thumb image
BEHEMOTH en vivo en Buenos Aires: “El eterno luto del anticristo”
El Teatro Flores - 14.11.2014

El eterno luto del anticristo

 Está sinceramente bueno por momentos perder la cantidad de veces que una banda extranjera llega a nuestro país a visitarnos. Probablemente esta, la quinta visita de los polacos BEHEMOTH en Argentina, no será una más. De hecho, pasaron tan solo dos años para que la banda emprendiera vida nuevamente en un tour latinoamericano denominándolo esta vez como “South American Satanist Tour”. Para la ocasión, la banda llegaría a presentar su más reciente álbum, que hace honor al nombre de la gira y llegarían con toda su artillería pesada, de ayer y hoy. Seguramente habrá detalles por contar, tal cual siempre tienen la chance de dejarnos los distintos shows, pero, por sus características, estamos en condiciones de afirmar que tuvo una cuota de endemismo en la que solo se repitieron sus actores.

La tarde noche arrancó desde bien temprano, ya que oficiarían de la partida cinco, si, cinco bandas locales. A EXTERMINO, por cuestiones de tiempos laborales se nos hizo imposible llegar. Así todo, nuestra cobertura arrancó faltando tres temas para que los blacker’s Cordobeses de MORTUORIAL ECLIPSE se bajen del escenario. Y sinceramente que quieren que les diga, no daban ganas de que se bajen. A ver, estamos ante una banda practicante de black metal sinfónico y del mejor. De hecho, me voy a atrever a decirles que a mi entender fue el acto soporte revelación de la noche, en todo sentido y sin desmerecer a cada una de las otras bandas que pasaron antes y después. Un lujo el sonido, el vestuario de la banda, la imagen, y musicalmente sonaron muy pulidos, prolijos y se entendió todo casi a la perfección. Banda difícil de hacer sonar seguramente si las hay, pero nada los frenó y transgredieron ese límite. Recordemos que la banda a la fecha tiene solo un disco editado, allá por el año 2012, y mayormente los temas que sonaron respondieron a ese disco llamado “The Aethyrs’ Call”. Vale destacar que por razones de tiempo tuvieron que reducir el set. Así todo, la totalidad de los temas ejecutados incluyeron a cuatro temas de los ocho del disco: “Advent of a siniester omen”, “Brotherhood of the serpent”, “Orion’s progeny”, “At the Gates of the Marduk’s shrine” y cerraron con un cover de sus pares de IMMORTAL, “Tyrants”. En alrededor de media hora de show dejaron impreso un sello distinto, que para quienes solemos andar de recital en recital, la banda le puso uno cuota distinta al evento, no solo por la performance musical, sino por lo que dejaron sobre el escenario tanto Baal Herith en teclados, Kobal en batería, Agnan en las cuatro cuerdas, Zagam en guitarra y Nefass guitarra y voz. Si te enterás que vuelven a la ciudad de la furia, no dudes en ir a verlos. Sorpresa te llevarás.

Acto seguido y sin mucha vuelta llegaron al evento los amigos de ALMA MATTER. Banda practicante de metal extremo liderada por su cantante y guitarrista Elvio Pizzula. Para la ocasión la banda mostraría nueva formación, o mejor dicho, para quienes teníamos ya un tiempo sin verlos, sobre las tablas aparecían nuevos miembros. Recordemos que la banda sufrió cambios en dos de sus tres integrantes, quedando como miembros permanentes Pablo Meza en batería, y Alberto Callejas en bajo, más el nombrado líder en guitarra y voz. De su flamante disco “Sound Of Darkness” sonaron “Inferno” y “De la cuna a la tumba”, canción que cerró el set; por otro lado, de su EP denominado “In Diavoli” escuchamos “Muerte por Cruxifixion” y “La lengua venenosa de dios”, y como frutilla de postre como quién dice, sonaron canciones como primicia que pertenecerán a “Mágica Perdición Oculta”, disco a editarse en el año 2015: “El martillo de los dioses”, “Hermanos de Sangre” y “Lobos en la oscuridad”. Bajo este contexto, nos pudimos llevar un digno show de una banda ya con senda experiencia en actos internacionales. Desde abajo se percibía que no fueron del todo beneficiados en materia de sonido. El redoblante poco y nada sonaba y los agudos en exceso estuvieron a la orden del día. Poco parentesco con los sonidos de logrados en algún momento en el estudio tuvieron, más allá de las diferencias existentes con un show crudo. A pesar de esto, la banda dejó impresa su esencia, y a la vez, demostraron que por más que existan cambios sustanciales en su seno o déficits en materia sonora, demostraron que rodando, los melones se acomodan.

Ya pasadas las 21 hs., y con cierto retraso de por medio, llegaría el turno de ABDUCCION, banda bonaerense, de los pagos de José C. Paz, para hacer lucir su death metal técnico. Emergidos desde las raíces del estimado Chuck, del mítico DEATH, la banda manifiesta gratos estímulos de cuestiones que han gestado a través de estos tres años. Si bien no tienen disco editado a la fecha, están prontos a debutar y actualmente poseen un Demo de cuatro temas. La realidad indica de que la banda suena muy ajustada, bien pulida, y tienen un sello propio a través de la voz de Javier Figueroa, quién desde sus rangos vocales guturales esboza canciones como “Contacto”, “Vimanas” ó “Negro despertar”. A la banda la completan Nicolás Montañez en guitarra, Matías Medina en los parches y David Paredes en el bajo. Para el cierre la banda hizo sonar “El rapto”. Probablemente el hecho de seguir tocando, como es la idea, les siga entregando al grupo el afianzamiento necesario, que si se lo sumamos al ya ganado, mucho por dar tendrán en su carrera de vida.

El cierre de los actos soportes llegaría de la mano de la banda más importante entre las locales seguramente, nos estamos refiriendo a MATAN S.A., quienes harían gala de un set corto, pero contundente y con una serie de condimentos. Pocas veces me pasó ver al “Wata” (voz líder) un tanto molesto por el sonido, y la verdad que no era para menos. Ante sus poco tenidos en cuenta reclamos por la ausencia de las pistas introductorias de las canciones, la banda nunca mermó sus decibeles. Al contrario, tal cual nos tienen acostumbrados, la rompieron. Probablemente este tipo de situaciones desconcentra y pone de mal humor a quienes ejecutan sus instrumentos, pero poco parece importó. Algún problema organizativo del mismo teatro, hizo de que el set se acorte, haciendo que la banda no pueda expresarse a pleno quizás como estaba planificado. Sus más acérrimos fans, poco registraron esto y acompañaron a la banda en la ejecución de canciones como “Devorarte”, “¿Estás enterrada?”, “Enveneno la vida”, “Panic attak”, “A decapitar” o bien como fue con el cierre a través de “La matanza esta por comenzar…”. Los que suelen ver a la banda bajo otras condiciones saben que los shows gozan de mejor sonido, aunque insisto, poco esto afectó al contexto y el show tuvo gratificaciones. Sigue siendo la imagen de la banda un punto extra, las vendas ensangrentadas, los cortes y lastimaduras combinadas con la indumentaria imprimen el mensaje de sus letras. Reivindican su crecimiento, y es lo que importa. No desesperen, la MATAN S.A. continuará…

La llegada de Adam Michal Darski, más conocido como Nergal, y sus secuaces sería a las 22 hs. en punto y de movida ya había que empezar a registrar detalles. Fieles al comportamiento que venían dando en la gira, repitieron esquema y dieron a luz a través de “Blow Your Trumpets Gabriel”, pero para que esto tenga más aditivos, en medio de la intro que da vida a “The Satanist”, fueron ingresando de a uno, hasta dar con la llegada de su líder, con dos pequeñas antorchas alzadas en sus manos, que desde lejos se mimetizaban como si fuesen dos guantes de fuego. Los riffs iniciales casi moribundos por parte de Seth, los golpes demoledores de Orion sobre el cuerpo de su bajo, la descarga de Inferno tras los parches, el humo, el poder sonoro y la violencia gesticular serían los ejes sobre el cual desarrollarían esta primera parte del show. El sonido nunca fue enemigo de la banda, aunque si lo fue la puesta escenográfica. A diferencia de otras presentaciones que le dan otra estética al grupo, esta vez, no hubo pies lucidos de micrófonos, antorchas, calaveras, chivos, ni nada. Todo se ajustó a una simple bandera, cual simbolizaba la salida de su reciente disco. Claro, no falta de que Inferno, su baterista, se encuentre como es común en los recitales, varios escalones por sobre encima del resto, dándole otra estructura a la escena. “Ora Pro Nubis Lucifer” sería la que daría continuidad con ejecuciones con canciones de su último disco. Los clásicos llegarían de la mano de las grandes ejecuciones de “Conquer All” y “Decade Ov Therion”, de lo mejor de la noche, sinceramente.

“As Avobe, So Below” también reflejaría parte del gran desempeño de la banda, que a burlas de por medio contra la iglesia no faltaron frases en español por parte de su líder como “Dios está muerto”. Sin descanso la noche seguiría, con quizás el punto más veloz de la noche, ejecutando grandes gemas como “Slaves Shall Serve” o como esa gran canción llamada “Christians To The Lions”. Hubo retorno a la última placa con la ejecución de la homónima “The Satanist”. Para esta altura, el juego de luces, movimientos y gestos daban cuenta de que BEHEMOTH no es esa clase de banda que deja todo liberado al azar, olvidate! Tienen todo terriblemente estudiado, sincronizado y dan un show de lujo. Los audio-rítmicos son eje en sus presentaciones, así como cualquier gesto o movimiento en contraste con el fugaz aire emanado por los grandes ventiladores al ras del piso. “Ov Fire And The Void” no haría ni más ni menos que explotar el doble bombo de Inferno sobre el pecho de los presentes. Vivimos pasajes distintos también durante la presentación de “Furor Divinus” y por sobre todo de “Ludzie Wschodu” (cover de SIEKIERA), probablemente el punto de menor agresividad de la noche. Quizás también como era sabido, no iban a dejar afuera a canciones como “Alas, Lord Is Upon Me”, que aparte de lo que a mi entender es el mejor video en toda la historia de la banda, es una de las canciones que uno más disfruta en vivo, censurada o sin censurar.

Entre todo esta estructura sobre la cual me explayo, su líder, claro está, no se encuentra solo, y sus pares dan fiel reflejo del poder que de sus figuras emanan. Orion por ejemplo o Seth son unas maquinarias de poder que nunca descansan, agitan permanentemente y dejan todo arriba del escenario. Pocas veces uno tiene la chance de escuchar un bajo tan aplanador como el de esta banda. En cercanías a los tramos finales del evento, la cuota de humildad de Inferno vino dada al permitir el ingreso de su técnico para acompañarlo en el escenario en los parches. Bastaron una serie de redobles en los tom’s que le dieron todavía más polenta a la escena. La estructura de los coros dispuestos a ambos lados de Nergal, gran sustento fueron. Por otro lado, al vocalista líder se lo notó intacto, lo destaco más aún sabiendo que la banda venía girando casi sin descansar. Las despedidas llegaron a través de más clásicos como “At The Left Hand Ov God” y la furiosa “Chant For Eschaton 2000”. A diferencias de otros shows, y siendo congruentes con la falta de más pimienta como a la que nos venían teniendo acostumbrados, esta vez, no escupieron sangre ni nada por el estilo. Mantuvieron cierta sobriedad durante todo el trayecto del soberano show, talento sobra y eso en definitiva fue lo que conmovió a los presentes. Para el cierre a través de la ejecución de “O Father O Satan O Sun!” se harían presentes los cuatro individuos con máscaras simulando el diablo en persona. E insisto, nada queda liberado al azar; posiciones justas y medidas sobre el escenario, luces blancas dando sobre sus cuerpos, no hacen más que acompañar y revalidan lo ajustada que es esta banda en vivo. Si me dieran la opción, de seguirlos viendo, nunca lo dudaría, como así tampoco ellos lo hacen al bajar a Sudamérica. Y después de una hora y cuarto, el sonidista nos dijo adiós con la gloriosa “Your Decision” de ALICE IN CHAINS sonando en los parlantes, raro si, pero seguramente dejando un mensaje de por medio. Hubo reconocimiento mutuo, pero por sobre todo, una banda de black metal súper moderna, que entrelazada a través de un sonido distintivo y una puesta en escena que invita a vivir una especie de obra de teatro, sea única en su forma y correctamente irrepetible.

Recital completo

Texto: Hernán Mazón

Fotos: Estanislao Aimar






























publica_aqui