendo “la gran” RIPPER OWENS o bien sin ir más lejos “la gran” PAUL DI ANNO, dónde el factor común es reclutar músicos de los países que visita, siendo la banda endémica del país en tránsito. Seguramente que como primer premisa será la de abaratar costos del tour claro está, pero por otro lado a mi entender es algo muy piola ya que realza la imagen del potencial musical de los músicos argentinos.

Para la ocasión lo acompañó una banda que se armó exclusivamente para el evento a la que llamarían como AND THE RAT PACK, conformada por Cristian Cuppari (batería), Julián Acuña (bajo), Damián Ros y Germán Catelli en guitarras. Lindo “pack” se armó y los muchachos respondieron muy bien. No había visto en vivo nunca a ninguno de ellos, y a decir verdad, debo confirmar que realizaron un gran trabajo. Y lo digo con hechos claros, con fundamento, siendo que el setlist elegido no fue para nada sencillo de ejecutar ya que se dedicaron a recorrer en su mayoría canciones de IRON MAIDEN, como así también de recorrer algunas de sus canciones propias. Solo la ejecución de “Fear Of The Dark” fue ajena como interpretación dentro del repertorio, a la cual en todo caso podríamos considerar como cover. En este sentido vale comentar que a diferencia de otras visitas donde tocó muchas más canciones propias, ésta vez cambió el eje y se dedicó a recorrer en su gran mayoría canciones de “The X Factor” y “Virtual XI”, discos que el cantante grabó. De las quince canciones ejecutadas, esta vez once fueron de MAIDEN y el resto de su etapa solista.

¿Y saben qué? Eso también estuvo bien, porque el gordo es el gordo y hay que bancarlo. No se come ninguna por haber estado en IRON MAIDEN y desparrama humildad por los cuatro costados. De hecho, sin ir más lejos tuvimos la chance unas horas antes de estar con él a solas en la conferencia de prensa que dio y realmente se lo notó como un tipo muy amable y copado. Así todo si algo le molesta arriba del escenario lo hace saber, como se los hizo saber a los músicos que lo acompañaron en algún pasaje, de los cuales no hay nada para decir. Arrancaron con “Lord Of The Flies” y la gente literalmente explotó, como nos podíamos imaginar. A la misma le siguieron canciones propias como Judgement Of Heaven”, “Born As A Stranger” y “The Launch”, las que llegaron casi con pocas palabras de por medio y si con mucho aguante por parte de los presentes. El resto del show se compondría de canciones pegajosas y llegadoras como “When Two Worlds Collide”, “Lightning Strikes Twice”, “Sign of the Cross”, “Look for the Truth”; entremezcladas éstas por temas propios como “The Brave” y “Samurai”.

“Como Estais Amigos” sería el momento para que el cantante reflexione y tire algunas palabras en su español bien inglés¿? Y hasta eso estuvo bien. Habló lo suficiente y muy bien. Del lugar mucho no podemos decir, si que el sonido por momentos tuvo sus altibajos pero para ser un show gestado con mucho esfuerzo, casi desde el under vivimos una linda fiesta. Algún que otro fastidio por la desconexión recurrente del micrófono, pero no más. La tuvieron que pelear ellos desde arriba del escenario como nosotros abajo, para tratar de realizar la mejor toma fotográfica o bien poder visualizar la historia desde la mejor posición para poder contarles cosas como estas. Pero imagínate que sea en la condición que sea cuando suenan canciones como “The Clansman”, “Futureal” y “Man On The Edge” todo es lindo y todo se disfruta, independientemente que suceda en el entorno. Como que no tenés muchos momentos para ponerte a pensar cuanto mejor podría haber sido de lo que fue.

Salí completamente satisfecho y ver que una vez terminado el show el ya querido gordo se quede con la gente al costado del escenario firmando souvenirs como nadie y sacándose una y otra foto con quién le pedía, es de grande. Y el gordo es grande, digan lo que digan y piensen lo que piensen. Nadie nunca pretendió que sus cuerdas vocales imiten a las de Dickinson, de hecho creo que ni el tampoco lo buscó, y acá lo tenés, dentro de la poca simpatía que muchos le pueden tener, mucha gente se acercó a reconocerlo.

Algunas semanas antes que Debbie Hartland (su difunta esposa) tuviese su primer derrame cerebral, estando internada ella hablaba con BLAZE sobre lo que harían si pasase algo con alguno de ellos. Y éste el que cuenta lo siguiente: “¿Qué hago si te pasara algo? Me preguntó ella. Yo me había olvidado de tomar algunos medicamentos para la presión, recetados por mi médico, y ella se enfadó conmigo. De manera explicativa, le dije “¿Y qué hago yo si te pasa algo a ti?” Recuerdo muchas cosas de ella claramente, dejando lo que estaba haciendo, mirándome y diciendo “¿Qué harías si me pasase algo?”. “Nada”, le dije. “Desistiría. No habría razón para vivir si no estás conmigo”. Ella me miró y sonrió de la misma manera que cuando sabía que, cuando le decía que la amaba, era en serio. “No” dijo ella: “Quiero que continúes con tu música”. Hola Debbie, corre el año 2016, mi nombre es Hernán, escribo para METAL-DAZE desde hace un tiempo ya y quiero decirte que cumplió con lo que te dijo en su momento. No se cansó de arengar, de cantar metido entre la gente pegado al escenario, de decir cosas copadas a sus fans con mucha convicción y por sobre todo nos dio una lección de humildad y buena onda pocas veces vista.

Merecido tuviste los “Olé, olé, olé…” gordo querido, merecido recital tuvimos. Pocas veces canté y coreé como el otro día, que se yo. Volvé pronto, acá te vas a sentir en tu casa o al menos nosotros entendimos eso. Para cerrar, me quedo con esto: “Mis fans me hicieron ser humilde con su generosidad de espíritu, fidelidad y comprensión. Perdí al amor de mi vida, perdí mi razón para vivir. Porque ella me pidió que continuase viviendo y que continuase el camino que ella tanto trabajó para que andase, continuaré. Por ella y por vosotros, todos vosotros que creyeron que ella estaba acertada por tener fe en mí, continuaré. Por su memoria y para honrarla, continuaré”.

Texto: Hernán Mazón

Fotografía: Karina Parodi

Agradecemos a Chrystal Records por la acreditación al evento. | © METAL-DAZE.com | Todos los Derechos Reservados | Facebook | Twitter |

 Galería:






























publica_aqui